CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

3 de marzo
SANTOS EMETERIO Y CELEDONIO, MÁRTIRES
P. Juan Croisset, S.J.


Detalle del retablo del martirio de San Emeterio y San Celedonio, restaurado en 2011, en la catedral de Calahorra
Detalle del retablo del martirio de San Emeterio y San Celedonio,
en la catedral de Calahorra (restaurado en 2011).

Entre los prodigios de valor que manifestaran los Mártires de Jesucristo en tiempo que los gentiles perseguían á la Iglesia con la mayor crueldad fue y ha sido memorable en todos los siglos el de san Emeterio y Celedonio, hijos, según refieren varios escritores, de san Marcelo, centurión de la legiónn qne tenían tos romanos en la ciudad de León, una de las principales de España, donde los Santos siguieron la profesión militar desde su juventud. Educados en la religión cristiana por un padre que mereció la corona del martirio, persuadidos firmemente que fuera de ella no hay salvación para los hombres, luego qne supieron la cruel persecución que suscitaron los emperadores de Roma contra los discípulos de Cristo, encendidos en vivísimos deseos de testificar con su sangre las verdades infalibles de nuestra santa fe, resolvieron de común acuerdo hacerlo así, manifestando en su defensa el brío militar, de que se hallaban asistidos, ante los perseguidores. Para alentarse á una acción tan gloriosa, que serviría de ejemplo capaz de animar á no pocos fieles tímidos á vista de los estragos que en ellos hacían los gentiles, habló Emeterio á su hermano en estos términos: Ya sabes, Celedonio, hace muchos años que servimos á las potestades de la tierra en la guerra del mundo, sin otro objeto que el del honor y premios caducos, arriesgando nuestra vida en las funciones militares. Supuesto que al presente se nos ofrece otra guerra más noble, más digna y másmeritoria contra los enemigos de Jesucristo, cuyos premios son eternos, vamos a lograrlos en un combate laudable.

No necesitas, respondió Celedonio, gastar palabras para que te siga en una resolución tan acertada: estoy muy bien persuadido de la gran diferncia que hay entre los premios indefectibles del cielo y los perecederos temporales del mundo, que son los qque pueden solamente lograr los hombres en esta vida. Hace mucho tiempo que suspiro por aquellos a costa de una expedición que los merezca, pronto a derramar la sangre por amor de Jesucristo. Alentados los dos hermanos con estas y otras semejantes expresiones, nacidas de unos corazones abrasados de la llama del amor divino, sin esper a ser llamados manifestaron públicamente su fe á los gentiles. Pero, o bien fuese su primera confesión en León de donde fueron conduoidos presos á Calaborra, según quieren unos; ó ya en esta ciudad, como escriben otros, todos convienen que en Calahorra tuvieron su glorioso combate contra los enemigos de la religión cristiana, donde el gobernador romano ejecutaba con los fieles que rehusaban sacrficios a los ídolos, sus acostumbradas crueldades; presentados al tribunal de aquel impío, le reprendieron cara á cara los dos hermanos con grande valor y espíritu la injusticia de sus procedimientos contra la inocencia de los Cristianos, declamaron sobre las necedades y delirios de las supersticiones adoptadas por el gentilismo, y manifestaron con admrables discursos las verdades inefables de la religión de Jesucristo.

No es fácil explicar la cólera que concibió el magistrado al oir semejante lenguaje, que graduó por uno de los mas criminales atentados contra los príncipes del mundo á su presencia; y queriendo vengarse, mandó poner en una dura prisión á los santos Confesores, donde les tuvo padeciendo mucho tiempo con el perverso fin de prolongar su martirio, tan dilatado, que según escriben varios, les crrció excesivamente la barba y el cabello, haciéndoles después sufrir tormentos inauditos.

