CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

6 de marzo
SANTA COLETA, VIRGEN
P. Juan Croisset, S.J.


SANTA COLETA, VIRGEN - P. Juan Croisset, S.J.

Nació en Corbia, lugar de Picardía, al Norte de Francia, el año de 1380. Fueron sus padres humildes y respetables por su bondad. Sólo tuvieron á esta hija, y procuraron educarla bien; logrando fácilmente sus santos deseos, porque encontraron en ella un corazón nacido para la virtud. Desde la edad de cuatro años conoció y amó á Dios tan tierna y constantemente, que en aquella prematura devoción se descubría la santidad á que había de ascender con los años. Su único entretenimiento era la oración, y su diversión el retiro.

Desde la tierna edad cobró tal amor á los desprecios y á la penitencia, que no podían darle mayor gusto que mortificarla en algún modo, ni mayor consuelo que reprenderla aun sin motivo. Guardó de tal modo la preciosa virtud de la pureza, que, habiendo oído ponderar un día su hermosura, no omitió medio de mortificación para desfigurar y afear su rostro, y lo consiguió perfectamente. Porque, por medio de una rigurosísima abstinencia, de un ayuno casi continuo y de las extraordinarias penitencias con que atormentaba su virginal cuerpo, logró borrar completamente los rasgos de su bello rostro, el que se transformó, y en el resto de su vida se conservó siempre pálida y extenuada. Este género de vida no pudo menos de causar admiración en el público, y el pueblo comenzó ya á llamarla la bienaventurada Coleta. Personas de todas clases iban á visitarla y á encomendarse á sus oraciones. Esta general estimación, tan contraria á su humildad y retiro, sirvió para inspirarla el deseo de huir de la vista del mundo. Juzgó que esto lo conseguiría en el convento de religiosas de Santa Clara, que era uno de los llamados mitigados, porque podían poseer rentas, en virtud de una bula de Urbano IV, por la que se mitigaba el rigor de la primitiva Regla. Pero esta templanza no le agradó, porque ella aspiraba á la perfección; y así, por consejo de su confesor, resolvió tomar el hábito de la Orden Terciaria de Penitencia de San Francisco.

Las que profesaban entonces este instituto de terciarias no vivían en comunidad, viviendo cada cual en su casa. Por lo cual, nuestra santa doncella, vestida ya del hábito de penitencia, para huir del mundo, se encerró en una celdilla que comunicaba á un templo, donde podía oír todos los días Misa y recibir la sagrada Comunión. Allí estuvo encerrada por espacio de cuatro años, ejercitándose en las más heroicas virtudes. Ayunaba toda la Cuaresma á pan y agua, haciendo lo mismo muchos días de la semana en el resto del año. Muchas veces pasaba el día sin otro alimento que la sagrada Eucaristía. Su cama eran unos manojos de sarmientos extendidos en el suelo, donde descansaba pocas horas. Traía de continuo junto á las carnes un áspero cilicio. Su oración era continua, y, absorta siempre en la contemplación más elevada, bebía en la misma fuente de la divina Sabiduría el sublime espíritu de Coleta, que fue la admiración de su siglo, y la hacía tan célebre en el mundo sin salir del rincón de su retiro.

Pero no la quería el Señor tan escondida. A pesar de su amor á la soledad, se vio precisada á rendirse á las visibles señales que dio á la joven Coleta el Señor de ser voluntad suya que saliese de aquella celda para ocuparse en la reforma de las religiosas de Santa Clara. Meditaba un día sobre los medios de que se valdría para agradar á su Celestial Esposo, cuando, arrebatada en éxtasis, se la dio á conocer el lastimoso estado de las religiosas, que, relajadas las Reglas de su profesión, hacían poco caso de cumplir los deberes de su Orden, descubriéndosela al mismo tiempo las penas á que serían condenadas. Derramaba Coleta copiosas lágrimas, meditando todo esto, cuando la pareció ver á la Virgen Santísima y al patriarca San Francisco, quienes, tomándola por la mano, se la proponían á Jesucristo como instrumento proporcionado para restablecer el espíritu de la primitiva observancia entre las religiosas franciscanas, que no observaban ya la Regla.     

Aunque nuestra santa doncella deseaba con vehemencia ver reformado el fervor antiguo entre sus hermanas de religión, carecía por sí misma de facultad para emprender tan importante reforma. El título de reformadora y de superiora asustaba su modestia y detenía su celo; y, aunque era muy obediente á su confesor, en este punto no fue posible vencerse hasta que, viéndose de repente muda y ciega, en castigo de su resistencia, como se lo habían pronosticado, conociendo claramente la voluntad de Dios, se sometió al fin, y al instante recobró la vista y el habla.

