CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

¿AHORA QUE? CÓMO SER UN
VERDADERO CATÓLICO HOY

12 de junio de 2019 - Ya conocemos l a situación con respecto a la Secta Novus Ordo y la Iglesia Católica, la usurpación de los modernistas, los cambios en la doctrina, el culto y la disciplina, y los usurpadores papales. Naturalmente, ahora tenemos una pregunta candente: “¿Y ahora qué? ¿Que hacemos ahora? ¿A dónde vamos?.


¿Y Ahora que?
¿Y ahora qué?
Ser católico verdadero
Mientras la Iglesia está en Eclipse.

Usted ha estado leyendo nuestro sitio web, ha rezado y pensando, y está inclinado a creer que probablemente tengamos razón en nuestra evaluación de la situación con respecto a la Secta Novus Ordo y la Iglesia Católica, la usurpación de los modernistas, los cambios en la doctrina, el culto y la disciplina, y los usurpadores papales. Naturalmente, ahora usted se hace una pregunta candente: “¿Y ahora qué? ¿Que debemos hacemos ahora? ¿A dónde vamos? ¿Cómo puedo ser católico hoy y dónde está la Iglesia? ¡¿Cómo se va a resolver esto ?!

Estas son muy buenas preguntas. Algunos de ellas son más fáciles de responder que otras. Primero recapitulemos lo que sabemos , y despué, partamos desde allí.

Lo que sabemos

Sabemos todo lo que sigue es verdadero, ya sea por Revelación Divina y/o por la enseñanza católica, o por el razonamiento deductivo aplicado a los hechos empíricos:

  • Sabemos que Dios desea que seamos salvos y que Él otorgará suficiente gracia a todos los que sinceramente desean su salvación.
  • Sabemos que aferrarse a la fe católica, poseer la virtud de la fe, es una condición absolutamente esencial para la salvación. Nada puede sustituirlo.
  • Sabemos que es imposible que la Iglesia Católica deserte.
  • Sabemos que es imposible que la Iglesia Católica deje de existir.
  • Sabemos que todo lo que no sea incompatible con las promesas y garantías de Cristo con respecto a la Iglesia es posible, aunque nos parezca extremadamente improbable, o nos resulte terriblemente angustioso o muy difícil de aceptar. (Asegúrense de ver el comentario del padre Edmund O'Reilly sobre esto ).
  • Sabemos que es necesario para la salvación que todo católico esté sujeto al Romano Pontífice (ver Denz. 469 ). Si no se conoce la identidad del Romano Pontífice, la voluntad de someterse al Romano Pontífice es suficiente, ya que la esencia de la sujeción resida en la voluntad; Igualmente si no hay papa reinante.
  • Sabemos que es imposible que la Iglesia católica cambie sustancialmente su enseñanza. Mientras que la doctrina puede desarrollarse (para volverse más explícita), el dogma no puede; y si bien se puede aclarar aún más la enseñanza, cualquier aclaración nunca puede contradecir lo que se enseñó anteriormente. Cualquier cosa contradictoria no sería un desarrollo o una aclaración, sino una corrupción de esa enseñanza (ver Denz. 1800 ).
  • Sabemos que la secta del Novus Ordo difiere sustancialmente en sus enseñanzas, sus leyes y su liturgia de la Iglesia Católica del Papa Pío XII y sus antecesores.
  • Por lo tanto, sabemos que la Secta del Novus Ordo (también conocida como “Iglesia del Vaticano II” o iglesia conciliar, de la que hasta ahora, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco han sido sus líderes) no es la misma Institución que la Iglesia Católica del Papa Pío XII y sus antecesores.
  • Sabemos que una enseñanza que fue cierta en un momento en el pasado no puede ser falsa ahora.
  • Sabemos que nuestra actual situación, Dios la conoció desde toda la eternidad y en este mismo momento es pasivamente querida por Él. Es parte del Plan Divino, no una negación de él.
  • Sabemos que no importa cuán pesadas sean nuestras cruces, Dios no nos abandona, sino que se ofrece a santificarnos a través de ellas, proporcionándonos todo lo necesario para que podamos hacer su voluntad en todo momento.
  • Sabemos que el camino al Cielo es estrecho, difícil, doloroso, no un camino cómodo y fácil (cf. Mt 7: 13-14; Lc 13: 23-24).
  • Sabemos que hacia el fin del mundo, habrá una confusión espiritual tan grande que incluso los elegidos serían engañados si Dios no lo impidiera (ver Mt 24:24); San Pablo llama a esto "operación de error" (2 Tes. 2: 8-11).
  • Sabemos que aunque cuando Cristo entregó Su espíritu en la Cruz en el Calvario, todos, humanamente hablando, parecían desesperados, sin embargo, Dios encontró la manera de hacer de esta blasfemia aterradora, de éste, el más grande de los crímenes humanos, de éste Deicidio, la más excepcional y abundante fuente de bendiciones y gracia para este mundo, permitiendo que la derrota aparente de nuestro Bendito Señor fuera Su Victoria Eterna. Aunque en ese momento, pareciera diferente, la Cruz del Calvario no fue contraria a los planes de Dios, sino su cumplimiento.

