CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

COMENTARIO A LA OBRA "SU SANTIDAD" (2)
Carl Bernstein y Marco Politi


CAPÍTULO II

FlLOHEBRAÍSMO DE KAROL WOJTYLA EN SU INFANCIA

   Se consignan en la biografía de Wojtyla hechos significativos que delatan su filiación, por lo menos "adoptiva" (en tanto no se demuestre lo contrario) respecto de los judíos. Se relata cómo su madre, siendo él un niño "le leía la Biblia", "juntos leían las Escrituras"[1]. ¿Hay algo extraño en este hecho? Considerado dentro del contexto, y aún fuera de él, se puede responder: evidentemente. A los niños católicos en los años de infancia de Wojtyla no se les leía la Biblia, conjunto de los dos Testamentos. Lo que de manera especial, aunque tuvieran una Biblia, leían los católicos a menos que fueran estudiosos de la materia, eran los libros del Nuevo Testamento, en particular, los Evangelios. El sentido de toda la Escritura y partes esenciales del Antiguo Testamento lo conocían los fieles a través del Magisterio de la Iglesia, de la Catequesis y cursos de Historia Sagrada, pero no era común que a un niño se le leyese la Biblia en su contexto total. ¿Habría alguna razón por la cual la madre de Karol le leyera la Biblia, las Escrituras?... Porque no es hasta en estos últimos años que la "iglesia" del postconcilio ha venido insistiendo en la indiferenciación de los dos Testamentos, llamándolos "Escrituras" a semejanza del tiempo en que los judíos enseñaban públicamente las suyas. Lo de que el niño Karol leía o leían las Escrituras es una invitación a que los católicos se pongan a leerles el Antiguo Testamento (que es uno sólo con el Nuevo pues ya no se discierne a Jesucristo), a los niños, para que acepten la nueva mentalidad. ¿Había en su familia un origen por el que hubiera esta predilección, y no sólo por los Evangelios y siguientes, como correspondería a una lectura católica de la Biblia en aquel entonces, para un niño?...

   Pero reproduzcamos la parte donde en el capítulo I de "Su Santidad" se resumen como introducción a las

tendencias filohebraicas de Karol Joseph Wojtyla sus relaciones desde la infancia con judíos. Relaciones amistosas y preferentes. Podemos hacer notar, ¿es que siendo un católico el niño Karol no tenía otra clase de amigos que nombrar?, ¿por qué la insistencia en las amistades con judíos? Veamos:

   «Uno de sus mejores amigos y vecinos era Jerzy (Jurek) Klugar, el hijo del Presidente de la comunidad judía de Wadowice, (Ciudad natal de Wojtyla). También era amigo de Regina (Ginka) Beer, una niña judía por quien sentía mucho cariño. Antes se ha hecho notar que muchos de los condiscípulos en la escuela, eran judíos [2] .

La comunidad judía de Wadowice, -se dice- estaba muy bien organizada, y se había desarrollado rápidamente después de 1819, cuando el emperador Francisco I de Austria abolió las antiguas leyes que prohibían a los judíos establecerse libremente en las áreas urbanas. Desde 1830 había rabino y sinagoga en Wadowice... Karol creció en una atmósfera donde judíos y católicos se asociaban con relativa facilidad. Aunque Karol conocía bien a los judíos ortodoxos, que se distinguían por sus bucles y sus gabardinas negras, él solo tenía amistad y trato cotidiano con aquellos judíos liberales que se sentían más cómodos con la sociedad polaca.

   El dueño del apartamento donde vivía la familia Wojtyla era un judío llamado Chaim Balamuth, quien tenía un almacén de vidrios y cristalería. Él era un adinerado hombre de negocios... Desde los tiempos del apóstol San Pedro, ningún pontífice romano había tenido en su infancia un contacto tan cercano con la vida judía»...

   Aquí hay que hacer un comentario. ¿Qué quieren decir? ¿Que ese contacto constituye un privilegio para Wojtyla?, ¿por qué meter aquí "al apóstol Pedro"?.. Ciertamente San Pedro, primer Pontífice, tuvo que tener contactos, y no solo esto, sino trato normal y cotidiano con judíos, puesto que era uno de ellos. Con la vida judía y el culto judío y todo lo demás. Pero en cuanto Simón se convirtió a Cristo y su nombre le fue cambiado por el de "Cefas", -piedra-, Petrus en latín, su contacto con los judíos fue ya sólo con el afán de convertirlos a Cristo. Así consta en la Sagrada Escritura, en los Hechos de los Apóstoles y en particular en las dos Cartas o Epístolas de San Pedro, en las que el Apóstol invita a los judíos a la conversión, dirige y exhorta a la fidelidad a los judíos conversos a Cristo, recordándoles que "para ellos, principalmente, era la promesa". Recordemos sólo un pasaje donde San Pedro predica fuertemente a los judíos instándoles a convertirse. Dice:

   "Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús de Nazareth, varón probado por Dios ante vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por Él en medio de vosotros, como vosotros mismos, sabéis, a éste, entregado según los designios de la presciencia de Dios, le alzasteis en la cruz y le disteis muerte por manos de los gentiles. Pero Dios, rotas las ataduras de la muerte, le resucitó, por cuanto no era posible que fuera dominado por ella, pues David dice de Él..." Y aquí recuerda San Pedro a los judíos las profecías completas de David sobre la resurrección y el reinado del Mesías. Y termina diciendo: "Tenga, pues, por cierto toda la casa de Israel que Dios le ha hecho Señor y Cristo a este Jesús, a quien vosotros habéis crucificado". (Hechos de los Apóstoles, 2, 22 y sig.). Y también por las razones expuestas les insta a creer en Cristo: "Arrepentíos y bautizaos en el nombre de Jesucristo para remisión de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Pues para vosotros es esta promesa, y para vuestros hijos, y para todos los de lejos, cuantos llamare el Señor..." (Hechos, 2, 38, 39).

   Así que si los autores de "Su Santidad" insidiosamente quieren hacer de Simón, después Pedro, un "amiguito" de los judíos, incondicional, porque como judío trató con judíos de niño, el truco no les sale bien ante la gente capaz de descubrir sus ardides. Si se conoce un poco la historia, y la Biblia, la Escritura, de verdad, se estará consciente de que los judíos tramaron las primeras persecuciones a los cristianos, por lo que éstos huyeron de Jerusalén -judíos conversos la mayor parte- y a éstos, desterrados o voluntariamente dispersos, dirige el Apóstol San Pedro sobre todo su segunda Epístola. También consta en la Historia que no contentos los judíos con la persecución desatada por ellos en el año 36, fomentaron durante los tres primeros siglos las persecuciones por parte de los emperadores romanos. Fue una de las causas principales del "holocausto" -ese sí-, de los mártires, (¿o no hay en toda la historia de la humanidad más "holocausto" que el que con cifras exageradas tienen como caballo de batalla los judíos, como víctimas de los nazis?). Dice el historiador de renombre, Bernardino Llorca en su Manual de Historia Eclesiástica: "Respecto a las persecuciones de los cristianos por parte de los poderes romanos".

   "En primer lugar tuvieron lugar a causa de la naturaleza misma del Cristianismo que rechazaba por principio a los dioses y el culto pagano. En segundo lugar, la actividad de los judíos, los cuales, sea por quitarse de encima la odiosidad de que ellos eran objeto, sea por antipatía contra el Cristianismo, fomentaron por todos los medios aquel ambiente hostil".[3]

   Como Romano Pontífice, o sea como primer obispo de Roma, consta en la Biblia que San Pedro no anduvo en componendas con los judíos. ¿Hubiera visitado y honrado San Pedro a Caifás visitándole en la Sinagoga y llamándole "hermano mayor", como lo hace Juan Paulo II con los rabinos sucesores del que crucificó a Cristo?... ¡Qué lavado de cerebro ha tenido lugar para que los católicos vean estos hechos con complacencia!..

   Pero después de estas necesarias observaciones y afirmaciones de la Fe católica, continuemos con las argucias de los autores de "Su Santidad" para instar a los católicos a interesarse por las cuestiones y fiestas judías, como lo hacía el niño Wojtyla:

   "Él, -dicen- conocía las grandes festividades de Israel cuyas celebraciones podía ver desde el balcón de su casa. En el patio podía ver las tiendas de la fiesta del Sukot que organizaba la familia de Ginka Beer, y la Manorah que ponían en la ventana en la fiesta de Januká. (Para que se familiaricen los católicos. Nota nuestra. ¿No había fiestas religiosas católicas que recordara con placer el niño Karol?). El padre de la niña Beer les ofrecía usar el balcón en el Sukot.

   Los sábados Karol podía ver a los soldados judíos acompañados por un sargento, marchar en fila hacia la sinagoga, adonde iban a rezar. Les concedía el permiso de ausentarse del cuartel durante el Sabath, y a cambio de eso, debían presentarse a trabajar los domingos"[4].

   Continúan los admiradores del judaismo, biógrafos de Juan Paulo II: "Cierta vez Jurek tuvo que llegar corriendo a la iglesia de la parroquia para sacar a Karol y llevarlo a un partido. Una señora que se encontraba ahí expresó su sorpresa al ver que el hijo del presidente de la comunidad judía se hallaba frente al altar, a lo cual respondió el joven Wojtyla: "¿No somos todos hijos de Dios"?[5]. Este relato no es inofensivo. Es para que los católicos se acaben de convencer de que "tenemos el mismo Dios"... (miren como el Papa, de niño, estaba ya convencido de que creer o no creer en Jesucristo es igualmente bueno).

CONTACTO IMPORTANTE CON PERSONALIDADES
INTELECTUALES JUDÍAS. DEPENDENCIA DE PENSAMIENTO

   Continuando con el relato que ofrece "Su Santidad" vemos que Wojtyla sentía gran aprecio por un antiguo profesor de su juventud, el filósofo judío Román Ingarden, sobre quien volveremos a tratar más adelante. La influencia de este judío fue decisiva en la vida de Juan Paulo II. Habiendo éste tenido que hacer sus estudios seminarísticos en seminarios clandestinos bajo la dirección del arzobispo Sapieha, en Cracovia, hizo los estudios filosóficos en la Universidad Jagellona, del Estado, donde tuvo por maestro a Ingarden, adoptando la filosofía fenomenológica cuyos fundamentos se habrían de encontrar en todo su pensamiento. Como judío, y como filósofo, Ingarden influyó en el entonces joven Wojtyla.

