CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

EL VATICANO DE LA SECTA
CONCILIAR, ACTIVO COLABORADOR
DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL


EL VATICANO PROVOCARÁ UNA GUERRA RELIGIOSA GLOBAL AL PEDIR Y APOYAR LA INTERVENCIÒN DE EE.UU EN IRAK PARA DETENER AL ESTADO ISLAMICO
Miguel Salinas Chávez

Fuentes: Libertad Digital, Mercaba, Arbil Catholic online,  Il Tempo, Clarín,                 Signos de Estos Tiempos

El Vaticano ha roto su tradicional posición pacifista y en voz del mismo "Papa" Francisco se hizo un llamado a detener a los terroristas del Estado Islámico. Esto lo dijo el "Papa" a bordo del avión que lo llevaba de regreso de Corea del Sur a Roma el 18 de agosto pasado: "Es licito detener al agresor injusto, subrayo el verbo: detener. No estoy diciendo bombardear, hacer la guerra, sino detener al agresor".

Pero quien sí pidió intervención militar y específicamente de Estados Unidos fue  "monseñor" Silvano Tomasi, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas que se pronunció a favor de los ataques aéreos de EE.UU contra las posiciones del Estado Islámico en Irak a fin de detener la violencia contra las minorías étnicas y religiosas, en una entrevista con Radio Vaticana"Había que intervenir ahora, antes de que fuera demasiado tarde". A su juicio, en esta situación no solo se precisa ayuda de carácter humanitario, sino también una acción militar. "Aquellos que suministran armas y fondos a los fundamentalistas, [y] los países que los apoyan tácitamente, deben ser revelados", agregó Tomasi, que no habló por cuenta propia sino a nombre del Vaticano, cuya cabeza es el "Papa" Francisco, es decir, este es el sentir y parecer del "Papa" de lo contrario Tomasi no lo hubiera dicho.

Y para tensar más  el asunto está el anuncio hecho en el mismo vuelo de regreso a Roma, en el que  Francisco dijo estar dispuesto a ir en los próximos meses a Irak, lo cual después de esta petición de intervención militar y específicamente respaldando a Estados Unidos, que es el causante de todos los males de Irak, lo convertiría  en blanco de atentados que podrían desatar una guerra religiosa de dimensión mundial, si no se desata antes con sus declaraciones y respaldo a la intervención norteamericana.

Esto es un asunto muy grave y además lleva un gran contrasentido por que como documentamos en la edición anterior de este Boletín, los que están detrás de las acciones terroristas del Estado Islámico, quien los financió y capacitó fueron precisamente las agencias de inteligencia norteamericanas, como quedó demostrado por las revelaciones dadas a conocer en los cables de Wikileaks, que además fueron corroborados por las declaraciones de la ex secretaria de estado Hilary Clinton. Por lo tanto, el hecho de que el Vaticano pida una intervención armada de parte del gobierno de Estados Unidos en Irak, siendo ellos los responsables por las atrocidades cometidas por el Estado Islámico, es como pedir que un satánico lleve a cabo un exorcismo. Además, que el Vaticano dé su respaldo e incluso pida que Estados Unidos intervenga militarmente en Irak, es violentar completamente la soberanía del maltrecho Irak, que lo que menos necesita es que quien lo dejó en ruinas, como fue el invasor Estados Unidos, ahora regrese a “terminar su obra” es decir acabar de disolver a Irak.

Si esto lo trasladáramos al caso de México equivaldría a que el Vaticano pidiera una intervención armada en territorios como Michoacán o Tamaulipas o tantos otros lugares en los que el gobierno federal, desde el sexenio pasado perdió el control y es gobernado por los grupos de la delincuencia organizada, porque en esos territorios han sido masacrados miles de católicos, con lo cual se disolvería la poca soberanía que aún nos queda y quedaríamos a expensas de una intervención extranjera lo que además dispararía las persecuciones contra miembros de la Iglesia por pedir la intervención extranjera, ese es el mismo caso con Irak. Otro caso que podría resultar igual de absurdo es la persecución religiosa de 1926 a 1929 que se desató en México por órdenes del gobierno norteamericano y que ejecutó fielmente el traidor Plutarco Elías Calles. Hubiera sido tan absurdo en aquel momento, como lo resulta ahora en el caso de Irak, que el Vaticano hubiera pedido la intervención militar norteamericana en México para detener la matanza llevada a cabo por parte del gobierno contra los católicos, siendo los mismos norteamericanos los causantes de la guerra.

La reacción violenta del mundo musulmán y especialmente del ala radical diabólica, representado por el Estado Islámico, contra la petición del Vaticano para que el gobierno abortista y contra natura de Estados Unidos intervenga en Irak, podría seguramente desatar una guerra religiosa y de civilizaciones de proporción mundial como no se ha visto desde la época de las cruzadas.

Juan Pablo II admitió la doctrina de la “guerra justa” aunque no la haya utilizado para justificar ninguna de las guerras acontecidas durante su "pontificado" (más bien, se opuso a todas ellas). Por lo que la petición del Vaticano y del "Papa" Francisco de una intervención bélica en Irak va en sentido contrario a lo que fue el llamado a la paz constante e incansable del "Papa" Juan Pablo II. El "Papa" Francisco ha pedido al mundo  “poner fin a estos crímenes”.Aunque sigue guardando silencio sobre el genocidio israelí contra Palestina.