Prudencio, uno de los más antiguos y más célebres entre los poetas latinos, que compuso á fines del siglo IV un poema importante, bajo el título de las Coronas, en honor de algunos ilustres Mártires de España, consagra parte de él á los elogios de los dos hermanos Emeterio y Celedonio, quejándose en los términos mas vivos de la malignidad con que los perseguidores hicieron perecer las actas ó proceso judicial, formado contra los Santos, con la impía intención de abolir la memoria de un suceso tan memorable, robándose asi el conocimiento específico de las generosas respuestas que dieron al juez, y géneros de penas que sufrieron. Lo que la fama pudo arrancar á esta intención bárbara por el canal de una tradición fiel se reduce á lo dicho, y á que los tormentos que padecieron fueron de los mas crueles y exquisitos: así lo afirma el Padre san Isidoro, quien escribe, que por ser tan enormes y bárbaros, tuvieron vergüenza los gentiles de que llegasen á hacerse públicos, valiéndose de todos los medios que pudieran contribuir á ocultarles, para que no se supiese en el mundo hasta dónde llegó el valor de los dos esforzados militares de Jesucristo, que sufrieron todos cuantoá artificios pudo discurrir la obstinada ceguedad de los paganos, con el perverso fin de rendir su constancia, porque de ello resultaría sin la menor duda la mayor confusión del gentilismo, y seria un convencimiento del ningún poder de los falsos dioses, á quienes tributaban cultos.

Últimamente, viendo los perseguidores frustradas todas sus tentativas para vencer á los santos hermanos, unos en la fe, unos en los sentimientos, unos en la fortaleza, y unos en el valor y espíritu, mandó el gobernador degollarles, no encontrando otro arbitrio: ejecutóse la sentencia en el dia 3 de marzo del año 298 según unos, ó 306 según otros, cerca del rio llamado antiguamente Araneto, hoy Arnedo. En el momento que les derribó las cabezas el verdugo, sucedió el prodigio, de que fueron testigos oculares los mismos gentiles, de elevarse por el viento hasta las nubes el anillo del uno y banda del otro, lo cual se tuvo por una cierta seguridad de la gloria con que Dios recompensaba la fidelidad y pureza de los Santos, de cuyas cualidades son símbolo la banda blanca y anillo de oro. San Gregorio de Tours no ha olvidado esta circunstancia en el elogio que hizo de estos dos ilustres Mártires, reputándola por un gran milagro.

Los venerables cuerpos de los Santos parece fueron por entonces sepultados en la ribera del rio dicho, donde se mantuvieron ocultos todo el tiempo que duró el furor de la persecución, y descubiertos luego que cesó la tempestad: después de sus traslaciones al monasterio de Leger en la diócesis de Pamplona, según escribe Yepes, y de la que sostienen otros a Sellés en Cataluña, [1], de cuya verdad prescindo, se conservan hoy en la iglesia catedral de Calahorra, donde se les tributa el culto y honores correspondientes á los de patronos de la ciudad y toda la diócesis, que por su intercesión ha conseguido del Señor muchos y muy grandes beneficios. En cuanto a las cabezas de los Santos, se cree halladas en uno de los puertos de la montaña, llamado antiguamente de San Emeterio, y en el dia Santander, en cuya iglesia permanecen con el honor y veneración debida.

La Misa es en honor de los santos Emeterio y Celedonio, y la Oración la siguiente:

Ó Dios, que diste fortaleza á los gloriosos mártires Emeterio y Celedonio para confesar tu santo nombre; concédenos, piadosísimo Señor, que, pues veneramos en la tierra sus sagrados cuerpos, lleguemos á gozar también de su compañía en los cielos. Por Nuestro Señor Jesucristo, etc.

La Epístola es del capitulo m del libro de la Sabiduría.