   Respecto de la relación amistosa que continuó teniendo aún siendo ya arzobispo de Cracovia, nos relatan los biógrafos que en ocasión de que un grupo de estudiantes judíos habían sido acusados de revoltosos Wojtyla "Los defendió públicamente, y en desagravio invitó al profesor Ingarden a dar una conferencia en la ciudad"[6]

   Aquí cabe preguntarnos, ¿acaso no tuvo Wojtyla maestros católicos a quienes admirar e imitar, máxime en las condiciones en que desarrolló sus estudios? ¿Por qué los biógrafos sólo mencionan y exaltan a los judíos? Sencillamente, está a la vista: se trata de una biografía "arreglada", diríamos, amañada, a través de la cual se busca, no presentar todos los aspectos importantes que pueden haber rodeado la vida de un personaje, sino sólo aquéllos mediante los cuales la opinión pública pueda ser inclinada a favorecer, en este caso, al judaismo. Es una obra al estilo de la titulada "Cruzando el umbral de la esperanza" en la cual aparece como entrevistado Juan Paulo II por el periodista Vitorio Messori,[7] con una habilidad tal en la selección de los temas para conducir al lector al efecto deseado, del convencimiento favorable al pensamiento del presentado, que casi se diría que Wojtyla se entrevistó a sí mismo. Sería una gran casualidad el que a los entrevistadores se les hubiera ocurrido hacer las preguntas cruciales cuya respuesta entraña una exposición tan programada de los fundamentos básicos de la nueva teología del Vaticano II que ha explicitado, según lo anunció al principio de su "pontificado" Juan Paulo II.

   Por medio de estos libros, no muy extensos para que los lea el gran público, -"Cruzando el Umbral" tiene 222 páginas-, ampliamente difundidos y con el impulso de la publicidad en torno a Wojtyla por otros medios, la opinión pública, incluso la opinión de los no católicos pero que pueden ser atraídos por el tema -¡Un Papa entrevistado!... ¡su biografía!...- es conducida a conocer y muchísimo a favorecer por ignorancia, el pensamiento de Karol Wojtyla. Amplia difusión tiene también la obra titulada "Signo de Contradicción" [8] que consiste en las meditaciones que siendo ya cardenal Karol Wojtyla predicó a Paulo VI y la curia romana, en los ejercicios espirituales que dio en la cuaresma de 1976. Últimamente ha aparecido un pequeño libro titulado "Un Momento de Paz", que contiene una selección de frases y pensamientos de Juan Paulo II. De esta manera se procura que ninguno en la gran masa de los que saben leer se quede al margen de estas lecciones que constituyen un curso público y accesible.

   Así, repetimos, el relato sobre las relaciones con judíos por parte de Wojtyla que ofrece "Su Santidad" constituye un verdadero aleccionamiento. Estas relaciones aparecen cada vez más significativas y delatan mucho de lo que los autores llaman "la historia oculta" que ya no es tan oculta. Muy significativo es el hecho de que un judío holandés, residente en los Estados Unidos, en una reunión en la Universidad de Harvard, -adonde había acudido el ya cardenal Wojtyla a dar una conferencia invitado por el hebreo-, le haya presentado a la concurrencia con mucha seguridad como "el futuro Papa"[9].

   Henrikk Houthhakker ¿tenía conocimiento anticipado del suceso, porque estaba enterado de una trama?... Hay otras declaraciones similares que se entrelazan. Más adelante veremos.

EL CASO DE ANNA TERESA TYMIENIECKA,
GUÍA INTELECTUAL DE KAROL WOJTYLA

   Houthhakker es esposo de Anna Teresa Tymieniecka, Dra. en filosofía, exalumna también de Ingarden en la Universidad Jagellona, al mismo tiempo que Karol Wojtyla. Ella, polaca, (no se dice que sea de ascendencia judía) siendo catedrática en Harvard, EE.UU., dedicó casi cuatro años en Polonia a ser la maestra de Wojtyla, -en calidad de maestra particular- en Cracovia. El objeto de dicho curso fue el ayudar a Wojtyla -ya cardenal- a reformar la obra de éste titulada "Persona y Acción", obra filosófica de fundamentos fenomenológicos, que el cardenal había ya publicado en una primera edición, y despertando con su contenido el descontento de la comunidad filosófica católica, a causa de que los temas del libro "iban en contravía de la tendencia de la cultura eclesiástica de la época" [10]. Esta "contravía" no era otra cosa que el pensamiento por el que se guiaba y que expresaba Karol Wojtyla y se distanciaba de la filosofía de Santo Tomás de Aquino. Y esta filosofía no era simplemente como dice la Dra. Tymieniecka una simple "tendencia cultural eclesiástica", sino el fundamento obligado de la filosofía católica. Con toda razón ella misma -creyendo hacerle un favor al liberal cardenal- se refiere a que "su trabajo había sido duramente criticado en todos los aspectos por varios filósofos católicos durante un simposio en Lublin, especialmente dedicado a la discusión de su pensamiento" [11].

