CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

SEDEVACANTOFOBIA


Análisis de un bloqueo mental

¿Por qué tantos tradicionalistas tienen miedo al sedevacantismo?

¿Por qué tantos tradicionalistas
tienen miedo al sedevacantismo?


Es irracional y absurda la posición antisedevacantista, que considera que el error más condenable y peligroso del planeta, es pensar que un apóstata que blasfema patentemente, que astutamente socava la doctrina Católica, en cada ocasión que se le presenta, no es el Papa de la Iglesia Católica.


La Sagrada Escritura nos enseña que cuando Dios Todopoderoso creó al primer hombre, lo creó, como también a su progenie, a su imagen y semejanza: “Y él dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza …” (Gen 1: 26; cf. Gn 2, 7). Por “imagen y semejanza” se entiende con inteligencia y voluntad, cuya posesión nos distingue de los animales irracionales (cf. Papa León XIII, encíclica Exeunte Iam  Anno, n. 14). Nuestro intelecto pertenece a nuestra alma racional, que Dios infunde en nuestros cuerpos. La función de nuestro intelecto es saber, y la función de nuestra voluntad es amar. Pero ¿qué debemos conocer y amar? Nuestro intelecto nos fue dado para conocer lo que es verdad, y nuestra voluntad nos fue dada para amar lo que es bueno. Así pues, la verdad y el bien son los objetos propios de nuestro intelecto y nuestra voluntad, respectivamente.

En este sitio web, una gran cantidad de contenido aborda el debate sobre la naturaleza de la crisis en la Iglesia Católica, específicamente con respecto al Pontificado Romano (papado). Todos los argumentos, por su propia naturaleza, pertenecen a la inteligencia, ya que pertenecen a la operación del intelecto llamado razonamiento discursivo. Es decir, el propósito de la argumentación es iluminar el intelecto, y entonces este intelecto iluminado puede mover a la voluntad – pero sólo en la medida en que no colocamos un obstáculo en la voluntad de prevenir o interferir con lo que nos ofrece el intelecto.

Para mucha gente, por desgracia, el intelecto ha sido durante mucho tiempo iluminado con pruebas suficientes, pero no están dispuestos a conceder que la Cátedra de San Pedro está vacante (o, en todo caso, que no está válidamente ocupada por Francisco o Benedicto XVI, aunque es posible, al menos en teoría, que no sea un Papa válido porque, por el motivo que sea, está impedido de manifestar de su existencia). Para estas personas, toda ulterior argumentación es inútil, porque, como hemos dicho, toda la argumentación se refiere al intelecto, mientras que su obstáculo no se encuentra en el intelecto, sino en la voluntad.

Tal voluntad terca y recalcitrante se muestra en las protestas conocidas, tales como: “Nunca seré sedevacantista”, o, “Nunca me convencerąs de que el sedevacantismo es cierto”. La gente que dice esas cosas están demostrando que han decidido que su posición no se rige por laevidencia, sino por su deseo de mantener su posición – condenando la verdad si fuere necesario. En otras palabras, son no-Sedevacantistas, no porque les falten pruebas, sino porque han decidido no permitir que ninguna prueba, aunque sea evidente, mueva su voluntad. Tales personas no pueden ser convencidos con una argumentación racional, porque ya han tomado la decisión, priori, de que no van a dejar que cualquier argumentación haga mella en lo que creen. Es su voluntad la que necesita ser movida por la gracia, y para ello no existe un remedio diferente del que se lee en el Evangelio: “Esta clase de demonios no puede salir sino con oración y ayuno” (Marcos 09:28).