En referencia a la acción militar, el arzobispo Giorgio Lingua, nuncio del Vaticano en Irak, dijo a Radio Vaticano: “Esto es algo que se tenía que hacer, de lo contrario [el estado islámico] no puede ser detenido”.

Tal llamada, prácticamente no tiene precedentes para un enviado "papal" en los tiempos modernos, pero nuestra época es extraordinaria y el Estado islámico no tiene interés en una mesa de negociación. En lugar de ello, el Estado Islámico se inclina al genocidio y la barbarie, exterminando sin piedad a cualquiera que se oponga a ellos como lo documentamos en la edición especial de este Boletín correspondiente a la cuarta semana de agosto.

El Estado Islámico ha reclutado combatientes de la mayoría de las naciones del mundo y llegan más cada día como ya hemos informado. Ellos están motivados por una interpretación agresiva, rabiosa de las escrituras islámicas. Lo más notable es que se consumen en la sed de sangre y están dispuestos a comprometerse y dar a conocer cada atrocidad. Esto atrae a los hombres sádicos de todo el mundo islámico a su causa, los que cometen incluso más atrocidades. Estos hombres no necesitan que se les diga qué hacer. Asesinan para su propio placer, en ellos radica entre muchas otras cosas las diferencias insalvables entre el islam y el cristianismo, mientras la primera es una religión de asesinos la segunda es una religión de mártires.

Esta es la forma más pura del mal que el planeta ha visto en generaciones. No se puede razonar con ellos. Todos reconocemos a los cristianos perseguidos el derecho a la legítima defensa frente a una amenaza existencial; y esta situación desesperada ha propiciado el surgiendo de voces que aseguran que ha llegado el momento en que todos los católicos se unan a los cristianos de Irak y Siria en ‘Oración y Acción’ con la intención de librar al mundo de la maldad del Estado Islámico. Este llamado debe ser apoyado por la inmensa mayoría de los musulmanes moderados.

Los "obispos" que trabajan sobre el terreno respaldan un operativo militar contra la milicia terrorista. Ese fue el mensaje que trajo el arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin, luego de su estadía en Irak.Pero es completamente erróneo creer que el mismo Obama -que todo apunta a que es musulmán- y además es uno de los presidentes más anticristianos que han existido, tenga algún interés en salvar cristianos. Y la llamada del "Papa" a la intervención ya tuvo respuesta por parte del mundo islámico como era de esperarse. Los musulmanes radicales del Estado Islámico lanzaron amenazas y advirtieron que el "Papa" es un “objetivo” del terrorismo. La información apareció la última semana de agosto en el diario romano Il Tempo, en el que se señala que "fuentes israelíes creen que en el punto de mira del EI se encuentra el "Papa" Francisco, el máximo exponente de la religión cristina, por ser 'portador de la verdad falsa'".

Es muy interesante que el origen de la información de esta amenaza venga directamente de Israel, que busca en su tablero geoestratégico provocar una guerra entre cristianos y musulmanes para que se aniquilen mutuamente. Ya hemos documentado la intima relación que existe entre la inteligencia israelí con los grupos terroristas islámicos.

Por supuesto que quienes mejor recibieron la solicitud de intervención hecha por el Vaticano fueron los propios norteamericanos a quienes dicha petición les sonó a música para sus oídos, porque así no aparecerán ante la opinión pública mundial como lo que son: invasores, sino como los “salvadores” que rescaten a las víctimas de la masacre islámica. Y ya se están preparando opciones para abordar al EI tanto en Irak como en Siria, con una variedad de herramientas militares que incluyen los ataques aéreos. Esta opción de ir a Siria a combatir al ejército del Estado Islámico puede prestarse para cobrarle la afrenta a Rusia que evitó la invasión y bombardeo de Siria el año pasado. Y ahora con el pretexto de acabar con los terroristas, podrían volver a intentar -estando en Siria- derrocar al gobierno, aunque el ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, afirmó que el Gobierno de Bashar Al Asad permitirá a Estados Unidos atacar a los yihadistas dentro de sus fronteras, siempre y cuando sea "en coordinación previa" con sus autoridades.

También el gobierno alemán ha dado un giro -al igual que el Vaticano- a su política exterior de la post guerra al anunciar que, respaldando el llamado del "Papa" a “detener al agresor injusto”, mandarán armas al norte de Irak para que los grupos de resistencia iraquíes puedan combatir a los terroristas del estado islámico. Y los mismos "obispos" alemanes apoyaron el envío de armas de Alemania para frenar a los terroristas. Operando la prédica de Francisco para “detener al agresor injusto”, la Conferencia Episcopal Alemana ha sido de las primeras instituciones en apoyar la postura de la canciller Angela Merkel de enviar armas para quienes luchan contra el Estado Islámico,rompiendo un tabú alemán desde la posguerra, al armar a una parte en conflicto que además no es un Estado. El envío, es rechazado por la mayoría de la población en los sondeos y criticado por la oposición.

La opción de la guerra general en todo el mundo que ha buscado detonar en distintas ocasiones Estados Unidos, ahora podría hacerse realidad a través de una guerra entre religiones en la cual el Judaísmo saldría beneficiado junto con el sionismo internacional, como sucedió en la época de las cruzadas y como en aquella ocasión ahora cabe preguntarse si será usado el "Papa" como pieza del sionismo judío de este ajedrez.

Tomado de: Boletín de Información e Inteligencia Estratégica

---------------------------------------

LA SECTA CONCILIAR Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL