CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA MASONERÍA VATICANA → LUCIFERINA


18 de abril de 2018 - La abominación de la desolación se instaló en el lugar santo, cuando al reabrir un concilio herético, Paulo VI corroboró la heterodoxia del mismo, con el mea culpa que golpeó en el pecho de la Iglesia Santa, por el descrédito con que colmó a los pontífices anteriores. Pero esta abominación -obra de una fracción de la Iglesia o secta que marcha bajo la égida de Satanás- no corrompe a la Iglesia verdadera. Si sólo quedasen al fin de los tiempos nada más que ocho fieles, asidos a la Fe íntegra estos ocho -y ellos solamente- estarían con el Depósito Sacro, la Iglesia, Esa que no puede ser vencida por Satanás". (Las Trompetas de Jericó, revista francesa, 1969)


----------------------------------------

APOSTASÍA 2018