CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

CONFERENCIA SOBRE LA CRISIS DE LA IGLESIA


15 de abril de 2018 - El 7 de abril, bajo el título de “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”, se llevó a cabo en Roma, una conferencia que fue inspirada por el "cardenal" Carlo Caffarra (uno de los cuatro "cardenales" de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración en nombre de los participantes, religiosos y seglares por igual, sobre asuntos morales como el matrimonio y los actos intrínsecamente malos, tratando de dar respuesta a las "dubia" nunca respondidas por Francisco.


La Conferencia de conservadores sobre la Crisis de
la Iglesia en Roma publica una fútil Declaración

Conferencia Romana sobre “Cómo sobrevivir a Francisco sin decir que no es el Papa”…

El sábado 7 de abril de 2018, hubo otra conferencia “católica” de alto perfil en Roma. Fue, en esencia, una conferencia de autoayuda ante la crisis realizada por varias personalidades conservadoras del Novus Ordo que se preguntan qué pueden o deben hacer en la situación actual sin tener que negar que Francisco es un verdadero Papa. Eventos similares habían tenido lugar antes, como la conferencia en Roma sobre el matrimonio cristiano patrocinada por la  Fundación Lepanto  en diciembre de 2016.

Oficialmente, la conferencia tenía el título intrigante y sin embargo suave, “Iglesia Católica, ¿a dónde vas?” La lista de oradores incluía algunos de los habituales ya conocidos , así como algunos nombres menos conocidos: “Cardenales” Walter Brandmuller y Raymond Burke de los famosos Dubia ; el omnipresente auxiliar kazajo Athanasius Schneider; el filósofo ateo, político y crítico de Francisco,  Marcello Pera; el canonista Valerio Gigliotti; y el bioético Renzo Puccetti. El   “Cardenal” sin pelos en la lengua, Joseph Zen Ze-kiun de Hong Kong participó virtualmente, y un video del difunto “Cardenal” Carlo Caffarra se proyectó al comienzo de la reunión. Asistieron aproximadamente 400 personas.

Puede encontrar información detallada sobre la conferencia, incluido el contenido de algunos de los discursos, en los siguientes enlaces:

En su edición del 12 de abril de 2018, el semanario alemán  Die Tagespost informa que mientras daba su presentación, el “cardenal” Burke fue interrumpido por un grupo de mujeres que expresaron su desaprobación a Francisco:

Cuando [Burke] hizo la transición desde el primer paso, el de su llamado dirigida directamente al Romano Pontífice para corregir el error [en Amoris Laetitia ], al segundo paso, la condena pública de la herejía papal, la insatisfacción claramente palpable [con Francisco] explotó en el auditorio del sótano sin ventanas: un grupo de mujeres, la mayoría jóvenes, algunas con Rosarios en sus manos; no monjas pero, debido a su modesta vestimenta en blanco y negro, aparentemente perteneciente a una comunidad religiosa, comenzaron a gritar: “Hazlo”, “Nos vamos al infierno” [ sic ], “Estamos contigo”, “Es un hereje”.

(Guido Horst, “Ernsthafte Gefahr” , Die Tagespost , 12 de abril de 2018, página 10, nuestra traducción).

Justo antes de la conferencia, el “Cardenal” Burke había concedido una entrevista a la que se prestó una extraordinaria  atención, y el historiador Novus Ordo Roberto de Mattei también respondió a preguntas sobre la conferencia:

En este post, no comentaremos sobre el contenido de los discursos individuales; más bien, les responderemos, según nos parezca necesario, en publicaciones futuras en este blog.

La conferencia finalizó con la publicación de una declaración que dice lo siguiente:

DECLARACIÓN:

“Por lo tanto, testificamos y confesamos …”

Declaración final de la conferencia “Iglesia Católica, ¿a dónde vas?” Roma, 7 de abril de 2018

Debido a las interpretaciones contradictorias de la Exhortación Apostólica “Amoris laetitia”, el creciente descontento y la confusión se están extendiendo entre los fieles de todo el mundo.

La solicitud urgente de una aclaración presentada al Santo Padre por aproximadamente un millón de fieles, más de 250 eruditos y varios cardenales, no ha recibido respuesta.

En medio del grave peligro para la fe y la unidad de la Iglesia que ha surgido, confirmamos que los miembros del Pueblo de Dios están llamados a reafirmar nuestra fe católica.

El Concilio Vaticano II nos autoriza y nos anima a hacerlo, indicando en “Lumen Gentium”, n. 33: “De modo que cada laico, en virtud de los mismos dones que se le otorgan, es al mismo tiempo un testigo y un instrumento vivo de la misión de la Iglesia misma” según la medida del otorgamiento de Cristo “(Efesios 4: 7 ). “

El Beato John Henry Newman también nos alienta a hacerlo. En su ensayo profético “Sobre la consulta de los fieles en asuntos de doctrina” (1859), habló de la importancia de los laicos que dan testimonio de la fe.