Las almas de los justos están en la mano de Dios, y no llegará á ellos el tormento de la muerte. Pareció á los ojos de los necios que morían, y se juzgó ser una aflicción el que saliesen de este mundo, y una entera ruina el separarse de nosotros; pero ellos están en paz: y si han sufrido tormentos en presencia de los hombres, su esperanza está llena de la inmortalidad. Habiendo padecido ligeros males, recibirán grandes bienes; porque Dios los tentó, y los halló dignosde sí. Probólos como al oro en la hornilla, y recibiólos como á una hostia de holocausto, y á su tiempo los mirará con estimación. Resplandecerán los justos, y correrán como centellas por entre las cañas. Juzgarán a las naciones, y dominarán á los pueblos, y su Señor reinará eternamente.

REFLEXIONES

Las almas de los justos las tiene Dios en su mano. ¿Qué consuelo podrá igualar á la satisfacción que engendra por sí sola esta sentencia? ¿Quiénes, sino los justos, podrán gloriarse de un apoyo tan fuerte, tan sólido, tan duradero, tan incontrastable? La mano de Dios, que es decir aquella virtud infinita que sacó de la nada los cielos y la tierra; aquel poder inmenso, á que no se encuentra oposición ni resistencia; aquella fuerza y valor que postra todo poder de los asírios, y nubla en un momento todo el resplandor de sus victorias; aquel dominio omnipotente que manda á las olas del mar Bermejo que se rompan y formen dos murallas mientras se salva, el pueblo electo, y que se junten y sumerjan al Faraón con todo su ejército: la mano de Dios, que es la omnipotencia de Dios, inseparable de su justicia, de su bondad, de su misericordia y de todos sus atributos, es el sitio, el castillo y muro donde los justos se refugian, y en donde colocan su seguridad y confianza.

Por eso están seguros de que pueda tocarlos el tormento de la muerte. No solamente de la muerte eterna, que es la que temen los justos, sino de la muerte temporal, la cual miran con ojos distintos y con diferentes respetos que la miran los impíos. Para estos la muerte es el mayor de los males, y los tormentos que la acompañan lo mas horroroso entre todas las miserias; para los justos es una condición necesaria para haber de gozar de su Dios. Para los impíos es el cúmulo de las amarguras, porque los remordimientos de su conciencia los despedazan; sus delitos los condenan; la necesidad de dejar para siempre aquellas desventuradas delicias, en que fijaron su corazón, los devora; y la consideración de que van á ser juzgados en una mala causa los llena de turbación y de congoja. Pero los justos consideran la muerte como un sueño, la tranquilidad de su conciencia se la representa como un descanso: ya van al tribunal en donde se han de examinar sus obras; pero saben que estas son arregladas á las leyes de Dios, y al juez le miran con el carácter de su padre y de su amigo: saben finalmente que si se deshace y desmorona la terrena habitación de su cuerpo, Dios les tiene preparada una casa eterna en los cielos, que no está fabricada por mano de hombres, como dice san Pablo. (II Cor. v).

Por eso se equivocan tanto los ojos carnales cuando ven una muerte cercada al parecer de tormentos; cuando ven á los justos que son destrozados en el suplicio por los azotes, los ecúleos, los peines de hierro, las espadas y los cuchillos. Todos estos instrumentos de horror eran para los Mártires de más agradable aspecto que los manjares y las rosas; porque aunque en realidad padecían tormentos delante de los hombres, abrigaban en su pecho una esperanza inmortal de las éternas recompensas que se los hacia dulces y aun deliciosos. Conocían que sus martirios eran unas pruebas que Dios hacia de su fe; y que de ellas resultaban purificados y refinados, y acrisolados como el oro, para recibirlos como holocausto agradable á sus divinos ojos, del cual solo él había de participar, á diferencia de los otros sacrificios.

Pero aun hay mas razones de consolación para los esforzados soldados de Jesucristo, llamados de las divinas Letras por excelencia los justos. Sabían que eran infalibles las divinas promesas, y sabian cuan magníficas eran estas á su favor. Juzgarán á las naciones, y dominarán á los pueblos} y no tendrán eternamente otro superior, otro presidente, otro rey que aquel Dios omnipotente y eterno por quien vertieron su sangre. Si los tiranos hubieran tenido entendidas estas sentencias, ¿se hubieran atrevido á teñir sus manos en una sangre inocente? Pero ¡qué confusión la suya cuando vean ser sus jueces aquellos mismos á quienes condenaran á muerte ignominiosa con sus sentencias! ;qué confusión la suya cuando miren irrevocable aquella sentencia que los condena por una eternidad á los tormentos del abismo! Tal es la equidad con que trata a los hombres la justicia divina, y tal la recompesa con que premia y ensalza Dios a los que dan verdaderas muestras de amarle en esta vida.

El Evangelio es del Capítulo XXI de San Lucas:

En aquel tiempo dijo Jesús á sus discípulos: Cuando oyereis las guerras y sediciones no os asustéis, porque es menester que haya antes estas cosas, pero no será luego el fin. Entonces les decía: Se levantará una nación contra otra nacxión,y un reino contra otro reino, y habrá grandes terremotos por los lugares, y pestes y hambres, y habrá en el cielo terribles figuras y grandes portentos. Pero antes de todo esto os echarán mano, y os perseguirán, entregándoos a !as sinagogas, á las carceles, trayéndoos ante tos reyes y presidentes por causa de mi nombre. Y esto os acontecerá en testimonio. Fijad, pues, en vuestros corazones que no cuidéis de pensar antes lo que habéis de responder. Porque yo os daré boca y sabiduría, á la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros contrarios. Y seréis entregados hasta por vuestros padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán á algunos de vosotros. Y seréis aborrecidos de todos por causa dé mi nombre; mas no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. En vuestra paciencia poseeréis vuestras almas.

MEDITACIÓN.
Del martirio que cada uno puede hacer en si mismo.

Punto primero.—Considera que la significación de este nombre mártir es propia de todo cristiano, aunque vulgarmente se apropie á aquellos que tuvieron la gloria de dar su sangre por Cristo. Mártir no quiere decir otra cosa que testigo, y aquel que en las obras da testimonio de la fe que profesó en el Bautismo, ese podrá llamarse con propiedad mártir de la fe y del Evangelio. Este testimonio es tan esencial y necesario á la vida cristiana, que sin él falta lo que caracteriza nuestra Religión por santa y poseedora de aquella sublime revelación que nos asegura contra todas las dudas. Sin el testimonio de la fe nuestras obras serán infructuosas para la vida eterna; así como la fe carecerá de su preciosa vida cuando no se sensibilice su movimiento con las obras.

Pero ¿será necesario para dar á nuestro Salvador un testimonio verdadero de la fe que tenemos en nuestras almas padecer efectivamente aquellos horrorosos tormentos que quitaron la vida á los Mártires? ¡Infelices cristianos, si solo en la época de los sangrientos emperadores y de la persecución de la Iglesia les fuese dado manifestar á su Dios lo heroico de la caridad que le tenian! Tiranos tenemos dentro de nosotros mismos, cuyo vencimiento nos dará el título de mártires ó testigos de la fe de Jesucristo. La cruz de este Señor es una herencia universal de que todos participamos como verdaderos hijos suyos. El que no la toma sobre sus hombros y le sigue no es digno de su amistad ni de sus recompensas. ¿Quién hay que no sienta, como decia el Apóstol, ma ley en sus miembros que contradiga a la ley del espíritu? Esos deseos de lograr cuanto te sugiere la ambición y la gloria de que te admiren en el mundo; ese odio disimulado y secreto que conservas á tu enemigo, aun después de una tibia y superficial reconciliación que acredita delante de Dios la traición que le estás haciendo; esa propensión á los placeres sensibles, que tu condescendencia la ha puesto ya en el grado de irresistible; esa soberbia, en fin, que en todas tus acciones te aconseja antes á favor tuyo que de la ley, antes á preferir tus intereses que los intereses de Dios, ¿qué son sino unos tiranos que atormentan tu conciencia, que aprisionan tu corazón, que encarcelan tu alma para que apostate de Dios y de las obras de su fe dando incienso á los ídolos de sus sentidos?