Tres elementos indispensables: fe, esperanza, caridad

Primero, no importa cuán aterradores sean los tiempos en que vivimos, no importa cuán difícil sea la situación, en todo momento y ante todo debemos mantener nuestra Fe Católica. No hay duda de que la Fe como se enseñó y se creyó hasta 1958 (cuando murió el Papa Pío XII) es la Fe verdadera. Porque si era verdad entonces, todavía es verdad ahora, ya que la verdad no puede cambiar. Por lo tanto, no podemos equivocarnos al aferrarnos a la Fe como se enseñó en la catequesis y documentos magisteriales de la Iglesia antes de que empezara la crisis. Es importante, entonces, que nos educemos en la Verdadera Fe, que entendamos en qué se diferencia de la Secta del Novus Ordo, y que sepamos cómo refutar los errores del mundo secular y de a Iglesia Modernista del Vaticano II de Roma.

Segundo, no debemos perder de vista el hecho de que Dios está controla todo y no nos va a abandonar. Debemos esperar firmemente en Su gracia y Su asistencia, en Su Providencia y Su voluntad para que seamos salvos. Ya que Él nos ama y murió por nosotros para que podamos alcanzar la felicidad eterna en el Cielo, también dará a nuestras almas lo necesario para llegar a un destino bendito. Debemos cultivar esta esperanza, que, como la fe y la caridad, es una virtud teolgal, absolutamente indispensable para nuestra salvación.

Tercero, debemosaplicarnos a vivir una vida santa. Debemos practicar la virtud y eludir el vicio. Debemos permanecer en estado de gracia santificamte y progresar en ella; si no estamos en este estado, debemos buscar ansiosamente volver a él (a través de la confesión sacramental o, si esta posibilidad no existe, a través de la contrición perfecta ). Sobre todo debemos rezar, y debemos utilizar todas las ayudas y consejos de la Iglesia para vivir una vida que sea agradable a Dios, de acuerdo con nuestro estado de vida. Y, por supuesto, una parte esencial de toda oración, toda caridad, toda virtud, todo deseo de santidad, es la contrición o la tristeza sobrenatural por el pecado.

Para facilitar nuestra perseverancia, la Santa Madre Iglesia nos ha dado actos de fe, esperanza, caridad y arrepentimiento, por los cuales puedemos orar en cualquier momento, orando fervientemente al menos una vez al día. En este enlace se pueden encontrar estas oraciones.

Santa Misa, confesión y otros sacramentos

Una dificultad particular que resulta del terrible desamparo en que Dios Todopoderoso ha considerado oportuno ubicarnos para nuestra purificación y santificación, es la ausencia casi total de la vida parroquial normal, a la que los católicos en la mayoría de los países han estado muy acostumbrados. De hecho, en la mayoría de los lugares del mundo occidental, es un hecho que existe una parroquia católica no muy lejos de cualquier parte, aunque debemos recordar que en la historia de la Iglesia no siempre solía ser así. Numerosas iglesias parroquiales a poca distancia de la ubicación de uno no son un derecho, sino un privilegio, y los tiempos en que vivimos ya no nos permiten ese lujo. En la mayoría de los casos, prácticamente todas las iglesias católicas han sido tomadas por los modernistas, sin importar. de si ofrecen o no una "misa en latín": la fe que predican y a la que se aferran, no es la fe de la Iglesia católica, sino su distorsión modernista, emanada de la secta del Vaticano II de Roma.

Sin embargo, a pesar de que casi todas las iglesias que llevan la etiqueta "Católica" hoy en día pertenecen a la Secta Modernista, todavía hay algunas iglesias de propiedad y de católicos reales, en las que clérigos y laicos profesan la Verdad, sin adulterar la Fe católicas, que no se adhieren, ya sea de palabra o de obra, a los falsos papas usurpadores de la Sede de Pedro desde 1958 y que no están en comunión con la Iglesia del Vaticano II. Es deber de todos los que desean ser católicos genuinos y tradicionales encontrar tales iglesias; por decirlo de alguna manera, no son parroquias sino misiones o centros de Misas, ya que requiere autoridad jurisdiccional para establecer parroquias canónicas, averiguar si alguna de ellas está donde vive, en su provincia, quizás incluso en su vecindario.