Animada con tan visible prueba de la voluntad divina; asistida de los prudentes consejos de Fr. Enrique de la Beaume, gran siervo de Dios del Orden de San Francisco, y ayudada con los socorros que le dio la piadosa señora de Brisay, salió de su retiro en dirección á Niza de la Provenza, y fue á verse con Don Pedro de Luna, que había tomado el nombre de Benedicto XIII (Anti-Papa), á quien ella reconocía por legítimo Papa (por error), como le reconocía entonces la mayor parte de Francia, y en España San Vicente Ferrer (por error). Fue recibida con singular benevolencia, y consiguió licencia para tomar el hábito de Santa Clara, y para observar la Regla primitiva sin modificaciones, como también para emprender bajo su autoridad la reforma de todos los conventos de la Orden; entendiéndose esto con las que voluntariamente quisiesen abrazarla.

Esto último tuvo al principio grandes dificultades; pero habiendo muerto en breve, arrebatados por la peste, que entonces causaba muchos estragos, todos los que principalmente se oponían á la reforma. Benedicto XIII (Anti-Papa) la nombró abadesa y superiora general de todos los conventos de la Orden de Santa Clara. Hizo Coleta en sus manos la profesión, y le dio el velo el mismo Pontífice (Anti-Papa). Con todo, como siempre sucede con las obras de Dios, apenas habló de reforma nuestra Santa, el mundo se turbó, y toda la Tierra parecía levantarse contra ella. Fue tratada de orgullosa, de hipócrita y de ilusa, y fue tanta la oposición en Francia, que se vio precisada á retirarse á Saboya, donde, protegida por el señor de Beaume, hermano de su confesor, en pocos meses tuvo el consuelo de ver alistadas bajo su santa Regla gran número de fervorosas doncellas. Se extendió luego por Borgoña la utilísima reforma, gloriándose el convento de Besanzón de ser el primero en abrazar el vigor de tan sagrado instituto. De Borgoña regresó Santa Coleta á Francia, donde, calmada la tempestad, hizo en el reino maravillosos progresos en todas partes. Se extendió después la reforma por los Países Bajos, y más allá de las márgenes del Rin, hasta dejar á la espalda las elevadas cumbres de los Pirineos.

No satisfecha con los muchos conventos antiguos que redujo á la primitiva observancia, fundó de nuevo por sí misma diez y ocho con el título de Clarisas pobres, por la pobreza evangélica que en ellos se profesaba. Fácil es comprender los sinsabores, las mortificaciones y los trabajos que la costaría introducir la reforma, luchando con costumbres arraigadas, tenidas por muy santas. Diéronle mucho que padecer seglares, religiosos y hasta prelados; pero todo lo llevó con valor y heroico sufrimiento, pensando siempre en el santo fin que perseguía.

De esta manera se fundó y propagó por toda Europa, aun en vida de Coleta, la famosa reforma, que fue como segundo nacimiento de la religión de Santa Clara. En el día de hoy se conserva el verdadero espíritu de su primitivo instituto en todo su vigor, y se ven resucitados en estos últimos tiempos los grandes ejemplos de perfección, que admira el mundo en jóvenes ilustres de complexión deli­cada , las cuales, sepultadas en oscuro retiro, observan los rigores de la penitencia, haciéndose invisibles á las criaturas y aspirando únicamente á ser vistas por los ojos del Creador. Esto se debe en parte al celo, á los sudores y á la virtud eminente de Santa Coleta.

Cuarenta años hacía que trabajaba en fundar por todas partes nuevas colonias de almas seráficas, cuando el Señor le dio á entenger que se acercaba el fin de su gloriosa carrera. Hizo esfuerzos para renovar su fervor, y, después de haber recibido con extraordinaria devoción los Sacramentos, entregó dulcemente su espíritu en manos de su Creador, en Gante, ciudad de Flandes, el 6 de Marzo del año 1446 (ahora obedeciendo el reinante verdadero Papa Eugenio IV), á los sesenta y seis de edad, dejando á sus Hijas tan edificadas con sus heroicas virtudes, como afligidas por su dolorosa ausencia. Ilustró Dios en vida la santidad de su sierva con el don de profecía, y en muerte la declaró con la gracia de milagros. En el mismo siglo en que murió fue beatificada por el papa Sixto IV, por vivae vocis oráculo, y Urbano VII, en el siglo XVII, dio licencia para que se celebre su fiesta en toda la religión de San Francisco.

Cada día obra el Señor nuevos milagros en el sepulcro de su sierva. Cuando se abrió el año 1536, por orden y en presencia del obispo de Sarepta, observó este, y lo hizo observar á los demás presentes, que chorreando agua la bóveda por todas partes, por su grande humedad, no caía una sola gota sobre las preciosas reliquias de Santa Coleta; y el paño de damasco blanco en que estaban envueltas se halló tan entero y tan fresco casi como en el día en que se puso. La canonizó el papa Pío VII, en 1807.

-----------------------------------

SANTORAL DEL MES DE MARZO