   Pero Wojtyla pasaría por encima de todos los descontentos con su "contravía" con la seguridad de quien tiene preparado el camino.

   Como un dato interesante de consignar, está el hecho de que la maestra particular de Wojtyla hubiera venido del extranjero a Polonia sólo a ayudar al cardenal a "corregir" su obra "Persona y Acción" para presentarlo en una segunda edición. Tymieniecka vivía entonces en los Estados Unidos, y había sido catedrática de filosofía y matemáticas en varias universidades, además de estar casada con el mencionado judío holandés Houthhakker. ¿En razón de qué, una mujer que estaba establecida en otro país, teniendo cumplidas sus aspiraciones, maestra y casada, abandonaría todo para volver a su nativa Polonia para dirigir a un cardenal en la revisión de un libro, que por otra parte había sido rechazado por la comunidad filosófica católica?..

   Se trata simplemente de que en esta relación se trataba de consolidar algo más. "Persona y Acción" no era un simple librillo, ni cualquier persona el cardenal por el que dejaba todo para convivir con él hasta dieciséis horas [12]" La situación era hermosa, -dice la maestra-. Hacíamos cosas maravillosas, sosteníamos un diálogo filosófico incomparable. Él trabajaba en la cocina...". Aquí cabe intercalar alguna de las cosas maravillosas que hacía el cardenal junto con la Tymieniecka. Él se hospedaba en casa de ella durante los días de su visita a Harvard. Él iba acompañado del padre Dziwisz. Con ella estaba su hijo. La maestra refiere: "Todos íbamos a nadar al lago del vecino. Hacíamos misa debajo de un árbol, en una mesa del jardín, a las siete y media de la mañana para que mi hijo pudiera asistir. El padre Dziwisz hacía de monaguillo. Teníamos animales: un caballo, una cabra y un burro, y estos se acercaban durante la misa a ver qué estaba pasando" [13].

   ¡Por lo visto el cardenal Wojtyla ya se adelantaba y ponía ejemplo en lo de las celebraciones improvisadas!

LOS TEMAS ANTICATÓLICOS DE SU LIBRO LE VALIERON SER PAPA

   Resumamos esta interesantísima cuestión citando las palabras de la maestra Tymieniecka. Dice de la obra del cardenal Wojtyla:

   "Fue un incomparable compañero filosófico. Teníamos una sociedad filosófica. Él también decía eso, pero no sé si realmente lo sentía así. Al menos lo expresaba con mucha intensidad". (Toda la relación entre Wojtyla y su maestra está contenida principalmente en las páginas 146 a 163) de su libro "Persona y Acción"

   "En opinión de Tymieniecka -apoyada por el Dr. Williams y muchos otros expertos en el papado de Wojtyla-, existe una conexión directa entre "Persona y Acción", (la obra de Wojtyla opuesta a Santo Tomás) particularmente en la edición en inglés, y las encíclicas, los pronunciamientos y la filosofía del papa Juan Paulo II...".

   Refiriéndose a la encíclica Veritatis Splendor de Juan Paulo II dice el Dr. Williams:

   "Es parte de su relación. No se le puede entender a él, ni siquiera como pontífice, sin esta encíclica. No podría haber hecho lo que hizo sin esta relación (con Tymieniecka). Ella no puede pasar desapercibida en la descripción de su biografía o de su intelecto"...

   "La doctora Tymieniecka (dicen los biógrafos) nunca afirma que la filosofía subyacente en la versión inglesa de "Persona y Acción" sea obra suya y no de Wojtyla. Su participación según ella misma, consistió en ejercer "cierta influencia". Ella y otros expertos sostienen que su trabajo le permitió a Wojtyla articular y depurar sus ideas a través de lo que ella ha descrito como el desarrollo del "estilo" filosófico del cardenal. Al final, el cardenal Wojtyla escribió en el prefacio a la edición inglesa que la doctora Tymieniecka era la responsable de la "Maduración" del libro y de su "forma ulterior".

   ..."Básicamente (agregan) ella hizo el papel de colaboradora y editora. Antes de la aparición de Teresa Tymieniecka en la vida de Wojtyla, el polaco había sido ignorado, e incluso rechazado, por la comunidad filosófica..."

   Prosiguen: "El doctor Rocco Buttiglioni, protegido de Wojtyla y autor de un libro sobre la filosofía del Papa, también admira el trabajo de Tymieniecka y la llama "la compañera de Wojtyla en un diálogo filosófico" en "Persona y Acción". Dice: "El diálogo con Tymieniecka ayudó al Santo Padre a ahondar en ciertos aspectos de su propio conocimiento. Yo diría que Tymieniecka ayudó a Wojtyla a pensar en la posibilidad de reescribir su propio pensamiento en términos fenomenológicos, y darle una forma fenomenológica a ciertos conocimientos que él adquirió a través de la metafísica tomista"...

   O sea que la Tymieniecka ayudó a Karol Wojtyla, después Juan Paulo II, a hacer más anticatólica su filosofía

   Prosiguen los biógrafos: "Durante cuatro años trabajaron juntos en el manuscrito en Cracovia, Roma, Vermont, Suiza y Nápoles, y mantuvieron un diálogo y una correspondencia regulares que versaban principalmente de filosofía"... "Tymieniecka se dedicó de lleno al proyecto durante cuatro años...".

   Dice Tymieniecka: "En Persona y Acción se encuentran (Antes de Wojtyla hubo dos detentadores del Trono Pontificio de cuyo, itinerario previo, fijado por judíos no tenemos pruebas, salvo su mentalidad judaizante, es decir Roncalli y Montini. De la realción con este último, que también fue preceptor del cerdenal Wojtyla, hay también mucho que decir), sus principales políticas como Papa. Eran la razón por la que fui a Cracovia, la primera vez, la razón, por la cual podía ser el jefe de la cristiandad.

   Aquí hay que hacer un comentario. ¿En razón de qué una mujer sabía qué mentalidad tenía que tener el que fuera el próximo "jefe de la cristiandad"?.. ¿En razón de qué los judíos, en particular?.. ¿No acusa esto claramente la existencia de un plan, y la elección prevista con mucha seguridad de la persona considerada indicada?... La conclusión es: Juan Paulo II fue preparado desde mucho tiempo antes para consumarse en la mentalidad -que ya tenía por principio- propia para ser el (uno de ellos) que desde hace siglos querían poner en la Sede de San Pedro. Pero había uno anterior, de cuya trayectoria fijada por judíos no tenemos pruebas, salvo su mentalidad; es fácil sacar la conclusión: Paulo VI. De la relación con este individuo que también fue maestro particular del cardenal Wojtyla, hay también mucho que decir.

   Pero no hay que dejar de mencionar que el judío Houthhakker; aunque un poco más a la sombra, tuvo también un papel relevante en la elección por judíos de Juan Paulo II. Houthhakker no dejó de comunicarse con Wojtyla. En primer lugar está el hecho de que haya consentido en que su esposa -de la cual no estaba separado- fuera a dar clases al cardenal, -en Cracovia y otras ciudades del mundo-, conviviendo en la misma ciudad, o siguiéndole a todas partes para cumplir su finalidad, -finalidad agradable a su discípulo Wojtyla-. Houthhakker, interrogado por los biógrafos, -tenían que intercalar alguna explicación a lo que todo el mundo se preguntaría- manifiesta que "ambos tenían diferentes esferas de intereses"... Aquí cabe decir que no lo parece, dada la importancia que también tuvo para el marido de la maestra particular de Wojtyla la relación con el cardenal. Houthhakker, decimos, continuó su relación con Wojtyla ya siendo éste "pontífice". Y también colaboró activamente a dar a conocer al discípulo de su esposa en diferentes círculos importantes. Tan semejante era la "esfera" de trabajo del profesor judío, que fue él quien le presentó ante la comunidad de Harvard como "el futuro Papa". Esto hubiera podido ser una ironía sarcástica para el cardenal Wojtyla, sino hubiera tenido seguridad el profesor. Un polaco desconocido, -pero muy conocido en ciertos círculos-, cuya filosofía de aprendiz había sido rechazada públicamente por la comunidad filosófica católica, ¿cómo podía ser presentado nada menos que como futuro Papa, en un país distante del suyo propio y a gente universitaria?.. El cumplimiento no fue pues, de una profecía, sino de un PLAN.

   Creemos que no hay quien habiendo leído la obra "Su Santidad" pueda llegar a otra conclusión. El libro es una especie de loa, de bandera de triunfo. Pero además están la palabra y obra de Juan Pablo II favorecedoras del imperio judaico de los espíritus, de la tierra, y... del cosmos, pues todo es "cósmico" en esta seudo-teología judeo-esotérica de Juan Paulo, por parte del Vaticano II, conciliábulo en el que influyó intensamente la judería.

   De Houthhakker se menciona en la biografía una visita a Wojtyla siendo éste ya el Papa que querían. Lo que se menciona en las breves líneas lo deja a uno en puntos suspensivos, en "libre interpretación". Dicen los biógrafos: "Más adelante, en una conversación que sostuvo Houthhakker con Wojtyla en el Vaticano cuando éste era ya Papa, trató de hacerle ver los méritos del capitalismo y la democracia, pero me dio la impresión de que mis palabras eran inútiles".

EL CARDENAL WOJTYLA DADO A CONOCER
POR LOS JUDÍOS COMO PREPARATIVO

   Después de que, como declara la Dra. Tymieniecka "ella y el futuro Papa habían trabajado juntos en la revisión del original polaco de Wojtyla, 'Persona y Acción' donde él se inclinaba por la filosofía contemporánea la Fenomenología, a expensas del Tomismo, es decir, la doctrina de Santo Tomás que durante siglos ha sido la guía de la filosofía católica"; ella "contribuyó a darlo a conocer". Ayudó a planificar su primera visita larga a Estados Unidos y logró hacer que la Universidad de Harvard lo invitara a dar su primera conferencia en ese país. A través del Delegado Apostólico para Estados Unidos, Tymieniecka logró concertar otras citas en Washington. Logró que lo invitaran a tomar el té con el presidente Ford en la Casa Blanca; -el cardenal no pudo asistir por dificultades de horarios- y envió a los medios de comunicación montones de comunicados de prensa en los cuales se anunciaba la visita a Estados Unidos del distinguido cardenal polaco, del cual se hablaba en Europa como posible candidato al papado"...

   "En 1972 y 1973, Tymieniecka les hablaba mucho a sus estudiantes sobre "el libro genial" del cardenal Wojtyla. Cuando la invitaron, en la primavera de 1973 al Congreso Internacional Séptimo Centenario de Tomás de Aquino, en representación del comité científico de la academia estadounidense, Tymieniecka fue a Polonia a invitar al cardenal a que presentara una ponencia en la sección de fenomenología, en la cual ella iba a ser moderadora", (obsérvese que no se invitaba al cardenal a hablar sobre Santo Tomás de Aquino sino sobre Fenomenología).

   Aquí cabe un comentario: Por muy presentado e invitado, por lo visto casi a la fuerza a través de lo que "logró" su maestra la Tymieniecka, Wojtyla no lograba ser un agradable huésped en los círculos filosóficos, y esto lo declara la misma mujer: "Mi primera conversación con el futuro traductor (que traduciría la obra de Wojtyla, del polaco al inglés, en su primera versión)... bastaría para sacar a la luz las enormes dificultades que iban a surgir en el proceso de vertir el libro al inglés. Las críticas que manifestaron los académicos polacos parecían justificadas en muchos puntos. Cuando yo cuestioné al autor a este respecto, él admitió que nunca había editado su libro para la publicación, y que después de mecanografiado el texto sencillamente lo habían publicado sin más"... ¿Quiénes "lo editaron sin más" como tiende, sin su permiso?..

   Sobre el método "desbaratado" de Wojtyla dice la misma Tymieniecka: "Este había sido siempre el método de Wojtyla, y parece ser una de las razones por las cuales muchos de sus escritos son considerados vagos, difíciles, e inaccesibles. Además de las innumerables deficiencias en el texto, se encontraban frases sin terminar, errores gramaticales, expresiones vagas, gran cantidad de repeticiones y análisis sin concluir"; esto es lo que dicen los biógrafos de Wojtyla. Por esta razón fue enviada la maestra a hacerse cargo de reescribirle el libro para que contuviera aceptablemente, -lo más que se pudiera- las razones por las cuales "él sería apto para ser el futuro jefe de la cristiandad". Con su filósofo a medias la Tymieniecka lo empezó a presentar, aunque para los conocedores en la materia no era bien visto. La maestra no perdía ocasión de recomendarle. "Les hablaba mucho a sus estudiantes sobre "el libro genial" del cardenal Wojtyla", dice la obra. Así "logró" llevarle al congreso de Aquino en Nápoles y en Roma. Y en ese entonces también aceptó el cardenal a contribuir con más ponencias para la publicación Analecta Husserliana, una publicación de la Sociedad Internacional Investigativa Husserliana y Fenomenológica, de la cual era directora Tymieniecka. Hursseliana la revista, por la línea filosófica contraria al Tomismo, del autor de la Fenomenología, -línea misma de Wojtyla-. Se puede deducir de todo el asunto de la obra "Persona y Acción" del cardenal Wojtyla, que el libro tuvo por objeto el tener un pretexto para introducirle en los medios intelectuales, y a través de éstos en los políticos, presentándole no como gran filósofo, -que la Tymieniecka y los biógrafos admiten que no lo era-, sino como EL HOMBRE CUYA IDEOLOGÍA ANTICATÓLICA Y PRO JUDAICA LO HACÍA APTO PARA SER EL PRÓXIMO FALSO PONTÍFICE DE LA IGLESIA CATÓLICA. Si alguien duda de esto, que se deduce claramente de la mencionada biografía, expóngalo. Será por que es de los que dice el Evangelio que "tienen ojos y no ven".

   Ahora bien, ¿qué papel tuvo en todos estos antecedentes del "futuro jefe de la cristiandad" el seudo pontífice Paulo VI?... El asunto da para un libro, pero lo expondremos brevemente en siguientes páginas.

EN QUE ACABÓ LA HISTORIA YA NO OCULTA
DE LA OBRA DE WOJTYLA "PERSONA Y ACCIÓN"

   Hay que relatar el colofón de la obra "anzuelo" de Karol Wojtyla, hombre hecho y derecho que se dejó llevar de la mano por la maestra Tymieniecka. Nos quedamos en que la Dra. Tymieniecka ayudó a Wojtyla a "repensar" su libro en vistas a una traducción del mismo de la edición polaca al idioma inglés, ya que la edición polaca, como vimos arriba, era un desastre en todos sentidos. En 1977 fue publicado en inglés "Persona y Acción"; relatan los biógrafos que "el cardenal Wojtyla reconoció profundamente su deuda con la señora Tymieniecka en una introducción manuscrita reproducida en el libro, y un mes antes le había cedido a ella los derechos mundiales de esta nueva versión en inglés, que él aceptaba como única edición. Él indicó que todas las futuras ediciones deberían ser traducidas a partir de éste y no de la versión original en polaco".

 Pues binen, el asunto de1 libro de Wojtyla es muy significativo no sólo en el aspecto de su contenido y revisión posterior por una mujer (que no era una Catalina de Sena, por cierto) Del affaire del mencionado libro se puede colegir también la ligereza con que se actuó eligiendo a un "fenomenólogo" como Papa, o lo que también podría ser (y podríamos inclinarnos por lo siguiente) que pues en los círculos intelectuales adonde había llevado la maestra a Wojtyla, su filosofía no había sido bien recibida por muchos, -filósofos católicos y a través de ellos muchos católicos enterados-, los del Vaticano tenían que ver cómo acomodar la situación, quitáandose el necesario sanbenito de ignorantes de encima. Así fingieron, -de otro modo no pudo ser, pero quedaron peor-, un dizque rechazo de la obra del "Papa" que ya recorría el mundo con las bendiciones a la Tymieniecka. Dicen los biógrafos:

   "Cuando Wojtyla se convirtió en Papa (en 1978), una comisión papal nombrada para deliberar sobre la manera como debería manejarse el repentino valor de la obra literaria de Karol Wojtyla, (¿repentino? Entonces no sabían ni siquiera quién era el sujeto ni sus andanzas literarias) le pidió al Papa que desautorizara el trabajo que había realizado con la señora Tymieniecka, que recuperara los derechos de "Persona y Acción" y volviera a designar el original polaco como el texto auténtico. Los representantes del Vaticano trataron sin ningún éxito de detener la publicación y la distribución de la versión del libro de Tymieniecka". Los pobres no sabían que en el nuevo Vaticano la autoridad se había venido abajo, y solo fungía para recomendar el diálogo y fraternidad con los judíos...

   Prosiguen los biógrafos: "Juan Paulo II no cuestionó las recomendaciones ni las acciones de la comisión". O sea, -que les hizo el juego haciéndose el ajeno- Continúan: "A continuación se produjo un distanciamiento entre el nuevo Papa y la señora Tymieniecka". ... en las siguientes líneas dicen:... "Aunque él siguió escribiéndole regularmente, (dice ella) cada mes..." Por fin, ¿en qué consistió el "distanciamiento"? Por lo visto continuó el "diálogo fraterno y la colaboración conjunta" -como dice Juan Paulo II- que debemos tener con los judíos. La Tymieniecka ayudó a hacer el juego a los del Vaticano y a Wojtyla, como se lee en esta "historia oculta". Hasta dicen los biógrafos que ("entretanto que seguía la afectuosa comunicación de maestra y discípulo), ella contrató abogados y pensó en demandar al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Romana o a su representante por infringir derechos de autor"... ¡Aquí nos están diciendo claramente que la autora era ella!.. "Tymieniecka comenzó a recopilar meticulosamente el registro de su trabajo conjunto y de su correspondencia, y envió este material a varias personas para que lo custodiasen y eventualmente lo publicaran después de su muerte. Contra los deseos del Vaticano, ella persistió en publicar este trabajo de equipo que sigue siendo la versión en idioma inglés. Cuando el libro salió publicado, el Vaticano lanzó una campaña en la prensa católica contra el trabajo de Tymieniecka, dando a entender que ella había usurpado el pensamiento de Wojtyla, y que el resultado había sido una interpretación excesivamente fenomenológica de las ideas del Pontífice. Ella calificó el silencio público del Papa en esta disputa como una 'traición' personal, aunque luego se restableció nuevamente su relación"... Observamos anteriormente como nunca se interrumpió.

   Todo este teatro en torno al libro de Wojtyla -o de quien sea en realidad, pero que lleva su nombre-, sólo tuvo el objeto de hacer propaganda en torno a "Su Santidad" y sus ideas; a Dios gracias la gran masa no sabe lo que es la Fenomenología, y ya ni los seminaristas lo que es el Tomismo, pero la propaganda sirviendo a sus fines es la labor esencial de los judíos. Tan seguro estaba de su poder Karol Wojtyla arribando al trono, y lo mismo seguros de su triunfo los de la secta judía que sabían que nadie iba -por dar a conocer sus herejías- a descalificar (los que estaban luchando estaban prácticamente silenciados por la fuerza de los judíos también) el pensamiento de Wojtyla que tampoco se podía llamar "excesivamente fenomenológico"; la fenomenología es un fenómeno del pensamiento de Juan Paulo II que se queda atrás en comparación con las otras "influencias" de filosofías ateas, teogonías paganas y herejías viejas y nuevas que campean en su "pensamiento".