Debido a que en nuestros días, no hay un Papa y todo el clero diocesano local ha desertado a la Secta Modernista, a menudo es difícil determinar si una iglesia en particular que dice ofrecer la misa en latín tradicional es de hecho un centro de misa aceptable. al cual se pueda asistir, es decir, uno que tenga clero ordenado válidamente que profese la verdadera fe católica, y que no sufra ningún problema grave que haga que la asistencia sea peligrosa o imprudente.

Al elegir un buen centro de Misas, ofrecemos las siguientes pautas generales:

  • El clero y los laicos deben profesar y enseñar la verdadera fe católica, es decir, la fe católica tal como se conoce, enseñó y creyó hasta la muerte del Papa Pío XII el 9 de octubre de 1958.
  • Los clérigos deben poseer órdenes católicas válidas, es decir, deben tener ordenaciones válidas que se puedan rastrear hasta un obispo católico consagrado válidamente, con el rito de consagración tradicional. Cualquier clérigo cuya ordenación fue conferida en el rito de Novus Ordo del Falso “Papa” Pablo VI (instituido en 1968) , o que fue ordenado por un obispo cuyas órdenes fueron conferidas en el rito de Novus Ordo de 1968, debe considerarse inválido.
  • El clero y los laicos no pueden estar en comunión con la Iglesia del Novus Ordo ni reconocer a los líderes del Novus Ordo como Papas Católicos (actualmente Francisco, y anteriormente Benedicto XVI, Juan Pablo II, Juan Pablo I, Pablo VI y Juan XXIII), no deben asistir a los ritos oficialmente reconocido por ellos (denominados parroquias “con indulto”) o no (Society of St. Pius X y varias capillas “independientes” que reconocen a la secta Novus Ordo como la Iglesia católica y a sus líderes como Papas católicos legítimos, pero se niegan a someterse a ellos).
  • El centro de misas debe estar libre de grandes problemas. Todos somos miembros de una raza caída; somos pecadores Es natural que surjan problemas, dificultades, desacuerdos y tensiones en la vida de la iglesia. En tiempos normales, el obispo diocesano resolvía tales problemas con autoridad, pero en la actualidad, no quedan obispos diocesanos, por lo que tales problemas no pueden resolverse fácilmente. ¿Qué hacer? Primero, distingir: ¿El problema es menor o mayor? ¿Se puede tolerar o no? Si puede ser tolerado, entonces tolerarlo. En nuestro mundo imperfecto, siempre habrá desacuerdos sobre varias cosas, y solo debemos aceptarlo. Si, por otro lado, hay un problema importante que no se puede tolerar razonablemente, manténgase alejado del centro de Misas. Para determinar esto, simplemente use el sentido común: si no le gusta cómo el Sr. X toca el órgano, o el tiempo que duran los sermones del Padre, eso es obviamente un problema menor, trate de superarlo. Si, por otro lado, descubre que el sacerdote no tuvo una verdadera capacitación en el seminario o que rompe el sigilo sacramental, obviamenteeso es algo que no puede tolerarse. (Estos son solo ejemplos.) Nuevamente, tenga en cuenta que, dado que no hay una jerarquía en funcionamiento en su diócesis, que es la forma en que se habrían solucionado estos problemas en el pasado, debe resolver estos problemas por sí mismo.

Entonces, la gran pregunta es: ¿Dónde está la iglesia más cercana? ¿Dónde puedo ir a misa? ¿Dónde puedo confesarme? ¿Dónde puede obtener dirección espiritual? Si bien no deseamos respaldar (o no respaldar) a ninguna iglesia en particular, sin embargo, nos gustaría brindar una orientación general y sugerirle que use los siguientes directorios de Misas sedevacantistas:

El contenido de estos directorios se explica bien en los enlaces anteriores. Busque una ubicación de la Misa cercana a usted, y tenga en cuenta que es posible que tenga que cruzar las líneas estatales o nacionales para su Misa más cercana. Los editores de estos directorios se esfuerzan por asegurarse de que todas las Misas enumeradas sean sedevacantistas, eso Es, hasta donde saben, el clero que les ofrece profesar la verdadera fe católica, está ordenado válidamente y no profesa la comunión con ningún falso reclamante papal o la Secta del Vaticano II. Sin embargo, a veces pueden aparecer errores, por lo que si descubre uno, póngase en contacto con los editores del directorio correspondiente e infórmeselo. Si no está seguro, contáctenos e intentaremos asesorarlo.