Por lo tanto, de acuerdo con la tradición auténtica de la Iglesia, testificamos y confesamos que:

1) Un matrimonio ratificado y consumado entre dos personas bautizadas se puede disolver solo con la muerte.

2) Por lo tanto, los cristianos unidos por un matrimonio válido que se unen a otra persona mientras su cónyuge aún está vivo comete el grave pecado de adulterio.

3) Estamos convencidos de que existen mandamientos morales absolutos que obligan siempre y sin excepción.

4) También estamos convencidos de que ningún juicio subjetivo de conciencia puede hacer que un acto intrínsecamente malo sea bueno y lícito.

5) Estamos convencidos de que el juicio sobre la posibilidad de administrar la absolución sacramental no se basa en la imputabilidad del pecado cometido, sino en la intención del penitente de abandonar una forma de vida que es contraria a los mandamientos divinos.

6) Estamos convencidos de que las personas que están divorciadas y se han vuelto a casar civilmente, y que no están dispuestas a vivir en continencia, están viviendo en una situación que es objetivamente contraria a la ley de Dios y, por lo tanto, no pueden recibir la Comunión eucarística.
Nuestro Señor Jesucristo dice: “Si continúan en mi palabra, verdaderamente son mis discípulos, y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Jn 8, 31-32).

Con esta confianza confesamos nuestra fe ante el pastor supremo y maestro de la Iglesia y ante los obispos, y les pedimos que nos confirmen en la fe.

Fuente )

Después de toda la algarabía que se había suscitado sobre Amoris Laetitia  y el caos resultante , la Corrección Filial y sus consecuencias, así como los diversos pronunciamientos de Burke & Co. sobre  como resistir valientemente y oponerse a la apostasía de la Fe , uno simplemente observa que esta declaración es sorprendentemente suave y deslucida. Cualquiera que esperase grandes declaraciones en el cierre de la conferencia debería  estar muy decepcionado.

El problema comienza con la supuesta autoridad de las citas que avalan esta declaración. Los autores citan el Vaticano II y un ensayo del P. John Henry Newman (Newman no fue nombrado cardenal hasta 1879). ¿Es esto lo mejor que se les ocurre para justificar lo que llaman “dar testimonio de su fe”?

Luego afirman seis tesis específicas, cuatro de las cuales comienzan con la frase: “Estamos convencidos de que …”, lo que da un sabor decididamente subjetivo, ya que lo que realmente están testificando en esas tesis no es la verdad objetiva de la doctrina contenido expresado en él, sino simplemente su convicción de que estas ideas son verdaderas. ¿Pero de qué sirve eso? ¿A quién le importa de qué esten convencidos de algo? ¿Por qué no podrían simplemente afirmar, como lo hicieron en las dos primeras tesis, que estas cosas son la verdad , independientemente de la convicción personal de alguien  ? Después de todo, la verdad objetiva de estas ideas es lo que Francisco y otros niegan, no la convicción subjetiva del Sr. Burke & Co.

Para los lectores tentados a desechar nuestras críticas aquí como terriblemente pedantes, tengan en cuenta que las palabras tienen un significado, y declaraciones como esta están redactadas con mucho cuidado y revisadas una y otra vez antes de que se publiquen. Debemos asumir, por lo tanto, que se ha pensado mucho en cada palabra. Estas no son observaciones improvisadas: el texto fue publicado como el punto culminante, por así decirlo, de una conferencia ampliamente publicitada que tenía la intención de arrojar luz y dar soluciones a una tremenda crisis eclesiástica.

Por último, ni siquiera hay una reprensión de Francisco o de ninguno de sus secuaces en esta declaración. En cambio, los autores renuevan su reconocimiento de Jorge Bergoglio como el “pastor supremo” y simplemente le  “piden” a él y a sus amigos que “nos confirmen en la fe”: la misma fe de que se lamentan está siendo amenazada y socavada por esta misma gente. ¡Brillante!

Además de todo eso, como informa el Vaticano John Allen, esta “declaración no tenía ningún signatario específico, pero se publicó en nombre del ‘Pueblo de Dios'” ( fuente ).

Lo siento, pero no estamos impresionados.

Si un grupo de prelados del Novus Ordo intentara agrupar todas las fuerzas anti-Francisco en la Iglesia del Vaticano II en un gran movimiento controlado por ellos para que se impida hacer una amenaza seria a Francisco, ¿qué cosa diferente [a lo que se ha venido haciendo],  estarían ellos haciendo ?

De Novus Ordo Watch

Traducción de Amor de la Verdad

 

-------------------------------------------

SECTA CONCILIAR 2018