Los motivos que normalmente mueven la voluntad son numerosos, y pueden ser buenos o malos: el Amor de la Verdad, la pasión, el miedo, la ira, el placer, la cobardía, el respeto humano, el dinero, etc. No vamos a tratar de acusar a cualquier persona de nada en particular, sino que simplemente deseamos rogar a nuestros lectores que aún no son sedevacantistas que entren en sí mismos para ver si quizás no se trata de que simplemente no quieren aceptar que el sedevacantismo es cierto. En cierto modo, realmente no podemos culpar a nadie por no querer ser sedevacantista; no es algo agradable y a veces no es suficiente con no tener un Papa sino que ni siquiera hay una iglesia cercana. Pero no se trata de llegar a una posición porque nos resulta atractiva – hay que aceptarla porque se está convencido (en el intelecto). Por eso somos sedevacantistas, no porque nos gusta la posición, sino porque nuestra Fe y nuestra razón nos dicen que es la única posición correcta que puede adoptarse, sin importar las consecuencias. Si sirve de ayuda: Nosotros en Novus Ordo Watch somos unos convertidos.

En un video nuevo, un sacerdote sedevacantista, el P. Anthony Cekada hace la pregunta tan esperada: “¿Por qué este miedo irracional al sedevacantismo?” Sí, de hecho es irracional, incluso para el sentido común es absurdo pensar que el error más condenable y peligroso del planeta, sea el pensar que un apóstata que blasfema patentemente, que astutamente socava la doctrina Católica, en cada ocasión que se le presenta, pueda no ser el Papa de la Iglesia Católica. En este nuevo video, el padre Cekada no se limita a preguntar por qué hay tanto miedo al sedevacantismo sino que también responde, basado en la historia temprana del movimiento tradicionalista, en los principios teológicos, y en sus propias observaciones, dando consideraciones prácticas que a menudo hacen que los tradicionalistas se muestren reacios a la conclusión sedevacantista.

Aquí está el vídeo que pone las cosas en perspectiva – por favor asegúrese de compartirlo:


Vídeo: ¿Por qué los tradicionalistas tienen miedo al sedevacantismo?

No estamos más que a pocos días de distancia – o eso nos han dicho – de que salga la publicación de un libro de 700 páginas llamado “¿Verdadero o Falso Papa? Una refutación del sedevacantismo y otros errores modernos ” de John Salza y Robert Siscoe [en nuestro blog hay dos posts dedicados a refutar las ideas que los autores del libro vierten en una entrevista previa a su publicación, hecha a los autores por Louie Verrechio y que puede leerse en el blog “Adelante en la Fe”. Teniendo en cuenta la longitud extrema de esta obra, una cosa es evidente: El campo de reconocer-y-resistir, especialmente en la Sociedad de San Pío X (que es la editora), se siente afectada. El Sedevacantismo les está haciendo mella, en su posición, de lo contrario no verían la necesidad de gastar esta cantidad de tiempo, esfuerzo y energía para tratar de refutarla. Es divertidamente irónico que ahora que Francisco está destruyendo los últimos vestigios, incluso del aspecto del catolicismo en el Vaticano, la Fraternidad San Pío X está más cerca de la unión con Roma que nunca. Ninguno de los antipapas del Vaticano II ha sido un fraude tan evidente como. Jorge Bergoglio – su último reclamo indignante es que nuestro Señor “probablemente tuvo que pedir perdón” a María y a José por haberse quedado en el Templo – y sin embargo el “último bastión de la tradición “No puedo esperar más para ser aceptado por ellos en su iglesia con todo cariño, y ahora John Salza y Robert Siscoe están haciendo todo lo posible para asegurarse de que usted vaya a ser una parte de ella cuando esto suceda.

¿Que esta pasando aqui? ¿Sigue siendo razonable? No, claro que no lo es.