¿Qué pasa si no tengo misa o sacerdote cerca?

Dependiendo de dónde viva, es muy posible que no haya sacerdotes ni misa / iglesia en su región, o que no sea posible, por alguna razón u otra, viajar a la ubicación más cercana. ¡No te asustes! Recuerda que Dios no exige lo imposible. Si no puedes ir a misa, no puedes ir. La obligación de asistir a misa los domingos y días festivos cesa automáticamente si es física o moralmente imposible para uno asistir. Además, hay que tener en cuenta los siguientes puntos útiles:

  • "Solo se pierde la misa si tiene una misa que perder". Si no hay misa a una hora de viaje, cumpla con las condiciones especificadas anteriormente, no pecará al no ir a misa. (Dicho esto, recuerde que aunque no sería pecaminoso, todavía le estaría haciendo un gran daño a su alma si habitualmente no fuera a misa por este motivo, aunque pudiera ir razonablemente, por ejemplo, si su viaje a la misa más cercana fuera de 1.5 hora.
  • Si su misa más cercana se encuentra a una gran distancia, por ejemplo, a 3 horas en automóvil, y por lo tanto no puede asistir semanalmente, considere la posibilidad de asistir una vez al mes, o con la frecuencia que pueda. Es preferible ir a una iglesia católica real de vez en cuando, a ir a una parroquia “Misa Tridentina” afiliada a la Iglesia Novus Ordo, simplemente porque está mucho más cerca y te gustaría asistir todas las semanas.
  • Estar dispuesto a sufrir por nuestro Señor. Jesucristo, que sufrió tanto por nosotros, ¿no sufriremos por Él? El sufrimiento más placentero que puedes darle a Dios no es el sufrimiento que eligestú, sino el sufrimiento que Él elige para ti, si lo aceptas y lo soportas de buena gana y con amor, por Su causa. Este sufrimiento puede incluir no tener acceso frecuente o conveniente a los sacramentos. Debemos recordar que si estamos dispuestos a transigir con respecto a la Fe con el fin de satisfacer una necesidad emocional, no es Dios a quien amamos sino a nosotros mismos. Entonces no lo amamos a Él sino a nuestros sentimientos. ¡Pensemos en todo lo que soportaron los mártires por no claudicar! Debemos aceptar lo qie Dios ha dispuesto para nuestra vida.
  • Asistir a la Santa Misa "virtualmente" - a través de Internet o viendo un video o DVD de la Misa; vea los enlaces a continuación en "Consejos prácticos". Aunque no es un sustituto para asistir físicamente en la Santa Misa, hay gracias y beneficios reales que se pueden obtener de la "asistencia virtual" en la Misa, como se explica aquí .
  • Recuerde que la absolución sacramental no es absolutamente necesaria para que se le perdone el pecado mortal. Si te es imposible obtener la absolución sacramental, la contrición perfecta es suficiente para restaurar el estado de la gracia santificante; sin embargo, es importante entender qué es la contrición perfecta y cómo “funciona”. Mira aquí.
  • Tenga en cuenta que no está solo: póngase en contacto con otros católicos reales en Internet y descubrirá que hay otros que están pensando y buscando como usted, tal vez incluso en su propia ciudad. Vea más abajo en "Consejos prácticos" para obtener enlaces a varios sitios web donde puede conocer a otros católicos con ideas afines, que pueden ayudarlo con consejos, mejores prácticas, estímulo, apoyo, a ponerse en contacto con un sacerdote, etc.
  • Si tiene suficientes personas en su área que estén interesadas, puede comenzar una nueva misión y solicitar que un sacerdote lo visite de vez en cuando. ¡No se olvide de orar! ¡Todo es posible con Dios! Comience con la oración, y sea paciente.

Consejos prácticos y colección de enlaces

La futura restauración de la iglesia

Ahora que hemos compartido algunos consejos prácticos importantes sobre cómo sobrevivir espiritualmente en el terrible desierto espiritual en el que nos encontramos desde 1958, la pregunta que queda por responder es cuándo y especialmente cómo esta situación llegará a su fin y la Iglesia estará completamente Restaurada en su antigua gloria.

