CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

CASA SANTA MARTA:
LA "SIMPLICIDAD" DE "FRANCISCO"
OCASIONA GRANDES GASTOS


Estando a cargo del patrimonio de la Ciudad del Vaticano, el recientemente fallecido cardenal Lorenzo Antonetti, transformó bellamente el edificio de Santa Marta, antiguo hospicio que se encuentra cerca de la sacristía de la Basílica de San Pedro en el territorio del Vaticano, en una confortable pensión destinada a recibir al alto clero de paso por Roma y, en especial, alojar a prelados de la Curia. En realidad, debido al aumento del número de cardenales hecho por Juan Pablo II, su deseo era hacer de ella una residencia cardenalicia, Esta pensión, de discreto lujo y provista de una suntuosa capilla modernista, durante los dos últimos ónclaves fue, como es sabido, el cómodo albergue de los cardenales electores.

También sabemos que, después de su elección, el "Papa" Francisco ha querido establecer su residencia en Santa Marta. Se le ha reservado una suite de varias habitaciones, a la que se añadió un segundo apartamento para que pueda recibir algunos huéspedes. Además, para diversos asuntos de trabajo y audiencias formales, todos los días, debe ser conducido al otro lado de la plaza de San Pedro, al segundo piso del Palacio Apostólico, a los apartamentos de ceremonia del Papa.

Esto, además de obligar la Casa Pontificiaa a una compleja organización de los servicios de seguridad del Vaticano y de la Guardia Papal, tiene, por supuesto, un alto costo, incluida la seguridad adicional. Santa Marta ha sido transformada en un verdadero campo atrincherado, en el interior de esta enorme casa en donde hasta ahora residía y paseaba libremente mucha gente, se ha tenido que organizar una vigilancia reforzada, muy pesada de llevar a cabo. Se ha debido aumentar el número de "guardias de corps" para una continua protección mucho más compleja que la de los departamentos pontificios, (por ejemplo, todos los habitantes de la casa pueden acercarse al Pontífice en el comedor). En cuanto a los apartamentos ocupados por el Romano Pontífice en Santa Marta, han sido discretamente pero muy eficazmente aislados, utilizando una variedad de medidas que no son simples y ciertamente no las más económicas.

Riéndo, agregan, pues en Roma se ríen de todo, que a los altos precios del nuevo estilo de vida del Papa, debe añadirse también que de ahora en más, el número de visitantes que se alojen en Santa Marta tendrá que ser drásticamente reducido, ya ya no pueden ser alojados en las habitaciones ocupadas por el "Soberano Pontífice".

Fuente: Maison Santa Marta : la simplicité a un coût

EL CHE PAPA

 La Sede está Vacante
Ahora Más que nunca