Para colmo de males, uno de los dos autores de ¿Verdadero o Falso Papa? Dice que él es un ex masón del grado 32, en otras palabras, un hombre que, según su propia confesión, estaba muy involucrado en una secta satánica, cuyo objetivo es la destrucción y eliminación del catolicismo, una sociedad secreta que fuecondenada y advertida de su peligro por numerosos papas en el pasado y que lleva consigo para sus adherentes la excomunión automática (ver Canon 2335). Seguramente uno se permitirá preguntarse si el Sr. Salza tuvo una conversión genuina de la masonería al catolicismo o si tal vez simplemente se puso bajo una nueva asignación de la logia- ahora actúa como un “ex” Freemason que trata de apagar la mecha humeante de los últimos restantes verdaderos católicos que quedan en el mundo, los Sedevacantistas.

Pero sea como fuere, el hecho es, sencillamente, que un gran número de personas que se niegan a aceptar o incluso estudiar el sedevacantismo – no porque estén convencidos de su posición sino que están de buena fe, ya que carecen de pruebas, (la mayoría de la gente casi no sabe lo suficiente sobre el tema)- porque no quieren que sea verdad. Esto es así ya sea porque les obligaría a admitir que han estado equivocados todo este tiempo (el orgullo), o porque tienen miedo de lo que otros puedan decir o pensar (respeto humano), o porque podría tener consecuencias indeseables en su familia o en su trabajo para vivir, o porque les causaría grave dificultad o desagrado (cobardía / afeminamiento), o porque realmente no se preocupan por el asunto (tibieza / pereza). Por supuesto, también puede haber una serie de otras razones, algunas de ellas muy legítimas como el deseo de que el sedevacantismo no sea verdad (por ejemplo, por el miedo a escandalizar a los conversos recientes o a los débiles en la fe) – pero sin embargo, en cualquier caso, sigue siendo insuficiente para que alguien pueda dispensarse de la obligación de abrazarlo.

Después de tanto esfuerzo hecho por los Sres. Salza y Siscoe para oponerse a la idea de que un manifiesto apóstata, apruebe todas las religiones falsas bajo el sol, blasfeme de nuestro Señor y de la Virgen, y declare abiertamente que su enseñanza sea “posiblemente herética', que sea el jefe de la Iglesia Católica porque de la que ni siquiera es miembro, hay que preguntarse, si su libro de 700 páginas va contra el modernismo. Incluso si uno fuera a admitir la idea absurda de que el sedevacantismo es tan peligroso como el error del Modernismo, ¿no existen muchísimos más modernistas que Sedevacantistas? Es curioso que las mismas personas que hace dos años se burlaban del supuesto número infinitesimal de adherentes a la posición sedevacantista denominándolos como “aquellos sedevacantistas de las seis y media en Sheboygan” (palabras de Christopher Ferrara en un episodio del Foro de The Remnant) curiosamente necesiten respaldar (como si ellos no tuvieran ninguna credencial seria) un mamotreto de 700pgs, que mucha gente no va a comprar y aún menos a leer. (Para la revisión crítica de algunas de las personas que han dado su respaldo formal a “¿Verdadero o Falso Papa?”, pueden escuchar nuestro podcast informativo,TRADCAST 010).

Como hemos señalado antes en este sitio web, el sedevacantismo no es peligroso, sino totalmente seguro. ¿Por qué? Porque adhiriéndonos a él, no vamos a ser conducidos a la herejía, ni al cisma, porque nos mantendremos fieles a la enseñanza católica. Aun suponiendo, por el bien del argumento, que la posición fuera falsa, ¿dónde estaría el peligro? ¿De qué podría alguien ser acusado? Lo peor que se podría decir de uno es que se ha equivocado acerca de quién es el verdadero Papa. Usted creía, de buena fe, que no había Papa cuando en realidad lo había – pero usted actuó de manera consistente y de conformidad con la doctrina católica, con lo mejor de su capacidad y en paz con su conciencia. Usted podría ser acusado de haber cometido un error sincero, nada más; un error en cuanto a la identidad del verdadero Papa, como muchos otros lo hicieron antes en la historia de la Iglesia, y con total inocencia usted ha hecho todo lo posible por resolverlo. Este es lo peor que se puede decir de los sedevacantistas. Usted no podría ser acusado de adherirse a/o propagar la falsa doctrina (herejía), ni de negarse a someterse al hombre que reconoce que es el Papa (cisma).

