CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

Revista Roma N° 110 - Octubre de 1989
LA PRIVACIÓN DE LOS SACRAMENTOS

Michel Louis Guérard Des Lauriers, O.P.


LA PARÁBOLA DEL BANQUETE Y LOS SACRAMENTOS

El Banquete es, directamente, el Banquete de la Cruz, la cual es para nosotros en la tierra no sólo la prueba sino la sustancia del Amor. Esto no puede evidentemente ser VERDADERO, es decir, ser REALIDAD, sino en la Santísima Fe. El error de una gran parte (la mayor parte, desgraciadamente) del actual tradicionalismo, de Ecône en particular, consiste en reducir el Banquete de la Cruz y de la Santísima Fe, al de los sacramentos.

Sin embargo, lo que salva es la FE. Los sacramentos no son instrumentos (cuasi necesarios) de la salvación sino a condición de ser Sacramenta Fidei. Se desinteresan, EN LOS HECHOS, de la Cruz y de la Fe, todos los que consideran solamente los sacramentos. Y subvaloran por otra parte el alcance de los sacramentos ordenando a estos últimos para la utilidad (espiritual) de tal grupo particular, no comprendiendo en la práctica que los sacramentos tienen, DE DERECHO, un alcance eclesial, y que se altera su naturaleza si se acepta que puedan ser EN PRINCIPIO el privilegio de un grupo particular.

El Banquete es el de la Cruz, del AMOR CRUCIFICADO que es para nosotros en la tierra la sustancia del AMOR. “Omnia parata sunt” se interpreta fácilmente en esta perspectiva. El Maestro ha preparado el Banquete con Su Corazón, con Su Madre, y tiene para todo invitado una Mirada que le hace probar el sabor de la Cruz que le ofrece como para compartir la Suya. Los invitados juzgados dignos de este favor, y que lo rechazan porque están aficionados a “sus” sacramentos, no gustarán nunca el verdadero Banquete. Nescio vos!

Ayudémonos mutuamente a recibir el Banquete de la Cruz, en la Santísima Fe que da acceso al AMOR CRUCIFICADO.

Revista "Roma" N° 110, Octubre de 1989 Pg. 54

---------------------------------------

ÍNDICE DEL N° 110