CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

JUAN DUNS ESCOTO Y LA DEFENSA DE LA INMACULADA CONCEPCION
Hugo E. Córdoba Aliaga


23 de agosto de 2019


Scotus
Juan Duns Escoto. En inglés:  John Duns Scotus, Teólogo escocés que venció su disputa en la Universidad de París en el año 1305 – Murió en Colonia, tres años más tarde.

A continuación, ofrezco  una transcripción  de los argumentos vertidos en la disputa de Juan Duns Escoto con los Padres Domínicos, según  la producción del Film Juan Duns Escoto y su  defensa de la Inmaculada Concepción que se puede ver en JouTube.

Concebida sin pecado original

Juan Duns comienza diciendo:

    Nuestra Virgen María siempre ha estado libre de pecado desde su concepción, pero no habría sido así si no hubiera sido preservada del pecado original. Jesús es el mediador perfecto y la ha preservado también del pecado de Adán. Existen tres modos de demostrar que María estuvo libre del Pecado original: .- Ya que Dios omnipotente no sólo puede perdonar los pecados sino también prevenirlos, si sólo los sanase perdonándolos, no obraría de un modo perfecto; lo debería hacer, al menos, haciendo que un hijo de Adán naciera sin culpa; por ello preservó a María.  .- Jesús siendo el perfecto mediador, merece la absolución de los pecados de aquellos a quienes perdona, por ello, el pecado original supone una pena más grande que la de no ver a Dios en el Paraíso, ya que, entre las penas de las creaturas inteligentes, la más grande, es el pecado. Por ello, si Cristo fue un reconciliador perfecto, debió actuar de forma que al menos una persona fuera preservada del pecado original. .- La persona perdonada nunca podrá estar cerca de Jesús, si no recibe de Él el bien supremo que le puede dar, y con Cristo, se puede obtener la inocencia, o bien, la preservación de la culpa, la contraída, o por contraer. Nadie tendría a Cristo como sumo mediador si no hubiese preservado al menos, a uno del pecado original.

Aquí, interviene un Padre domínico que busca invalidar los argumentos de Escoto diciendo: -“Las cosas que Duns acaba de decir, quedan invalidadas por una simple observación: María padeció las penas comunes a nuestra naturaleza, como el  hambre, la sed, el dolor, la fatiga; todas las penas que le fueron infligidas a los hombres por el pecado original. María, pues, tenía el pecado original”. -
 
Juan Duns Escoto, responde:
               
 Perdonar a alguien significa alejarlo de las penas inútiles, dejándolo expuesto a aquellas que puedan serle útiles. El pecado original habría sido nocivo para María, mientras que las penas temporales le habrían hecho meditar, y de hecho, así lo hizo y fue acogida en el Cielo. Cada hombre debería gozar naturalmente de la justicia original y no ser juzgado por el pecado de Adán  en cuanto se le imputa la culpa de su antepasado, entonces, si alguien nace con la gracia de haber sido concebido sin culpa, no será por mérito propio, sino, por mérito de Jesús, porque tendría el pecado original si Cristo no lo previniese con la gracia,  por tanto, ya que se puede conferir la Gracia después  del primer instante, también se puede conferir antes del primer instante , Dios tiene esa facultad, porque es omnipotente, como ciertamente hizo con María que se mereció ese amor soportando las penas de la vida de manera ejemplar.

Interviene el Padre Domínico diciendo: “Falta la réplica de mis hermanos”.-

Se decreta un intervalo.

Terminado el mismo, toma la palabra un Padre Dominico diciendo: “Si María fue concebida como todos los demás de la unión entre un hombre y una mujer,  su carne obviamente estaba infestada como todos los hombres. El cuerpo maculó al alma de María”

Juan Duns Scoto responde:

 Aunque la infección permanece en el cuerpo del niño después del bautismo, el pecado es eliminado por la Gracia. Decidme, ¿acaso puede pasarle inadvertido a Dios el primer momento de la concepción, escapársele un solo fragmento de tiempo a Él, que es dominador de la eternidad? ¿Será más fuerte la naturaleza viciada de infectar, que la Gracia de santificar? Por tanto, en el primer instante de la concepción infundió la Gracia al alma de María Pertuit, dequit, de tuit, ergo, fecit (Por lo determinado y dado,luego hizo)  . Si Adán no hubiese pecado, los hombres habrían sido transportado directamente de un estado de gracia a un estado de gloria después de un período de tiempo. La Virgen no contrajo el pecado de Adán. Así se le otorga a ella el privilegio del cual derivan principios de inmunidad de la corrupción y la asunción al cielo en cuerpo y alma, pero, la virgen está muerta, está muerta, atención, admitámoslo, debemos decir que está muerta, no a consecuencia del pecado original que no cometió, sino por imitar fielmente a Jesús, de modo que se puede morir de amor. El Cántico de los cánticos dice: “Oh hijo de Jerusalén os ruego si encontráis al hombre que amé decidle que de amor desfallezco, sostenedme con flores, confortadme con granadas porque de amor desfallezco; antes de que el día muera y las sombras se diluyan, retorna oh mi anhelo, el amor es fuerte como la muerte.-

 Siguen, a continuacion los aplausos de todos y las felicitaciones. El domínico opositor se aleja del recinto.

 El Juez declara: VICTOR SCOTUS.

Desgravación del audio de la PELICULA  en JouTube,
y traducción, de las frases en latín pronunciadas por
Juan Duns Scoto al castellano, según Hugo E. Córdoba Aliaga.
En Córdoba, Capital. 18 VIII 2019.-

-------------------------------------------
DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

________________________________________________