CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA TRAMPA DE LA MISA DEL MOTU


R.P. Anthony Cekada
www.traditionalmass.org

La trampa del Motu

DOCUMENTO EN FORMATO PDF: PULSE AQUÍ

A pesar de las elaboradas garantías que Ratzinger trató de establecer, la Misa del Motu causará conflicto inevitablemente entre los adherentes al Vaticano II.

No se que pasa en otras partes del mundo, pero probablemente puedo predecir la forma en que esto se desarrollará en las zonas suburbanas de los Estados Unidos, donde reside actualmente la mayoría de los católicos del Novus Ordo. Allí, en iglesias arquitectónicamente indistinguibles de cadenas de restaurantes y filiales bancarias, comités de laicas “autorizadas” y agresivas, tanto asalariadas como voluntarias, junto con las ocasionales y liberadas “religiosas”, ahora dictan las políticas y prácticas parroquiales. A ellas y a sus conciudadanos les gusta la Misa y la religión fácil del Vaticano II tal como es.

Si un neo-coadjutor (el típico “Padre Pepe”, de más de 30 años, con sobrepeso y en su segunda profesión) anunciara que, gracias al Motu Proprio, él estará exhibiendo todo el arsenal litúrgico antiguo que compró en“eBay” y empezara a celebrar la Misa antigua en latín los domingos a las 10 de la mañana, una insurrección de proporción parroquial, a la que no le faltarían las protestas al obispo y una masiva campaña mediática, sería organizada por el soviet de mujeres.

Multipliquen esto en unas cuantas parroquias por diócesis, y podrán ver los conflictos que la Misa del Motu podría causar en el enemigo. Una casa dividida no puede mantenerse en pie, y las divisiones que profundicen la descomposición de la nueva religión solo pueden acelerar la restauración de la antigua, ¡quod Deus det!

4. Bengalas de Advertencia para los Tradicionalistas Comprometidos

La mayoría de los viejos tradicionalistas detestan cualquier modificación de la Misa. Ratzinger, no obstante, dio a entender que hay algunos cambios que podrían estarles esperando en su Misa del Motu local: fiestas de nuevos santos, prefacios nuevos y lecturas en vernáculo; ni siquiera ha quedado claro si no habrá que usar incluso el leccionario de Bugnini.

¡Qué bien! Bromear así con la Misa antigua hará que los viejos estén muy inquietos, les alertará sobre el juego de Ratzinger (eso espera uno), e incluso quizá los inicie en el camino de pensar que modernistas como Ratzinger son el problema, no la solución, para los verdaderos Católicos.

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

NUEVA RELIGIÓN: NUEVOS RITOS