Así es; pues nuestra fe es la victoria can que se vence al mundo. La verdadera fe sujeta y oprime los deseos, para que no se dirijan sino á los objetos santos y permitidos. La verdadera fe hace que borre la penitencia con sus dolores y sacrificios aun las más leves reliquias de odio ó de enemistad. La verdadera fe te enseña que no tienes aquí habitación permanente, sino que debes anhelar por la futura, y que de consiguiente debes negarle á los placeres sensibles, hacer de tu interior y de tu espíritu una mística crucifixión para imitar á los Santos, y poner entredicho á todas tus pasiones y á todos tus apetitos para vivir una vida propiamente mortificada. Y todo ello forma en tí un testigo de Jesucristo, ó un mártir de su fe, con sola la diferencia que los Santos pasaron de un solo trago toda la amargura del cáliz; pero tú deberás apurar sus heces gota á gota mientras te dure la vida. ¿Ha sido en esta conformidad la que hasta ahora has vivido? ¿Podrás decir con verdad que has dado un testimonio de la fe y de la Religión con tus inocentes obras? Esta sola consideración exige todas tus reflexiones, y que tomes para lo sucesivo las mas oportunas medidas.

- Punto segundo.—Considera que el martirio es un sacrificio, y que dificultosamente se podrá decidir si es mas doloroso el que se hace de la vida, ó el que se hace de las luces y del entendimiento. Cada vez que se sacrifica á la fe cuanto sugiere la razón natural, la experiencia y la filosofía, padece nuestro amor propio y nuestra soberbia un sangriento martirio, que la sumisión á la palabra de Dios y la humildad deberán hacer meritorio. Pero cuando Dios habla, ¿se atreverá á levantar la voz la vana y pueril sabiduría? Esta consideración, siendo sólida, causa en las almas mucha paz y confianza; pero al mismo tiempo aminora la repugnancia que encuentra la curiosidad en cautivar sus débiles faces en obsequio de la fe.

Otro martirio causa en el alma la sumisión á la alteza de los divinos consejos en toda la serie de sucesos que parecen ordenados únicamente por unas causas bajas y naturales. Son pocos los que elevan su vista á las disposiciones de la divina Providencia. Contémplalo en tí mismo. ¿Yes acaso en tu enemigo otra cosa que el odio con que busca con arte tu perdición? ¿ves en tus amigos mas que la mala fe y la perfidia con que te venden, y dan al traste con todas tus esperanzas? Tu suerte, tu situación, tu pobreza, los contrastes de la fortuna, ¿son para tí otra cosa que efecto de la injusticia, de la falta de medios, de la casualidad ó de la iniquidad que todo lo vende? ¿Y Dios? ¿Es acaso este Señor en la gran máquina del mundo como una pieza ociosa que no tenga conexión con sus movimientos? ¿Y la Providencia divina? ¿No cuida de tus trabajos, de tu pobreza? ¿No ve tus infortunios? ¿no advierte la tempestad, el robo, el homicidio mucho antes que sucedan? Pues ¿cómo no cuentas con este Dios y con esta Providencia en tus sucesos? ¿Cómo tus ojos no se elevan al cielo para esparcir en tus suspiros el mérito de la fe?

Consiste en que te falta sumisión, en que estás muy fijado en lo terreno, en que tus pensamientos siguen las huellas de tu fe, y esta no se ha acostumbrado á domar las impresiones de los sentidos. No te haces padecer á tí mismo una continua violencia en tus aprensiones , y así careces del mérito que te correspondía por este género de mortificación y de martirio. ¡Oh Dios mío, vuestra fe es una luz soberana que ilumina mi entendimiento; vuestra gracia es una ilustración que esclarece mi entendimiento é inflama mi voluntad! Dadme, Señor, gracia, y aumentad en mi alma los efectos de una fe verdadera.

