CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

¿"OPERACIÓN LIMPIEZA" DE FRANCISCO?


Él, prelado del IOR. Ella, comisaria para el reordenamiento de las administraciones vaticanas. Dos nombramientos queridos y decididos por Francisco que son la negación viviente de su programa de limpieza y reforma 


¡Qué nena!
No parece muy piadosa ¿No?

¿Y este ejemplar?

Fuente; Sandro Magister (Los comentarios en azul, son nuestros)

ROMA, 26 de agosto de 2013 – Ya han pasado dos meses desde el infeliz nombramiento de "monseñor" Battista Ricca como "prelado" del Instituto para las Obras de Religión, y más de un mes desde el nombramiento, no menos infeliz, de Francesca Immacolata Chaouqui como miembro de la comisión para el reordenamiento de las oficinas económico-administrativas vaticanas.

Ambos nombramientos han sido hechos por el "Papa" Francisco, el primero de ellos por decisión suya personal.

Y en ambos casos, poco después, han salido a la luz graves contraindicaciones que el Papa inicialmente desconocía. (Esto de que el "Papa" desconocía lo de Ricca, pensamos que son cuentos chinos. se sabe que Bergoglio mantuvo en posiciones claves del poder curial a personas cuestionadas, una de ellas por una sentencia judicial. Es decir, que podría haber conocido los antecedentes de Ricca y nombrarlo igualmente, como hizo cuando era "Arzobispo" de Buenos Aires en un caso parecido aunque no igual porque se trataba de un problema de faldas. Lo cual es probable, porque como en el mismo diario Clarín dice: "Mons. Battista Ricca (es) un amigo de Jorge Bergoglio")

Además, los hechos super escandalosos protagonizados por Ricca, como aprovecharse de su poder en la Nunciatura en Uruguay para llevar a su amante a vivir con él ante los ojos de todo el mundo, o pelearse en un bar para homosexuales, etc., ocurrieron, cuando Bergoglio era ya Arzobispo de Buenos Aires, a menos de dos horas de viaje. Es muy dificil que él, que se enteraba de todo, haya ignorado el asunto.

Agosto se está acabando y no parece que haya a la vista ningún cambio de ruta.

En lo que concierne al "prelado" del banco vaticano, tras su nombramiento el Francisco había sido rápidamente "informado" por varias personas de confianza, a las que había expresado su agradecimiento, sobre el pasado escandaloso del personaje y sobre la protección de la que éste había gozado, y aún goza, en el Vaticano.

Pero en el avión de vuelta del viaje a Brasil Jorge Mario Bergoglio, respondiendo a un periodista, evitó tomar una posición clara sobre el caso de monseñor Ricca.

Las palabras del "Papa" que los medios de comunicación de todo el mundo relanzaron con más énfasis – en un tripudio de comentarios favorables sobre su "apertura" a los homosexuales – fueron interpretadas como una suspensión de juicio: "Si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?".

Pocos días después de su vuelta a Roma, Francisco fue más claro e hizo saber a la secretaría de Estado que monseñor Ricca "permanecerá en su puesto".

Y así, con él, permanecerá intacta la manifiesta contradicción entre la obra de limpieza y de reordenamiento de la curia romana que en varias ocasiones, ha dicho desear y el "prelado" nombrado por él, en el cual sigue depositando su confianza, emblema perfecto precisamente de esas conductas escandalosas y esos "lobbies" de poder que deberían ser eliminados.

*****

El caso de Francesca Immacolata Chaouqui, comparado con el de monseñor Ricca, es distinto. Sobre ella la secretaría de Estado tenía información concreta varios meses antes de su nombramiento, el pasado 18 de julio, como miembro de la comisión para el reordenamiento de las oficinas económico-administrativas de la Santa Sede, con facultad de acceso a los documentos más reservados.

Sin embargo, para la creación de esta comisión y el nombramiento de sus ocho miembros Francisco ha actuado de manera autónoma. La secretaria de Estado no fue incluida, y tuvo conocimiento sólo a hechos consumados.

Lo que puso en alarma a la secretaria de Estado, ya en la primavera de 2012, fueron unos artículos publicados en el periódico progresista italiano más difundido, "la Repubblica".

En ellos se sostenía que Paolo Gabriele, el mayordomo de Benedicto XVI arrestado y condenado por haber robado al Papa un numero ingente de documentos reservados, después filtrados a la prensa, no era el único en la curia que había actuado de ese modo, sino que como él y después de él había otros en acción, entre los cuales una mujer.

Las "revelaciones" en relación a este caso no informaban de los nombres de los protagonistas, incluida la última y más ruidosa entrevista anónima, aparecida en "la Repubblica" el 7 de marzo de 2013, pocos días antes del cónclave que eligió a Papa Bergoglio.

La entrevistada, sin embargo, era una persona tan habladora que presumía, a diestro y siniestro, de ser ella la informadora de los servicios de "la Repubblica": Francesca Immacolata Chaouqui, de 32 años, padre marroquí y madre calabresa, residente en Roma, casada, responsable de relaciones exteriores del 2007 al 2009 en el bufete internacional Pavia & Ansaldo; después, desde 2010, en el bufete Orrick Herrington & Sutcliffe y, por último, desde 2013, en el bufete Ernst & Young, con una amplia red de relaciones verdaderas o jactanciosas con periodistas, políticos, hombres de negocios, prelados, cardenales.

Cuando en esos días del cónclave la identidad de la anónima informadora de "la Repubblica" llegó a oídos del sustituto secretario de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu, éste presentó una protesta al periódico, que dejó, efectivamente, de publicar otros artículos visiblemente reconducibles a la "fuente" Chaouqui.