Sería presuntuoso que alguien afirmara tener la respuesta a esto. Al mismo tiempo, hay algunas cosas que podemos decir con certeza, y hay otras sobre las que podemos especular y esperar legítimamente:

  • Creamos firmemente que Dios puede y va a poner fin a la secta Novus Ordo y restaurará la Iglesia Católica; si Él quiere negarnos el conocer el "cuándo" y el "cómo", que se haga su voluntad. No tenemos derecho a saberlo o entenderlo todo.
  • Parece que la crisis en la Iglesia es de tal naturaleza y ha alcanzado tales proporciones ahora que está más allá de toda reparación humana. En otras palabras, parece que no hay nada que podamos hacer para arreglar las cosas, como por ejemplo, una elección papal, por diversas razones que están fuera del alcance de este post explicar. El punto es que probablemente se requerirá una intervención milagrosa y sobrenatural por parte del Dios Todopoderoso para restaurar la la Santa adre Iglesia, al igual que una intervención divina milagrosa y sobrenatural, como en varios puntos de la historia de la salvación para que se cumplan los planes de Dios.
  • Aunque a veces las cosas parezcan desesperadas, Dios Todopoderoso, que creó los cielos y la tierra de la nada, que separó el Mar Rojo, que le concedió a David la victoria sobre Goliat, que puede convertir piedras en hijos de Abraham (ver Lc 3: 8), que convirtió el agua en vino, que alimentó a 5,000 personas con unos pocos trozos de pan y unos pocos peces, que resucitó a Lázaro y que obró el milagro de su propia resurrección, sin duda, cuando llegue el momento señalado tendrá una manera de restaurar su iglesia gloriosamente y por completo, a la vista de todos, .
  • Dios no nos exige que sepamos cómo logrará la restauración de la Iglesia; Él, sin embargo, nos exige tener fe y perseverar hasta el final.
  • Ciertamente debemos orar para que Dios restaure la Iglesia pronto, de lo contrario no podemos quejarnos de que aún no haya sucedido. Recemos el Santo Rosario especialmente por la intención de que Dios nos conceda nuevamente un verdadero Papa. Para hacer esto, puede unirse a la red mundial de Rosario “Orar por un Papa” .
  • Existe una tesis teológica conocida como "Sedeprivationismo", a veces referida como la "Teoría material / formal", o la "Tesis de Cassiciacum", que proporciona una manera de resolver el enigma de cómo podríamos tener un verdadero Papa nuevamente. La teoría tiene sus puntos fuertes y débiles. Las personas que están interesadas en él pueden leer una explicación de esto aquí, pero deben tener en cuenta que no es una doctrina de la Fe. No sabemos si es verdad, y se puede estar de acuerdo o en desacuerdo con ello. La tesis fue desarrollada por primera vez por el teólogo dominicano Bp. Guerard des Lauriers
  • No gaste demasiado tiempo tratando de resolver las cosas: puede llevarlo al orgullo, a la vana curiosidad, a ideas peligrosas y a una confianza fuera de lugar en sí mismo en lugar de en Dios. En general, se nos aconseja buscar la virtud en lugar del conocimiento. Ciertamente, podemos suponer que vivir una vida santa de oración y buscar agradar a Dios no puede sino acelerar el día de la Restauración.
  • No se preocupe demasiado por asuntos relacionados con el fin del mundo, guerras, calamidades, etc. Nuestro Bendito Señor nos dijo que no nos preocupemos por estas cosas (ver Mt 24: 6). ¿Lo dudamos o lo contradecimos? Además, siempre que Dios elija terminar nuestra vida aquí en la tierra, será el fin del mundo para nosotros . Por lo tanto, prepárese espiritualmente.
  • Manténgase alejado de cualquier tipo de supuestas revelaciones, apariciones, locuciones, etc. no aprobadas. No importa lo cierto que parezca, no hay una manera más segura de ser engañado que adjuntarse a mensajes que no estén aprobados por la Santa Madre Iglesia y en los que pueda confiar. más que en Dios y en la fe. Nuestro Señor nos advirtió precisamente contra las falsas “señales y maravillas”, que serían tan grandiosas como para “engañar, si es posible, incluso a los elegidos” (Mt 24: 23-25).
  • Recuerde que el sedevacantismo, la posición de que no ha habido un verdadero Papa de la Iglesia católica desde la muerte de Pío XII en 1958, y que el establecimiento actual del Vaticano no es la Iglesia católica, es completamente seguro teológicamente. Al adherirte a él, no puede ser llevado a la herejía, ni al cisma, si eres fiel a la enseñanza católica.

Esperamos que todas las explicaciones, consideraciones, sugerencias y enlaces anteriores le hayan sido de ayuda. Si aún tiene preguntas, por favor contáctenos aquí .

Fuente: Novus Ordo Watch

-----------------------
IGLESIA CATÓLICA 2019