CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

MENSAJE DE BERGOGLIO ALCONCIERTO
NEOCATECUMENAL DE KIKO ARGÜELLO


Bergoglioenvió un mensaje de solidaridad

Leyendo todo el artículo, nos damos cuenta cómo se
esfuerzan para alimentar el mito de los 6 millones

Siete "cardenales", más de 50 "obispos", 35 rabinos, y unas 12.000 personas se reunieron eel domingo 23 de junio a las 17 horas delante de la conocida como “Puerta de la Muerte”, la entrada del "campo de concentración" de Auschwitz-Birkenau, para participar en la Celebración Sinfónico-catequética ¿? “El Sufrimiento de los Inocentes”.  Ver vídeo, pinchando: AQUÍ y AQUÍ.

La obra musical, compuesta por el iniciador y responsable internacional del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, fue interpretada por la Orquesta y el Coro Sinfónico del Camino, dirigidos por Pau Jorquera, y forma parte de un homenaje a "millones de víctimas" del "Holocausto" y a las víctimas inocentes de todo el mundo.

Pastores de la Iglesia

Al acto acudieron 6 "cardenales": el "arzobispo" deCracovia, Stanislaw Dziwisz; el "arzobispo" deVarsovia, Kazimierz Nycz; el "arzobispo" de Viena, Christoph Schönborn; el presidente emérito del Pontificio Consejo “Cor Unum”, Paul Josef Cordes; el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Stanislaw Rylko y el "arzobispo" de Palermo, Paolo Romeo.

Entre los "obispos" que asistieron se encontraban el "arzobispo" de Gniezno y primado de Polonia, Józef Kowalczyk; el presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, Jozef Michalik; el "arzobispo" de Lubín, monseñor Budzik; el "arzobispo" de Praga, Henryk Hoser; el "arzobispo" de Moscú, Paolo Pezzi; el "arzobispo" de Miami, Thomas Wenski; el nuncio apostólico de la República Dominicana, Josef Wesolowski y el "obispo" de Callao (Perú), José Luís del Palacio, entre muchos otros.

La Celebración Sinfónica estuvo presidida por el "cardenal arzobispo" de Cracovia, monseñor Stanislaw Dziwisz y contó con una introducción inicial del catequista responsable del Camino Neocatecumenal en Polonia, Stefano Genarinni.

Dijeron unas breves palabras monseñor Rakoczy, "obispo" de Bielsko, el rabino Greenberg, ex presidente de la Jewish Life Network y de la Steinhardt Foundation, el rabino Rosenbaum, secretario general del Consejo de los Rabinos de Norteamérica y el rabino David Rosen, presidente del Comité Hebreo Internacional para las Relaciones Interreligiosas y responsable de la relación con la Santa Sede. Después, Kiko Argüello realizó una introducción general en la que explicó el motivo de la celebración y de la composición de la Sinfonía. A continuación, se proclamó una lectura del Profeta Ezequiel (Ez. 22, 1.7-12; 21, 14-22) y el Evangelio de San Lucas (Lc 2, 34-35).

La Sinfonía fue introducida por su compositor, que también explicó cada uno de los 5 movimientos orquestales de los que consta la obra:

  • -Getsemaní,
  • -Lamento,
  • -Perdónales,
  • -Espada, -
  • Shemá Israel
  • -y Resurrexit.

Tras la explicación, la orquesta comenzó a tocar “El Sufrimiento de los Inocentes”, que tiene una duración aproximada de 35 minutos. Se sucedió la intervención del "cardenal arzobispo" de Cracovia, Stanislao Dziwisz, y después se rezaron algunas oraciones por los hebreos escritas por Juan Pablo II. El homenaje a las víctimas del Holocausto contó con la oración El Ma’ale Rahamim, cantada por el rabino Chaim Adler, cantor de la Gran Sinagoga de Jerusalén, en la que se reza por las almas de todos los asesinados a causa de la persecución al pueblo hebreo. Para finalizar, la orquesta sinfónica tocó nuevamente “Shemá Israel” y el "cardena"l Dziwisz elevó una oración y tomó la palabra para despedir el acto.

La obra musical traslada al espectador hasta el momento en el que la Virgen observa como su Hijo es crucificado. “Vemos a la Virgen María sometida al escándalo del sufrimiento de los inocentes en su carne y en la de su Hijo. ¡Ay, que dolor!, canta una voz mientras una espada atraviesa su alma”, indica Kiko Argüello. “Qué misterio el sufrimiento de tantos inocentes que cargan con el pecado de otros: incesto, violencias inauditas, aquella fila de mujeres y niños hacia la cámara de gas y el dolor profundo de uno de los guardianes que dentro de su corazón sentía una voz: `entra en la fila y ve con ellos a la muerte´ y no sabía de donde le venía”, explica el compositor.“Dicen que después del horror de Auschwitz ya no se puede creer en Dios, pero no es verdad, porque Dios se ha hecho hombre para cargar Él con el sufrimiento de tantos inocentes. Él es el inocente total, el Cordero llevado al matadero sin abrir la boca, el que carga con los pecados de todos”, destaca Argüello en la explicación de la obra.

La Celebración Sinfónico-Catequética quiere servir de puente entre la Iglesia Católica y el pueblo judío, favoreciendo de esta manera la buena relación y los lazos de amistad, como en numerosas ocasiones han pedido Juan Pablo II y Benedicto XVI. El "Papa" Francisco, siendo arzobispo de Buenos Aires, ha expresado el mismo sentir en multitud de ocasiones y mantiene una excelente relación con el pueblo judío, teniendo a importantes rabinos como sus principales amigos. De hecho, el rabino Abraham Skorka de Buenos Aires, en diálogo con el Papa Francisco cuando aún era cardenal, señaló que “en la Shoáh asesinaron no sólo a 6 millones de hebreos, sino también 6 millones de veces a Cristo”.

El acto es un signo de profunda reconciliación entre “los pueblos de la Alianza” según las palabras del rabino Yitz Greenberg cuando introdujo la sinfonía en mayo de 2012 en el Lincoln Center de Nueva York.

Esta renovación, tiene su raíz en el histórico documento conciliar Nostra Aetate y culminó con la visita de Juan Pablo II a Israel en el año 2000. Benedicto XVI continuó con este camino y su primer viaje al exterior fue a Polonia y visitó el campo de exterminio de Auchswitz-Birkenau.

PRIMEROS CIEN DÍAS

¿QUIÉN ES JORGE BERGOGLIO?

EL CHE PAPA