Los defensores del “reconocer-y-resistir” continuamente retuercen el magisterio de la Iglesia católica sobre el papado con el fin de encajar a Jorge Bergoglio en ella. Pero la clavija cuadrada de Bergoglio no encaja en el agujero redondo del papado. ¿Solución de los resistentes? Ajustar y modificar el agujero hasta que pueda ser encajada la tuerca de Bergoglio. Como el Padre Cekada dice en su vídeo, están destruyendo el papado con el fin de “salvarlo”. No funcionará. Con el fin de “tener el Papa al que antes dieron golpes”, han negado durante mucho tiempo, han ignorado, minimizado, relativizado, reinterpretado, o neutralizado la enseñanza católica sobre la autoridad papal y magisterial.

Por ejemplo, en su encíclica Humani Generis, el Papa Pío XII puso en claro que la autoridad magisterial de la Santa Sede constituye la norma próxima y universal de la verdad para el teólogo católico: “...este sagrado cargo del Maestro en materia de fe y moral debe ser la norma próxima y el criterio universal de la verdad para todos los teólogos “(n. 18). Al final del párrafo, el Papa Pío también condenó la idea, tan popular entre los resistentes de hoy, que en asuntos no infalibles o no definitivos un católico puede (mucho menos debe!) echar a la basura el magisterio actual y en lugar de él seguir la Tradición : “Los Papas, [algunos] no han querido emitir un juicio sobre lo que es un asunto de controversia entre los teólogos, por lo que deberá recurrirse a las primeras fuentes, y las recientes constituciones y decretos de la Iglesia enseñanza debe se explica a partir de los escritos de los antiguos. Aunque estas cosas pueden parecen buenas, dijo, con todo no están libres de error “(nn. 18-19). El mismo Papa continuó: “Tampoco debe pensarse que lo que está expuesto en Encíclicas de por sí no exige el consentimiento, ya que las cartas de los Papas no ejercen el poder supremo de su magisterio” (n 20; cursiva. adicional). Y, por supuesto, todos sabemos cómo John Salza, Robert Siscoe, Chris Ferrara, John Vennari, y Michael Matt dan su “consentimiento” a lo que se enseña en los documentos postconciliares magistrales (guiño, guiño)

¿Todavía no está convencido? A continuación, vea este breve vídeo, que muestra que lo que sigue, sería enseñanza católica, si Francisco fuera un verdadero Papa.


¿Han prevalecido las puertas del infierno?

Para saber lo que usted está obligado a creer acerca de Francisco si usted piensa que él es un sucesor válido de San Pedro, estudie la doctrina pre-Vaticano II sobre el papado y reemplace “Papa”, “sucesor de San Pedro”, etc. , y ponga cada vez a “Francisco” (o cualquiera de sus predecesores fraudulentos) y vea lo absurdo que resulta.

Hace unos años, ujn representante de la resistencia, John Vennari escribió un artículo acerca de Francisco, y resulta que el mismo hombre que supuestamente mantiene que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, dice que no permitiría que Francisco enseñase religión a su ¡niños! Pues bien – puesto que Vennari insiste en que Francisco es el Vicario de Cristo,le tomamos la palabra y sustituimos la frase “Vicario de Jesucristo en la tierra” para cada mención de “Francisco” en su artículo. Así de histérico quedaría un párrafo suyo:

He estado siguiendo el Vicario de Jesucristo en palabras y acciones y leí todo el libro El Cielo y la Tierra que él co-escribió con el rabino Skorka.

El Vicario de Jesucristo en la tierra parece tener un buen corazón y algunos buenos instintos católicos, pero teológicamente el Vicario de Jesucristo en la tierra es un choque de trenes – muy descuidado.

