CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LAS ESCRITURAS y LOS PADRES
DE LA IGLESIA CONTRA LA
"MISERICORDINA" DE BERGOGLIO

Hermana Trinidad Caballero


Francisco y sus conpinches pecan gravemente contra la caridad al disponer que en las parroquias se acojan con "misericordina" a las parejas homosexuales, aceptando su perversión y sin amonestarlos para que dejen su vida de pecado. ¿Les importará? (C. A.)


Dios no da lo anormal, lo anormal es una consecuencia del pecado original, la naturaleza caída, incluso los pobres hermafroditas lo son. El pecado original es la raíz y causa de toda enfermedad, deformidad, etc., pero el problema de la homosexualidad, aunque en casos extremadamente raros quizás pudiera ser causado por problemas biológicos, ciertamente por lo general es causada por pecados actuales de cada uno que van minando la vida de la gracia en el alma hasta que ésta cae en los peores pecados. Decir que el homosexual que tiene sexo con personas del mismo sexo peca, pero no contra "su natura" es una tremenda mentira, la misma mentira que todo el mundo de hoy sostiene y predica para tratar de justificar a los homosexuales

Al contrario, San Juan Crisóstomo (347-407) Padre y Doctor de la Iglesia, Patriarca de Constantinopla, en su sermón sobre la Epístola de San Pablo a los Romanos habla de la gravedad del pecado de homosexualidad y dice “Pero si te burlas al oír hablar del infierno y no crees en el fuego, recuerda a Sodoma. Por que vimos [en Sodoma] sin duda, ya en esta vida presente, una semejanza del infierno… Porque como muchos al oír sobre un fuego que no se apaga increíblemente no creen en las cosas que vendrán después de la resurrección,  Dios los trae de este modo y  les endereza la mente con cosas de la vida presente porque tal es la quemazón de Sodoma y el castigo… considera la enormidad de tal pecado que ha forzado a que el infierno aparezca incluso antes de tiempo!... porque el coito fue contrario a la naturaleza y la lluvia no querida diluvió la tierra así como la lujuria lo hizo con sus almas. De tal modo así también la lluvia fue contraria a la lluvia normal, porque así como ese coito no pudo mover al vientre a que conciba, del mismo modo esa lluvia  no pudo mover a la tierra a que produjera frutos. Más aún, la hizo inútil para recibir la semilla porque tal fue  también el coito del hombre [con hombre] haciendo el cuerpo de esta clase menos valioso que la mismísima tierra de Sodoma. ¿Y qué es más detestable que un hombre que se da placer a sí mismo, o qué  es más execrable?’  Homilía IV Romanos 1:26-27       

Santo Tomas de Aquino (1225-1274) Doctor Angélico,  comentando la Epístola de San Pablo a los Romanos (1:26-27) dice: “Dado el pecado de impiedad por el cual [los Romanos] pecaron contra la naturaleza divina [por idolatría], el castigo que los llevó a pecar contra su propia naturaleza siguió… Digo entonces, que porque cambiaron en mentiras la verdad sobre Dios [por idolatría], Dios los condujo a ignominiosas pasiones, esto es, a pecados contra la naturaleza. Esto significa no que Dios los guió al mal sino que los abandonó al mal…  Si todos los pecados de la carne merecen condenación porque por ellos el hombre se deja dominar por lo que tiene de animal en su naturaleza; mucho más merecedores de condenación son los pecados contra la naturaleza por los cuales el hombre degrada su propia naturaleza animal….

“El hombre puede pecar contra la naturaleza de dos modos. Primero, cuando peca contra su específica naturaleza racional, actuando irracionalmente. En este sentido, podemos decir que todo pecado es un pecado contra la naturaleza del hombre, porque es contra la razón correcta (justa) del hombre...    