   Pero volviendo al final del traído y llevado libro, -jamás pensamos que una obra de un Papa armara tanto escándalo en todos los siglos-, Wojtyla se mofó de los católicos ingenuos, y proclamó su triunfo a la vez, a través del vocero del Vaticano, -vocero del Papa-, el doctor Joaquín Navarro Vals; lo ponen como colofón los biógrafos de "Su Santidad", y hasta mencionando que los académicos polacos sostenían que la edición en inglés tenía errores:

   "El doctor Joaquín Navarro Vals, -vocero del Papa , admite que la comisión (nombrada para deliberar sobre el libro) actuó de manera "sobreprotectora" en el manejo del asunto Tymieniecka. Él también admira su trabajo. Dice: "El libro es más fenomenológico que Tomista, pero en eso consiste su belleza... (lo dejemos a la libre interpretación). Desde el punto de vista filosófico y literario, constituye un excelente análisis. Creo que este es el último libro sobresaliente escrito sobre fenomenología"... Explica así el comportamiento de la Comisión: "Imaginen la situación de un nuevo Papa con cierta cantidad de producción literaria y filosófica. Es un Papa no italiano y la mayoría de la gente no conoce el trabajo de Wojtyla. La Comisión quería proteger la imagen del Papa. La confusión con todas estas circunstancias podía ser enorme, la situación era tan nueva (¡Novísima!) que la reacción fue: hagámonos cargo de cómo puede interpretarse".

   Y así, con esta "voz oficial" se daba la explicación final, y portazo al asunto. Los biógrafos se explayan sobre lo que puede llamarse el resumen de la farsa, y hacemos notar que en pocas páginas repetidamente han mencionado el "anti-tomismo" de Wojtyla. Esto para que todos los judíos y masones conspiradores, liberales y modernistas del mundo estén completamente seguros, con pruebas hasta la saciedad, de que se ha logrado poner en la Silla de Pedro, (no de manera formal) aparentemente, a uno de los que la secta soñó.

   Veamos en estas líneas lo que se puede llamar el resumen de la farsa sobre el libro de Wojtyla, y una afirmación más de que su pensamiento es anticatólico:

   Dicen: "Existen dos razones básicas que explican la reacción del Vaticano, según el Dr. Williams y la Sra. Tymieniecka: la primera es que el Vaticano temía que se propagara la noticia de que una mujer conocida personalmente por Wojtyla había influido sobre el pensamiento y la escritura del Papa futuro. La segunda es que la obra en la cual habían trabajado juntos -una extensa revisión original polaca de la obra "Persona y Acción"-se inclinaba por la filosofía contemporánea de la Fenomenología, a expensas del Tomismo, es decir, de la doctrina de Santo Tomás de Aquino que durante siglos ha sido la guía de la filosofía católica".

   Ahora bien, el Vaticano pasó con Wojtyla por encima de las dos razones, la segunda la más significativa. En cuanto al Dr. Williams, no podemos dejar de mencionar que es un ministro protestante que asistió como observador al "concilio" Vaticano II, donde se hizo amigo del obispo Wojtyla. Esto lo mencionan en la misma página los biógrafos. Hay que hacer notar cómo las relaciones se entrelazan significativamente. ¿Era este Williams amigo ya de la Tymieniecka?.. Electivamente; lo declaran los biógrafos; tan unido estaba al grupo que pudo en 1981 escribir un libro titulado "La mente de Juan Paulo II: orígenes de su pensamiento y acción". Este protestante, Dr. George Hunston Williams, catedrático de Harvard Divinity School, estaba con seguridad relacionado con el Dr. Henrikk Houthhakker, esposo de Tymieniecka y catedrático también de Harvard. Y como dato significativo sobre lo que podemos llamar "el plan de Harvard" está el hecho que mencionan los biógrafos sobre la custodia que en la Universidad de Harvard se tiene, de los papeles referentes al trabajo conjunto de la Tymieniecka y Wojtyla. Terminemos esta cuestión sobre la obra de Wojtyla con este dato significativo:

   "La historia de este impresionante trabajo conjunto está registrada en su correspondencia (entre Wojtyla y Tyminiecka) más de noventa cartas guardadas bajo llave en una biblioteca de la Universidad de Harvard".

   O sea, si de verdad se quisiera por parte del Vaticano negar la "autoría" conjunta de la obra de Wojtyla u otras cuestiones a exponer, ya saben que todo lo referente a este "impresionante" conjunto está listo para salir a luz  pública en diarios, televisión, Internet y lo demás que aparezca, para darles el mentís. Y además están dejando la constancia, enterando a los suyos propios de la secta, acerca de donde están tan interesantes datos.

sigue

---------------------------------------

WOIJTYLA - JUAN PABLO II

LOS "PAPAS" DEL CONCILIO VATICANO II

__________________________________________________

[1] Su Santidad, págs. 30-31. 18.Ibid., págs. 40-41. 
[2] Ibid., págs. 40-41.
[3] Manual de Historia Eclesiástica. Bernardino Llorca, Editorial Labor, Madrid 1946, Pág. 61. 
[4] Su Santidad, pág. 41. 
[5] Ibid., pág. 42. 
[6] Ibid., págs. 138, 139.
[7] Cruzando el Umbral... Pág. 8.
[8] Signo de Contradicción. Datos de la Nota No. 2.
[9]   Su Santidad. Pág. 159.
[10] Ibid., pág. 158. 
[11]   Ibid., pág. 155.
[12] Ibid., pág. 151. 
[13] Ibid., pág. 160.