CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

FRANCISCO SIGUE SIENDO BERGOGLIO


Reproducimos abajo un artículo de un blog línea media

Para quienes lo tuvimos como Primado de la Argentina y Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, fue una absoluta desgracia. Entre los peores hechos de su gobierno deben anotarse la implacable persecución a los curas que  intentaron acogerse al Summorum Pontificum, y la situación ruinosa en que dejó a la Universidad Católica, convertida en  su coto de caza personal.

También nos abrumaba con su verba populachera -“dejate misericordear” era uno de sus hitsy su falta de definiciones claras y tajantes en temas morales. Por ejemplo: nunca, que yo sepa, habló suficientemente de la castidad, tan necesaria en un mundo donde un pansexualismo -que no conoce límite alguno- opera activamente contra la Iglesia, respaldado por el mundialismo onusiano y masónico. Es que para Bergoglio, -“cruzado” de la religiosidad light y facilonga si lo hay- hubiese sido políticamente incorrecto.

Ya elegido Papa -palabra que parece espantarlo- uno pensaba que la inmensa responsabilidad que caía sobre sus hombros lo haría reflexionar y recapacitar, transformándolo en un “hombre nuevo”. Hasta el momento, nada de eso ha sucedido y  Bergoglio siguió usando dos de sus herramientas preferidas: la demagogia y el abuso del poder.

La demagogia se manifiesta en la esquiva respuesta que dio a la pregunta de un periodista sobre los homosexuales, durante el vuelo de regreso a Roma, después del aquelarre de la JMJ:

“Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”

Francisco, Papa Bergoglio: Usted es el jefe de la Iglesia Católica, nada más ni nada menos, y como tal podría haber contestado, haciendo las debidas distinciones: ser gay -término que impuso la Anti Iglesia- es un pecado grave, y no se puede “buscar a Dios” con “buena voluntad” cometiéndolo, sino luchando contra esa desgraciada condición. ¡Y claro que el Papa puede y debe juzgar sobre lo bueno y lo malo en cuestiones morales, sin dar respuesta tan absurda!

Además, Francisco, Papa Bergoglio, Usted no puede ignorar el uso perverso que hará de su respuesta todo el poderosísimo y omnipresente sistema de comunicación controlado por el Nuevo Orden Mundial.

El abuso del poder, quedó nuevamente en evidencia el 11 de julio, cuando prohibió que los Franciscanos de la Inmaculada sigan celebrando la Misa tradicional. Al respecto, en este lik se puede leer lo que dice Roberto de Mattei a propósito de esta prohibición.

Tal como se presenta el “franciscato”, otros males nos esperan a la vuelta del camino.
(Otro de los empeños demagógicos de Bergoglio es la desvalorización de la institución papal. Las imágenes hablan por sí mismas: recibe a unos indios casi en cueros, se pone la corona del cacique y coloca como “ofrenda” la pelota que trajo del Brasil, en el altar de Santa María la Mayor)

Nota catapúltica

Alguien que conoce muy bien los entresijos mentales de Bergoglio en su amigo y biógrafo Sergio Rubín, que deja al descubierto una de sus clásicas maniobras:

“Hay que ser claros: La posición de Francisco no implica que apruebe el matrimonio gay. Para la Iglesia, la institución matrimonial es la unión entre hombre y mujer abierta a la trascendencia (tener hijos). Pero es oportuno recordar que cuando se debatió en la Argentina la ley de matrimonio gay, el entonces cardenal Bergoglio se oponía a salir con un discurso duro. Y hasta seguramente habría aceptado puertas para adentro la unión civil para que se reconozca a los gay una serie de prerrogativas, como la obra social o la herencia. Es cierto que trascendió una carta muy dura de él sobre el tema, que le envió a unas monjas de clausura, pero eso parece haber sido más un gesto para la interna conservadora, que lo presionaba”.


Ni qué decir tiene que el discurso duro hubiese tenido repercusión suficiente y quizás podría haber contribuído a que no se implante el putimonio. Muy caro fue el precio de la flojera del Señor Cardenal Primado.

Fuente: CATAPULTA: "PEQUEÑO APUNTE DEL DÍA"

EL CHE PAPA

¿QUIÉN ES JORGE BERGOGLIO?

BERGOGLIO Y LA SUBVERSIÓN

BERGOGLIO Y LOS JUDÍOS