"En Segundo lugar, el hombre peca contra la naturaleza cuando va contra su naturaleza de género (sexo), esto es su naturaleza animal. Ahora bien, es evidente que de acuerdo al orden natural, la unión de los sexos entre animales está ordenada hacia la concepción. De esto se sigue que todo coito sexual que no lleva a la concepción es opuesto a la naturaleza animal del hombre” (Epistolam B. Pauli ad Romanos, Cap. 1, Lec. 8)

Uno de los pecados de Sodoma fue la soberbia…

San Pedro Canisio (1521-1597) Jesuita y Doctor  de la Iglesia: "Como lo dicen las Sagradas Escrituras, los Sodomitas fueron malvados y excesivamente pecadores. San Pedro y San Pablo condenan este pecado nefasto y depravado. De hecho, las Escrituras anuncian esta enorme indecencia de este modo El escándalo de los Sodomitas y Gomorreanos se ha multiplicado y sus pecados han llegado más allá de toda medida. Por ello los ángeles dijeron al justo Lot quien aborreció por completo la depravación de los Sodomitas: 'Dejemos esta ciudad....' La Sagrada Escritura no deja de mencionar las causas que guiaron a los sodomitas y pueden guiar a otros a este pecado tan grave. De hecho en Ezequiel leemos: ‘Mira cual fue la iniquidad de Sodoma, tu hermana: Tuvo gran soberbia, hartura de pan y gran ociosidad ella y sus hijas. No dio la mano al pobre, al desvalido; se ensoberbecieron e hicieron lo que a mis ojos es abominable, y las quité de en medio….’ (Ezeq. 16: 49-50). Aquellos que sin vergüenza violan la ley divina y natural son esclavos de esta depravación que nunca es execrada suficientemente"    Summa Doctrina Christianae, III a/b, p. 455

Muestra una gran ignorancia del pensamiento de Santos, Padres y Doctores de la Iglesia sobre el tem​a, quien dice que El pecado sexual de un homosexual con persona del mismo sexo, no es más grave que el del heterosexual con persona del otro sexo:

San Pedro Damian (1007-1072) Doctor de la Iglesia, cardenal y reformador del clero.  En su Libro Gomorra: Verdaderamente, este vicio nunca podrá compararse con ningún otro vicio porque sobrepasa la enormidad de todos los vicios… Viola todo, mancha todo, contamina todo y por sí mismo no permite nada puro, nada limpio, solo suciedad…”

Y luego aclara que las consecuencias de este pecado son:   

… el rencor de la sospecha; …caos hirviendo en el corazón de este miserable hombre … infelicidad del alma, pérdida del entendimiento, gastamiento de la memoria, pérdida de la calidad intelectual y obscurecimiento de la mente… olvido de Dios y de sí mismo … pérdida de la fe, enflaquecimiento de la esperanza, destrucción de los lazos de caridad; pérdida de la justicia, subversión de la fortaleza, pérdida de la temperancia, pérdida de la agudeza de la prudencia…. Y qué más puedo decir, ya que hecha del alma todas las virtudes así  como si las tuercas de las puertas fueran arrancadas, e introduce este bárbaro vicio”  Traducido por  Pierre J. Payer, (Waterloo, Ont.: Wilfrid Laurier University Press, 1982), pp. 63-64 

Santa Catalina de Siena (1347-1380) en sus Dialogos, recibe las palabras de Dios:   Pero…estos miserable … hacen algo peor, cometiendo el maldito pecado contra la naturaleza, como ciegos y locos, con la luz de su intelecto oscurecida, no conocen el hedor y la miseria en la que están. No  sólo este pecado hiede delante de Mí, que soy la Suprema y Eterna Verdad, sino que me desagrada tanto y lo considero tal abominación que por sólo este pecado he enterrado cinco ciudades por juicio divino ya que mi Divina Justicia ya no puede aguantar más este pecado  Traducido de The Dialogue of the Seraphic Virgin (London: Burns, Oates and Washbourne, Ltd., 1925), p. 255.

San Bernardino de Siena (1380-1444) Ningún pecado agarra al alma tanto como la maldita sodomia; este pecado siempre fue detestado por todos aquellos que viven de acuerdo a Dios…La pasión desviada se acerca a la locura; este vicio turba el intelecto, destruye la elevación y generosidad del alma, baja al alma de los altos pensamientos a los mas bajos, hace a la persona perezosa, irascible, obstinada y endurecida, servil y floja, incapaz de nada; más aún: agitada por un deseo insaciable de placer las personas ya no siguen razones sino frenesí… Se vuelven ciegas….reducidas a cosas viles, innecesarias y pútridas, que nunca las pueden hacer felices… Así como la gente participa de la Gloria de Dios en distintos grados, del mismo modo en el infierno algunos sufren más que otros. Aquellos que vivieron con este vicio de sodomía sufren más que otros, porque este es el más grande de los pecados  Sermón XXXIX in Prediche volgari, pp. 896-897, 915.