El 18 de julio, por tanto, la noticia del nombramiento por parte del Francisco de esta joven "relaciones públicas" en la comisión para el reordenamiento de las administraciones vaticanas dejó atónitos a quienes conocían sus precedentes.

Pero también a quien no la conociese la habría sido muy fácil hacerse una idea del personaje. Bastaba abrir su página Twitter, ver su autopresentación y leer los mensajes.

De todo ello se deducía, entre otras cosas, que Francesca Chaouqui tiene hilo directo con Gianluigi Nuzzi, el periodista que recibía y publicaba los documentos robados a Benedicto XVI por su infiel mayordomo, y que además es asidua informadora del sitio dagospia.com, el colector más leído en Italia de maledicencias y venenos vaticanos.

Por precaución, el 23 de julio Francesca Chaouqui quitó su fotografía y el 10 de agosto desactivó su página Twitter, pero demasiado tarde y de forma incompleta.

****

Considerando, por tanto, que Francisco no conocía personalmente a Francesca Chaouqui, ¿quién lo convenció para que la nombrase para un puesto de tanta responsabilidad?

La hipótesis más atendible conduce a monseñor Lucio Ángel Vallejo Balda, secretario de la prefectura de los asuntos económicos de la Santa Sede y, desde el 18 de julio, también secretario y factótum de la recién creada comisión de la que Francesca Chaouqui es miembro.

Monseñor Vallejo Balda, de 52 años, español y miembro de la rama sacerdotal del Opus Dei, la Fraternidad de la Santa Cruz, tras haber dado prueba de capacidad administrativa en la diócesis de Astorga, se distinguió en la provechosa organización de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, en 2011, al lado del cardenal Antonio María Rouco Varela. Y éste le ha propiciado, el mismo año, su promoción para ir a Roma, en el cargo del número dos de la prefectura de los asuntos económicos de la Santa Sede.

De hecho, aquí, Vallejo Balda ha superado a su directo superior, el cardenal Giuseppe Versaldi, el cual – entre otras cosas – tiene la desventaja de formar parte del decadente equipo del cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone.

No sorprende, por tanto, que tras ser elegido, Bergoglio haya individualizado rápidamente en el dinámico monseñor español como uno de los hombres sobre el que depositar su confianza para el reordenamiento administrativo de la curia.

Prueba de ello es el papel dominante atribuido a monseñor Vallejo Balda en el quirógrafo papal que instituyó la comisión: no sólo es el secretario de la misma, sino también es el "coordinador con poderes de apoderado, actuando en nombre y por cuenta de la comisión en la recogida de documentos, datos e información necesarios para el desarrollo de las funciones institucionales".

Se puede incluso argüir que Bergoglio ha confiado a Vallejo Balda también el deber de elegir y reclutar a los miembros de la comisión, lo que se deduce por la carta con la cual éste ha anunciado a cada  uno de ellos el nombramiento: por el modo cómo ha redactado los currícula, refiriendo (en un italiano bastante desordenado) sus encuentros personales con cada uno de ellos.

Por ejemplo, a propósito del ex ministro de asuntos exteriores de Singapur, George Yeo, se lee lo siguiente:

"Es un hombre cortés y solícito, pero tiene un fuerte estilo intelectual, con mucha amplia lectura y un profundo conocimiento de las cambiantes placas tectónicas de la historia. Es, o ha sido, cuando he hablado un par de veces con él de esto, un católico serio y esmerado, con muchas intuiciones fascinantes sobre el catolicismo con características chinas. Él encarna la escuela de Singapur estratégica, duro de mente y también la conciencia de la construcción de capital social y de solidaridad, evitando la dinámica corruptores del estado social".

[Tanto en este párrafo como en el siguiente, se ha hecho una traducción literal para dar una idea del “italiano desordenado” escrito por el autor de los mismos – N.d.T.].

Y sobre Francesca Chaouqui:

"Experiencia plurianual en el sector de la asesoría con gestión de la comunicación empresarial y gobierno de las relaciones exteriores e instituciones, liderazgo competente, basado en fuertes dotes de relación y comunicación, y elevada capacidad en finalizar a nivel de negocio los contactos, guiada por principios y valores éticos y morales muy fuertes".

Estos currícula – con las direcciones de correo electrónico y los teléfonos privados – estaban en uno de los tres documentos adjuntos al email privado con el cual, el 18 de julio, monseñor Vallejo Balda preanunció a los otros siete miembros de la comisión la publicación el día siguiente del quirógrafo del Papa con sus nombramientos.

Los otros dos documentos adjuntos eran el texto del quirógrafo papal y el anexo al mismo, también éste firmado por Francisco, con las disposiciones operativas para la comisión. Y con la leyenda: 

"No para publicación ni para distribución fuera de la comisión".

El primero de estos documentos fue, efectivamente, hecho público el día siguiente. El segundo, no. Pero puede leerse en esta página de www.chiesa:

> Disposizioni operative…

En el email del 18 de julio, enviado a las 9.41 de la mañana, monseñor Vallejo Balda pedía a los destinatarios que mantuvieran el secreto.

Pero poco después, esa misma mañana, Francesca Chaouqui ya había violado la consigna, enviando el email de Vallejo Balda con los tres documentos adjuntos a una serie de contactos.

Se ha dicho que Francesca Chaouqui pertenece al Opus Dei, como monseñor Vallejo Balda. Pero no es verdad.

Es cierto, en cambio, que ella frecuenta residencias romanas del Opus, entre las cuales también la residencia donde vive el numerario Joaquín Navarro-Valls, el inolvidable portavoz de Juan Pablo II.

ÍNDICE DE NOTICIAS