CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

R. PADRE HERVÉ LE LAY


R. PADRE HERVÉ LE LAY

"Si quieres conocer la Iglesia no ignores la Tradición. Si ignoras la Tradición, no hables jamás de la Iglesia... La Tradición es la transmisión oficial, por la Iglesia y por sus órganos divinamente instituidos para ello e infaliblemente asistidos por el Espíritu Santo, de la Divina Revelación en una dimensión espacio-temporal"" (Monseñor Brunero Gherardini, canónigo de la Archibasílica Vaticana y Director de la revista internacional de teología "Divinitas". Siglos XX-XXI).


BIOGRAFÍA

R. P. Hervé Le Lay


Injustamente "suspendido a divinis" en Salta, fieles de Córdoba le pidieron se radicara en la ciudad de Alta Gracia y el 7 de abril de 1978 comenzó su ministerio, donde fue nuevamente perseguido por las nuevas autoridades conciliares.

Falleció el 19 de abril de 1982,

Nació el 25 de octubre de 1913, en Bretaña (Francia) en el pequeño puerto pesquero de Concarneau, Finisterre.

Recuerda de su niñez:

era un niño como los otros, no entendía el latín, y sin embargo me gustaba sobremanera el canto gregoriano en latín y el canto solemne de los Salmos.¡Cuántas lágrimas de indecible suavidad he vertido en esa hermosa Catedral de Quimper al escuchar las celestiales melodías gregorianas! Y quisieran quitarnos este tesoro y dejarnos vacíos!

 El señor Cura rezaba y cantaba en latín, y sin embargo la iglesia estaba repleta hasta no poder uno moverse, y la gente rezaba y cantaba; en esta Catedral teníamos un coro de pueri-cantores que cantaban todos los domingos y fiestas el Ordinario y el Propio de la misa.”

Hizo sus estudios secundarios y eclesiásticos en las Casas de formación de la Congregación del Espíritu Santo, pero tuvo que suspenderlos durante el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, siendo prisionero de las tropas alemanas durante 5 años: desde el 10 de junio de 1940 hasta el 5 de mayo de 1945. Se ordenó de sacerdote el 7 de julio de 1946, en el Seminario Mayor de la Congregación de Chevilly, cerca de París, ungido por Monseñor Le Hunsec, Superior General de la misma. Ya en 1947 advirtió la influencia modernista en su congregación lo que le llevó a abandonarla, solicitando su secularización. Salió de la Congregación en mayo de 1953.

Se trasladó a la Argentina, donde consiguió la protección del obispo de Salta, Monseñor Tavella, salesiano, (quien ayudó también en parecidas circunstancias al P. Castellani). Mons. Tavella le confió la Parroquia de Tala, Salta, donde ejerció el ministerio desde el 3 de marzo de 1957 hasta el 4 de julio de 1974, siendo expulsado y suspendido “a divinis” por el Arzob. Mons. Carlos Mariano Perez.

Ya en 1968, en la fiesta de Cristo Rey de 1968 había suscripto el "Vademecum del Católico Fiel", junto a 200 sacerdotes de distintas partes del mundo, 3 obispos y un cardenal, propiciando una guía de conducta para permenecer fieles a la tradición frente a la revolución litúrgica.

En el Nº 129 de su Revista “La Tradición”, publicó la carta que el obispo auxiliar de Salta, Mons. Casado, en conformidad con el Arzobispo, le escribió el 13 de octubre. En el Nº 131, 1977, de la misma revista, publica otra nota sobre  el particular: “Causa Personal”, pág.5, refiriendo los reproches que se le hacen.

Se le prohibe, por lo tanto, predicar, administrar los Sacramentos y celebrar Misa. ¿Por qué? Por su oposición a Paulo VI; a su Concilio Vaticano II y a su nueva misa. Llamado a Salta, ratificó todos sus dichos en presencia del Arzobispo, del Obispo Auxiliar y de tres testigos. Expulsado de la Parroquia sin ningún miramiento: sin indemnización, sin preguntarle a dónde iría a refugiarse; lo dejaron en la calle, sin techo alguno. Un estanciero vecino le dio alojamiento; allí permaneció durante un año, hasta que algunos cordobeses católicos, no conformes con la nueva religión, inaugurada por Paulo VI y su Concilio, le solicitaron ir a Córdoba para celebrar la verdadera Misa.

Nunca celebró la misa nueva, y le dijo al Arzobispo de Salta que: “Prefiero morir antes que aceptarla”.

En la capital cordobesa, justo en la esquina de las calles Belgrano y Montevideo (Belgrano al 500), en un local alquilado, celebró Misas rezadas, cantadas, Bautismos y Comuniones.

Fue nuevamente suspendido “a divinis” por el Arzob. De Córdoba Cardenal Raúl Primatesta (1978) y la sanción fue fijada en el Portón principal de la Parroquia de Alta Gracia.

Desde el 17 de abril de 1978 se instaló en esa ciudad, donde habitó en una casa que le fue cedida por un fiel, calle Uriburu 445 (Alta Gracia). (Extraído de su nota impresa dirigida a los habitantes de Alta Gracia, fechada el 1º de marzo de 1981. En ella se presenta y manifiesta porqué está en esta ciudad).

Se puso en contacto con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, de Buenos Aires. Colaborando con la misma en la instalación de una Capilla en la calle Guido 227 del Bº San Martín, fue el primero en celebrar Misa en esa capilla.. Había conocido a Mons. Lefebvre en Europa, y se vio varias veces con él, una de ellas en la visita de Monseñor Lefebvre a la Argentina, en 1976.

El Padre Le Lay fue el primer responsable de la feligresía Católica Tradicionalista, en Córdoba, antes de la constitución del Priorato de la FSSPX.

Falleció el 19 de abril de 1982 luego de haber defendido la verdadera fe católica de forma inquebrantable, oponiéndose a posturas intermedias. Su Boletín "La Tradición: boletín periódico de cultura católica" fue una de las primeras publicaciones en Iberoamérica en denunciar la revolución modernista  de modo anticipado al Concilio Vaticano Segundo. Ya en 1953 ditó su primer número en la lejana Tala, Salta, siendo publicados los últimos, a princicpios de los años 80 desde la ciudad de Alta Gracia, Córdoba en la Argentina.

A su pedido, fue enterrado en el cementerio de El Tala, donde sus queridos restos reposan en una bóveda.

Datos sacados de: PADRE HERVÉ LE LAY- Un Cura francés en Argentina

---------------------------------------

RVDO. PADRE HERVÉ LE LAY
DEFENSORES DE LA VERDADERA FE EN LA ARGENTINA