Hay muchas más frases de Santos, de Padres de la Iglesia, de teólogos, etc.:

San Agustín en “El Matrimonio y la Concupiscencia” Traductores Teodoro C Madrid OAR y Antonio Sanchez Carazo OAR -  Libro I, VI.7 – dice: “Desde el momento en que el hombre transgredió la ley de Dios, comenzó a tener en sus miembros una ley opuesta a su espíritu; y percibió el mal de su desobediencia después que descubrió la desobediencia de su carne, retribuida con todo merecimiento. Y de hecho la serpiente prometió al seducir tal apertura de los ojos evidentemente, para conocer algo que era mejor no saber. Entonces, sin duda, el hombre sintió en sí mismo lo que había hecho; entonces distinguió el mal del bien, por sufrirlo, no por tenerlo.”

San Jeronimo (340-420)  Padre y Doctor de la Iglesia. En su libro Contra Jovinianus, dice que los sodomitas necesitan arrepentimiento y penitencia para salvarse: ​"​Sodoma y Gomorra podrían haber calmado [la ira de Dios] si hubieran querido arrepentirse y a través de la ayuda del ayuno hubieran ganado para sí lágrimas de arrepentimiento” Libro 2, numero. 15

San Augustín (354-430) Padre y Doctor de la Iglesia, condenando ​la ​homosexualidad: Esas ofensas que son contra la naturaleza deben ser detestadas en todas partes y en todo tiempo y deben ser castigadas. Así ocurrió con aquellas de los Sodomitas, las cuales, si todas las naciones las cometieran, todas deberían ser consideradas culpables del mismo crimen por la ley divina porque ésta no ha hecho al hombre para que ellos se abusen de este modo unos a otros y  porque incluso la relación que debe existir entre nosotros y Dios – autor de tal – es manchada por la perversidad de la lujuria” Libro III, Cap. 8, numero. 15

San Gregorio el Grande (540-604) Padre y Doctor de la Iglesia: “La Sagrada Escritura misma confirma que el azufre evoca el hedor de la carne mientras habla de la lluvia de fuego y azufre derramada sobre Sodoma por el SeñorEl decidió castigar a Sodoma por los crímenes de la carne, y el mismísimo tipo de castigo que Dios eligió enfatizó la vergüenza de tal crimen porque el azufre apesta y el fuego quema. Así  fue que los Sodomitas, quemando con perversos deseos que salían de la carne como hedor, tuvieron que perecer por fuego y azufre para que a través de este justo castigo se dieran cuenta del mal que cometieron guiados por un deseo perverso”  Morales sobre Job, Parte III, Vol. I, Libro 14, numero. 23.

Atenágoras de Atenas, filósofo del siglo II  "… hombres con hombres cometiendo abominaciones chocantes, …deshonrando la obra de Dios."  Padre B. P. Pratten, traductor, “Un Ruego por los Cristianos”, Cap. 34,

Tertuliano (160-225)  apologista.  En su tratado sobre la Modestia  luego de condenar el adulterio dice “Pero todas las otras locuras de las pasiones impías tanto contra los cuerpos como los sexos que van más allá de la naturaleza, las prohibimos no solamente de la entrada sino en todo el interior de la Iglesia, porque esos no son pecados sino monstruosidades  Traduce Padre S. Thelwall al inglés, On Modesty, Chap. 4.

