CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LO QUE OBTUVO BERGOGLIO


¿El Cardenal Conciliar quiso quedar bien?
Esto es lo que obtuvo de resultado

Página12: Sepulcros blanqueados
Horacio Verbitsky

Buenos Aires, 31 de julio de 2005 - Bergoglio inició la canonización de los palotinos asesinados en 1976. El cardenal necesita blanquear su historia con vistas a una hipotética sucesión papal. Documentos de las cancillerías argentina y norteamericana y la propia investigación del Episcopado y el Vaticano muestran que el crimen fue obra de la dictadura. Sin embargo, la Iglesia eligió callarlo. Paulo VI se entrevistó con Massera, quien fue recibido con honores en dos universidades jesuitas, cuando Bergoglio era el Superior de la Orden.

Por Horacio Verbitsky, Domingo, 31 de Julio de 2005

El procedimiento tendiente a la canonización de los sacerdotes y seminaristas palotinos asesinados en 1976 en la iglesia de San Patricio forma parte de una tentativa del arzobispo de Buenos Aires por blanquear su historia personal con vistas a un hipotético nuevo cónclave sucesorio del papa Benedicto XVI. El mismo Jorge Mario Bergoglio hizo trascender a través de voceros oficiosos aquí y en Roma que el cardenal argentino fue uno de los que obtuvieron votos en el que se reunió este año a la muerte de Juan Pablo II y en el que fue electo el cardenal alemán Josef Ratzinger, de 78 años. Sus relaciones con la dictadura militar de hace tres décadas, durante la cual hostigó y desprotegió a los sacerdotes identificados con la teología de la liberación, como Orlando Yorio y Francisco Jalics, son un punto en contra de sus posibilidades. Para maquillar su imagen pública ya asistió a una misa por el sacerdote Carlos Mugica, muerto en 1974 por la Triple A del ex ministro de bienestar social José López Rega y rindió tributo al obispo de La Rioja Enrique Angelelli, también asesinado en 1976 por la dictadura. La canonización de los palotinos incluye un tramo inicial que debe realizarse en Buenos Aires bajo el control de Bergoglio y otro en el Vaticano. El asesinato de los palotinos fue tratado en 1977 por el Papa Paulo VI y el dictador argentino Emilio Massera y la Iglesia dio por cerrado el caso, pese a que sabía que la dictadura era responsable, como lo demuestran documentos de las cancillerías argentina y estadounidense. La canonización fue solicitada por la orden de los palotinos pero no hubiera podido avanzar sin la aprobación de Bergoglio, quien designó a un instructor encargado de recoger testimonios sobre la vida y obra de los asesinados.

Ver: BERGOGLIO Y LA SUBVERSIÓN

BERGOGLIO Y LOS JUDÍOS

¿QUIÉN ES JORGE BERGOGLIO?

EL CHE PAPA

 La Sede está Vacante
Ahora Más que nunca