CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

25 de marzo
SAN RICARDO DE PARÍS, NIÑO Y MÁRTIR


25 de marzo SAN RICARDO DE PARÍS, NIÑO Y MÁRTIR

“Salvete, flores martyrum,
Quo lucis ipso in limine
Christi insecutor sustulit
Ceu turbo Nascentes rosas“
"Salve, flores de mártires
cosechadas en el umbral de la vida
por la espada del enemigo de Cristo,
como la tormenta de ira sopla sobre las rosas jóvenes

 Prudencio.

Al final del reinado de Luis VII de Francia, y en el comienzo del de Felipe Augusto, su hijo, que reinó un tiempo con él, tuvo lugar un caso, en París,  casi similar al de la ciudad de Norwich, de un niño mártir ya con uso de razón, lo que hizo su victoria más notable y gloriosa.

En París había un joven llamado Ricardo, de muy buena familia, que sólo tenía doce años de edad. Los judíos lo secuestraron en las fiestas de Pascua y lo llevaron consigo hasta encerrarlo en una cueva subterránea. El jefe de la sinagoga, preguntándole sobre sus creencias y sobre lo que le habían enseñado padres, él respondió con una firmeza digna de un verdadero cristiano: “Yo solamente creo en Dios Padre Todopoderoso, y en Jesús Cristo, su único Hijo, nacido de la Virgen María y que fue crucificado y murió bajo Poncio Pilato."

El Rabino irritado por esta profesión de fe tan llena de candor, habló a los judíos cómplices del crimen, y les ordenó lo azotaran cruelmente. La ejecución de la orden fue inmediata con lo que el joven despojado de sus vestidos fue golpeado con una furia que sólo podría ser propia de lis hijos de Canaán. Mientras unos de entre ellos ejecutaban la orden, otros, espectadores de aquella tragedia, le escupían en la cara, y por su desprecio terrible a la fe cristiana que el niño había profesado, pronunciaban mil blasfemias contra la divinidad de JesuCristo. Ante esto, el joven mártir sin decir palabra alguna, en medio de los tormentos, no dejaba de pronunciar el sagrado nombre de Jesús. Cuando estos tigres carniceros estuvieron lo bastantes satisfechos de esta primera tortura, lo pusieron sobre  una cruz, y le hicieron sufrir todas las vesanias que sus sacrílegos antepasados habían hecho sufrir a nuestro divino Salvador en el Calvario. Pero,su barbarie no hizo mella en la valentía del mártir, sino que por el amor a Jesús que en su corazón ardía, no dejaba de pronunciar con la boca su nombre, hasta que su pequeño cuerpo, debilitado por el dolor, dejó escapar su alma con un suspiro invocando el dulce nombre de Jesús.

Una maldad tan detestable,cometida en un reino tan cristiano no quedó en la impunidad. El rey incluso quería exterminar a los judíos de Francia, puesto que casi en todas partes eran acusados de parecidos delitos;  pero se contentó con expulsarlos de su reino.

Pero Dios quiso que brillara con honor, la memoria del santo mártir, que había muerto por amor de su Hijo. La tumba que se había erigido en un cementerio llamado Petits-Champs, se hizo famosa por los milagros que se allí se operaban todos los días, lo que indujo a los cristianos a sacar su cuerpo santo de la tierra y llevarlo solemnemente a la Iglesia de los Santos Inocentes, donde permaneció hasta que lo ingleses, convertidos entonces de algún modo, en dueños de Francia, y sobre todo de París, bajo el débil rey Carlos VI, tomaron el precioso tesoro de sus restos para honrarlo en su país, entonces católico, y no dejaron más que su cabeza. Todavía en el siglo XVIII, se podía ver en la misma iglesia de los Santos Inocentes, en un rico relicario.

La historia del martirio de San Ricardo fue compuesta por Robert Gaguin, General de la Orden de la Santísima Trinidad. También está escrita en los Anales y Antigüedades de París; en el martirologio de los Santos de Francia y en los escritos de algunos historiadores sobre las acciones de nuestros reyes. Especialmente en Scipio Duplex tratando del reinado de Felipe Augusto, en el año 1180, lo describe. El cardenal Baronio en el segundo volumen de sus Anales, dice que ocho años antes, algunos judíos habían cometido un delito similar en la ciudad de Nordwich, Inglaterra, en la persona de un niño llamado Guillermo, cuya fiesta se celebró ayer.

De Amor de la Verdad

-----------------------------------

SANTORAL DEL MES DE ABRIL
MÁRTIRES DE LOS JUDÍOS