Eusebio de Cesárea (260-341) Obispo de Cesárea, Palestina escribe en su libro Demonstratio Evangelica:    “[Dios en la Ley dada a Moisés] habiendo prohibido todo matrimonio contra la ley y toda práctica indebida, y la unión de mujer con mujer y de hombre con hombre…” Traductor W. J. Ferrar, Demonstratio Evangelica, Libro 4,  Cap. 10 

Además, se pueden encontrar varios pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave: 

I) Condenan la homosexualidad directamente: 

Génesis 19:1-29 (pecado de homosexualidad y destrucción de Sodoma y Gomorra)

Levítico 18:22 “No te ayuntaras con hombre con hombre como con mujer; es una abominación

Levítico 20:13 “Si uno se acuesta con otro como se hace con mujer, ambos hacen cosa abominable y serán castigados con la muerte; caiga sobre ellos su sangre”

1 Reyes 14:24  “…. Imitaron todas las abominaciones de las gentes que Yahvé había echado…”

Jueces 19:22 “Mientras…los hombres de la ciudad, gente perversa ... diciendo… ’Sácanos al hombre que ha entrado en tu casa para que le conozcamos’…”  por lo que fueron castigados.

San Pablo a los Romanos 1:24-27 “Por esto los entregó Dios a los deseos de su corazón, a la impureza, con que deshonran sus propios cuerpos, pues trocarán la verdad de Dios por la mentira y adorarán y servirán a la creatura en lugar del Creador, que es bendito por los siglos amén.”

San Pablo en 1 Corintios 6:9 “ No sabeis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No os engañéis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los ebrios, ni los maldicientes, ni los rapaces poseerán el reino de Dios.”

San Pablo 1 Timoteo 1:8-10 “Pues sabemos que la ley es buena para quien usa de ella legítimamente, teniendo en cuenta que la Ley no es para los justos, sino para los inicuos, para los rebeldes, para los impíos y pecadores, para los que carecen de religión y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios sodomitas, ladrones y esclavos, embusteros,  perjuros y si hay alguna otra cosa que se oponga a la sana doctrina conforme al Evangelio glorioso del Bienaventurado Dios que me ha sido encomendado…”

2 Pedro 2:6 “…y a las ciudades de Sodoma y Gomorra las condenó a la destrucción, reduciéndolas a cenizas para escarmiento de los impíos venideros, mientras que libró a Lot, acusado por la conducta de los desenfrenados en su lascivia….”

 II) Pasajes que utilizan el ejemplo de lo que sucedió en Sodoma para avisar a otros y mencionan el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado   

Deuteronomio 29:23   Compara los castigos a los que recibió Sodoma    

Génesis 13:13  “Eran los habitantes de Sodoma malos y pecadores en muy alto grado       

Isaías 3: 8-9   “Si Jerusalén está al borde de la ruina porque sus palabras y sus obras todas son contra Yahvé, para irritar los ojos de su majestad. Sus frentes dan testimonio contra ellos pues llevan, como Sodoma, sus pecados a la vista, no los disimulan. Ay de ellos que se acarrean su propia ruina!”  

Isaías 13:19     “Entonces Babilonia, la flor de los reinos, ornamento de la soberbia de los caldeos, será como Sodoma y Gomorra, que Dios destruyó."

Jeremías 23:14    “Pero en los profetas de Jerusalén he visto algo horrendo… han venido a serme como Sodoma y sus habitantes como Gomorra."

Jeremías 49:18     Destruido como Sodoma  y Gomorra, con sus ciudades vecinas, dice Yahvé. No habrá quien la habite, ni hijo de hombre que en ella more.”

Jeremías 50:40 Como destruyó Yahvé a Sodoma, a Gomorra y a las ciudades vecinas, no habitara hombre en ella, ni morara en ella hijo de hombre”  

Lamentaciones 4:6    Wau.-  “Mayor ha sido la culpa de la hija de mi pueblo que la de la misma Sodoma, que fue destruida en un instante sin que nadie pusiera en ella la mano.”     

Amós 4:11 “Os trastorne como cuando Dios trastornó a Sodoma y Gomorra…”

Mateo 10:15 (véase 13. 2 Pedro 2) “En verdad os digo que más tolerable suerte tendrá la tierra de Sodoma y Gomorra en el día del juicio que aquella ciudad”
Lucas 17:29 “Lo mismo en los días de Lot, comían y bebían, compraban y vendían, plantaban y edificaban; pero en cuanto Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, que los hizo perecer a todos.”   

---------------------------------------

IGLESIA CATÓLICA