CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

FRANCISCO Y LOS RATZINGERIANOS, UNA POPULARIDAD QUE SE DESMORONA


¿Cual de los dos?¿Cual de los dos? ¿Cual de los dos?

Parte del iceberg ratzingeriano, Sandro Magister, periodista de L'Espresso y estrella entre los vaticanistas, semana a semana, y a veces todos los días, desde su blog chiesa lanza duras críticas contra el “Papa” Francisco: "Martini Papa. Un sueño hecho realidad" del 15 de octubre, "Las encíclicas tienen un nuevo formato: la entrevista", del 7 de octubre", "Dos enemigos internos Ricca y Chaouqui”,  del 26 de agosto" y "El cambio de Francisco" del 3 octubre, son algunas entre muchas otras.

Pero Sandro Magister no es el único: "Francisco está fundando una nueva religión opuesta al magisterio católico" (Matías Rossi, Il Foglio, el 11 de octubre), "Este papa no nos gusta" (en Il Foglio el 9 de octubre Alessandro Gnocchi y Mario Palmaro, expulsados ​​de Radio María), "El rebaño antes que la doctrina? Podrían perderse ambos" (Rino Cammilleri en Il Giornale, el 10 de octubre).

En Italia, el concierto de elogios de los medios en torno al “Papa” Francisco está lejos de ser unánime. Y no sólo en los medios de comunicación. Hay que saber que frecuentemente los periodistas italianos "rondan" a prelados que ocupan altos puestos en la Curia, quienes les  proporcionan información muy fiable a cambio publicar tal o cual mensaje en particular. Los clérigos están muy atentos a las opiniones expresadas por esos periodistas, y a su vez, pasan los mensajes al mundo de las Congregaciones. De hecho, incluso se puede hablar, sobre todo entre los periodistas más importantes, como Sandro Magister, de grupos informales en donde análisis de eclesiásticos e informantes se encuentran al mismo nivel.

¿Francisco ha tomado conciencia de este fenómeno que ha llegado a tener una importancia que va más allá de las pequeñas críticas convencionales?  No es seguro. El “Papa” vino de la periferia, él "funciona" con los métodos de gobierno y de comunicación que experimentó en la Argentina. A diferencia de su predecesor, que vivía enclaustrado, todos los días sostiene varias audiencias formales, e ingentes contactos directos tanto en Santa Marta como por teléfono. Pero, ¿está por eso mejor informado? No estamos seguros de que tenga gran capacidad de ver y oír más allá de ciertos límites. Por otra parte, no se le puede pedir a un hombre de 78 años, que reorganice todo el esquema de categorías, análisis e interpretación de los datos que ha forjado y utilizado a lo largo de toda su existencia.

Jean Mercier, de La Vie, a menudo presente en Roma, también está un poco perturbado. En un artículo publicado el 18 de septiembre en su blog, "¿El Papa es demagogo?" Señaló, "carismático y popular, Francisco no dudó en tener gestos que dan en el blanco y lanzar afirmaciones que hacen ruido. De hecho, ¿no es un poco demasiado?". El 04 de octubre ("Malestar en la comunicación"), volvió al tema: "Francisco multiplica la entrevistas shock, causando perplejidad sobre su estrategia de comunicación. Se plantea el problema de los diferentes grados de su palabra, sobre todo cuando ésta se eleva a la categoría de palabra oficial". Y apoyándose en lo que se escucha en la Ciudad Eterna, suena la alarma: el “nuevo” es mucho más riesgoso "que el 'Papa' emérito aún vivo, y algunos podrían tener la tentación de clamar ¡Benedicto XVI, vuelve!". No podría haber nada más peligroso que una forma de cisma latente entre dos sensibilidades, una nostálgica del "Papa" Emérito, y otra entusiasta del nuevo "Papa".

En efecto. En lugar de comparar, como hasta ahora se había hecho siempre, un nuevo  Papa vivo, con su predecesor fallecido, algo que no constituía una amenaza para la legitimidad del primero, ahora pueden compararse dos "papas" vivos.

Fuente: Riposte Catholique

EL CHE PAPA
¿QUIÉN ES JORGE BERGOGLIO?
BERGOGLIO Y LA SUBVERSIÓN
BERGOGLIO Y LOS JUDÍOS