Jaculatorias.

—Desde mi juventud, ó Dios mío, has sido mi doctor y mi maestro, y así yo no dejaré jamás de publicar tus portentosas maravillas. (Psalm. LXX).

Padecemos trabajos y persecuciones, y somos malditos, porque tenemos nuestra esperanza en Vos, Dios nuestro, que sois el Salvador de todos, principalmente de los fieles. (I Tm. IV).

PROPÓSITOS.

1 Todo cristiano está desposado con un esposo de sangre, que quiere decir, que todo cristiano debe imitar á Jesucristo, con quien el alma se desposó en el Bautismo, recibiendo su fe por prenda de su amor y obligándose á dar testimonio de ella según ¡su posibilidad. Si el modo con que los Mártires han cumplido esta precisa obligación ha sido nada menos que el sufrimiento de una muerte, y una muerte atrocísima, que en lo horroroso equivalía á muchas, ¿con qué cara podrán los demás cristianos excusarse de unas ligeras mortificaciones que pueden mas bien tener el lugar y concepto de satisfacción á la Divinidad ofendida, que el de sacrificios hechos por su amor? ¿Qué razón podrán alegar para eximirse de estos testimonios de nuesstra fe tantos hombres sumergidos en los tráficos del mundo, y tantas mujeres rodeadas á todas horas y por todas partes de delicias?

2 Sin fe es imposible agradar á Dios, y sin las obras de la fe lograr el concepto de verdadero cristiano. Los Mártires desempeñaron este concepto vertiendo su sangre, y mirando sus miembros destrozados por Jesucristo. De este modo pensaron que se podia subir á los cielos, y de este modo cumplieron las obligaciones que impone la fe á los verdaderos cristianos. ¡Qué diferencia de tu modo de pensar al de estos esforzados soldados de Jesucristo! Y sino, atiende á toda la serie de tu vida, porque tu elección toda es un tejido de delicias. Apenas tienes mas desazón ni mas trabajo que el que te produce el empeño de disfrutar todas las diversiones. El nombre de mortificaciones y de penitencia son para ti nombres exóticos, forasteros, y solo tienen significación para causarte horror y susto.

Pero ¿qué piensas?, ¿que tu suerte será privilegiada respecto de la de los Santos? ¿Juzgas acaso que en el tribunal de Dios habrá las excepciones con que el mundo distingue ricos y pobres, infelices y poderosos? ¿Te persuades á que trastornará Dios para tí sus leyes, sus decretos, su providencia, su Evangelio y su justicia? ¡Qué necedad tan execrable! Vuelve en tí; lo que no has hecho hasta ahora propon ejecutarlo de aquí en adelante. Busca un sabio director de tu alma; aprende de él tus obligaciones y la manera de ejecutarlas; ponte en sus manos, y procura en lo sucesivo dar testimonio de Jesucristo en la santidad de tus obras.

SANTORAL DEL MES DE MARZO

______________________________________________________

[1] También la villa de Cardona, en el principado de Cataluña, obispado de Solsona, se gloria de poseer los cuerpos de los santos Emeterio y Celedonio, que se afirma fueron trasladados de Calahorra á la villa de Selles en el mismo Principado, y de esta villa a la de Cardona, en tiempo del rey don Martin de Aragón, por su almirante el conde de Cardona; fundándose en la escritura auténtica de su traslación, verificada a 19 de octubre de 1399, Cuya copia textual puede verse en la Historia general de los Santos de Cataluña, escrita por el R. P. Fr. Vicente Domenech; y en el rescripto con que D. Fernando Pérez Calvillo, cardenal y obispo de Zaragoza, de comisión del papa Benedicto XIII (Luna), en el año de 1400, dio facultad al abad de Besora para absolver á los cómplices en el pío hurto de dichas reliquias, que original se halla en el archivo de la abadía de San Vicente de Cardona.