CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

SE QUIERE CORROMPER A LA JUVENTUD


SE QUIERE CORROMPER A LA JUVENTUD
Osvaldo Calvente, director de la escuela
técnica Villanueva, con los libros recibidos.

¿Qué harán los "obispos" de la secta conciliar? ¿Callarán, como tienen por costumbre?


Mendoza, 8/08/13 - Sexo explícito, escenas de lesbianismo, zoofilia, violaciones a mujeres y lenguaje vulgar son parte de los contenidos de libros que envió el Ministerio de Educación de la Nación como material de lectura a escuelas públicas mendocinas y que generaron polémica. Muchos directivos y docentes los han rechazado porque consideran que son inapropiados para púberes y adolescentes.

El vocabulario y las imágenes violentas no son adecuadas para un chico. Tenemos que ofrecer un conocimiento alternativo a la basura que muestra la TV y algunos sitios de Internet”, dijo a Clarín el director de la escuela técnica secundaria Villanueva de Maipú, Osvaldo Calvente.

Uno de los libros es El Inspector Justo y otras historias, de Sanyú, una historieta policial con escenas de sexo y violencia. “Esto de ninguna manera podía estar en la biblioteca escolar. Son textos para adultos y cuando se lo mostramos a la supervisora se sorprendió por el alto contenido erótico”, contó Calvente. Hay otros títulos que fueron cuestionados como Sin novedad en el Frente, de Patricia Breccia, o el libro de Peter Capusotto, del actor Diego Capusotto.

Algunos me han dicho pacata. Pero yo a mis hijos y mis alumnos no les daría estos libros por respeto. En la escuela se deben aprender valores y un lenguaje adecuado”, opinó la profesora de Matemática de la escuela Normal de Rivadavia, Miriam Sobisch, quien compartió estos materiales en la página de Facebook de docentes mendocinos independientes. La docente contó que a un jardín maternal llegó un libro concontenidos escatológicos: “Se enseña a fabricar caca, vómito y mocos y comer todo eso con un globo, luego tomar bicarbonato y eructar”, describió. Y relató el caso de una escuela de San Martín, en el Este mendocino, donde comparten biblioteca los alumnos de la primaria y la secundaria. Dijo que la directora pidió que les repartieran a los chicos los libros enviados por la Nación. “Cuando se acercó al aula, se sorprendió al verlos tan callados, y advirtió que la historieta tenía imágenes pornográficas”.

En el caso del libro de Peter Capusotto los docentes cuestionan el lenguaje vulgar y algunos chistes violentos como los fans suicidas: “Hay frases como: ´Metete tu cariño en el culo o Aquí no se coje´. Además de una guía sobre cómo romper instrumentos. "Si queremos una escuela sin violencia, no podemos dar estos materiales”, opinó Sobisch.

La Dirección General de Escuelas de Mendoza dijo que cada colegio tiene que decidir si los libros que envía la Nación son correctos para los alumnos. “Me parece una respuesta irresponsable. Con qué fondos se pagan libros que serán descartados”, preguntó el director de la Escuela Técnica de Maipú.

Los libros son editados por Colihue, de Aurelio Narvaja, integrante de la agrupación de intelectuales kirchneristas Carta Abierta. Narvaja y Colihue quedaron envueltos en una controversia en abril, cuando su editorial fue una de las más beneficiada s en la licitación para la compra de libros que lanzó el ministro Alberto Sileoni.

La Subsecretaría de Planeamiento y Evaluación de Calidad Educativa de la Dirección General de Escuelas de Mendoza envió un comunicado a los colegios secundarios en el que pidió: “No incorporar para el acceso directo de los alumnos aquellos textos que consideren inapropiados para la formación de adolescentes y jóvenes”.

A última hora de la tarde llegó una circular del Ministerio de Educación de la Nación que aclara que “el material no es de carácter obligatorio” y son los docentes quienes deban evaluar “la pertinencia y el abordaje pedagógico en el aula”.

Fuente: CLARIN

NOTICIAS DE 2013