Aunque esto pueda sorprender a algunos lectores, debo decir que nunca permitiría que el Vicario de Jesucristo en la tierra enseñase religión a mis hijos.

Por ejemplo, el Vicario de Jesucristo en la tierra recientemente afirmó que todos los hombres, católicos, no católicos y ateos, son todos igualmente hijos “de primera clase” de Dios. Hay chicos de 16 años de edad, católicos tradicionales, que se guardarían muy bien de hacer tal afirmación, pues saben que Escritura y la Tradición Católica enseñan que somos hijos adoptivos de Dios sólo a través del bautismo y estamos incorporados a la Iglesia por medio de la fe y de la gracia santificante. (Lea la Parte I de "Cristo Vida del Alma", de Marmion que describe esta verdad con clara doctrina y e inmensa belleza).

El Vicario de Jesucristo en la tierra es un seguidor a fondo de la orientación del Vaticano II. El Vicario de Jesucristo en la tierra fue formado en 1960 por los jesuitas, por lo que no se puede esperar de él mucho más. El Vicario de Jesucristo en la tierra, un hombre de los años 70, me recuerda a algunos de los nuevos sacerdotes que, en mi escuela secundaria (1972 a 1976), reclamaban “justicia social” a quienes yo encontraba repulsivos.

Cualquier persona que sea devota de la Virgen puede ser rescatada. Espero que la devoción que le tiene el Vicario de Jesucristo en la tierra le rescate de sí mismo.

El coautor del Vicario de Jesucristo en la tierra, el rabino Skorka asistió en Roma a un gran encuentro interreligioso de Focolares y puso al Vicario de Jesucristo en la tierra por las nubes, prometiendo que el Vicario de Jesucristo en la tierra será un “vicario de Jesúscristo en la tierra del cambio“

El National Catholic Reporter señaló recientemente que el Vicario de Jesucristo en la tierra no es tanto un Católica Lumen Gentium, sino un Gaudium et Spes católico. Creo que esta evaluación es correcta.

El Vicario de Jesucristo en la tierra admitió que hay un lobby gay en el Vaticano, pero también dijo que es demasiado desorganizado para promulgar una reforma, y dejará eso a su comité de cardenales.

En la Argentina, [el entonces “cardenal”] Bergoglio no pudiendo obtener permiso del Vaticano para practicar exorcismos, ¡enviaba a la persona que necesitaba un 'exorcismo' a un pastor luterano!

El Vicario de Jesucristo en la tierra es ecuménico hasta los huesos. No tiene sentido pretender lo contrario. Como dice el Mensaje de Fátima, “Oren mucho por el Santo Padre”.

Veo que la necesidad de intensificar nuestra resistencia al caos del Vaticano II es mayor que nunca, ya que los Vicarios de Jesucristo en la tierra tienen cada vez más arraigada la nueva orientación de la nueva norma. Muchos de los católicos de hoy creen que el “espíritu de Asís” y las reuniones ecuménicas constituyen el verdadero rostro del catolicismo.(La Fuente, aquí)

Eso fue en 2013. ¿Saben cuántas cosas pasaron desde entonces? Y a pesar de todo, el Sr. Vennari todavía no admite que Francisco no puede ser un Papa válido.

Lo que nos lleva directamente a nuestra tesis original: Para muchos, el rechazo del sedevacantismo es un asunto de la voluntad, no del intelecto. No es que la evidencia no es allí, es que ellos no quieren que sea así. Pero a la realidad no le importa lo que nosotros querramos. En 1912, los pasajeros del Titanic descubrieron esto por el camino difícil.

Sólo recuerden: Las personas que dicen que no son sedevacantistas, no están diciendo nada sobre sedevacantismo – sin embargo, están dice mucho acerca de sí mismos.

Ver también:

Tomado de Amor de la Verdad

---------------------------------------

SEDEVACANTISMO