CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

EL ARMARIO Y EL SECRETO
QUE SALVÓ A LA MACARENA


10 de julio de 2019 - Entre agosto y diciembre de 1932, la Virgen de la Esperanza permaneció escondida detrás de un ropero que todavía tiene vida.


Tras este armario estuvo escondida la Macarena en 1932 / FOTO: Vanessa Gómez.
Tras este armario estuvo escondida la Macarena en 1932
FOTO: Vanessa Gómez.

El miedo y la cautela han estado muy presentes durante algunos años en la Semana Santa de Sevilla. En la República y el periodo de la Guerra Civil, la capital hispalense vivió una época muy convulsa. La quema de iglesias, de imágenes y la presión social sobre las cofradías era una constante. Por todos es sabido que titulares como los de la Hiniesta o los Gitanos desaparecieron en esos tiempos de ebullición.

En 1932 no hubo Semana Santa. Sólo la Estrella fue capaz de ponerse en la calle el Jueves Santo. Y es que cuando llegó el verano todo se recrudeció. El 10 de agosto de ese mismo año se produce en Sevilla el levantamiento del general Sanjurjo contra la Segunda República. Lo que a priori parecía un éxito, así lo demostró el general paseándose por la calle Sierpes, en dos días dio giro al fracaso. Desde la capital de España el apoyo fue insuficiente y el movimiento de Sanjurjo fracasó.

Ante este panorama, las hermandades de Sevilla sintieron más miedo si cabe. La tensión aumentó porque entendían que la quema de iglesias e imágenes podía regresar con más virulencia. En la Macarena este pensamiento era una constante. Había que hacer algo.

Con la guerra ya finalizada, José María Pareja Marcano supo a los ocho años que la Macarena estuvo en su casa. Antes de que él naciera, su tío Francisco Pareja Muñoz había estado muy presente en la vida de la hermandad. Después de varios cargos en la junta de gobierno de la Macarena, en el año 32, Francisco Pareja era el secretario de la cofradía. «Mi tío Francisco Pareja Muñoz, de 47 años y mi padre que tenía 20 años menos, con la junta de la hermandad deciden que el fuego a las iglesias puede volver y que no quieren correr ningún riesgo. La Virgen hay que llevársela», le dicen a mi tío el 12 de agosto de 1932, dos días después del levantamiento de Sanjurjo.

Domicilio de la calle Méndez Núñez donde la Macarena estuvo escondida en 1932 / FOTO: Vanessa Gómez.
Domicilio de la calle Méndez Núñez donde
la Macarena estuvo escondida en 1932

FOTO: Vanessa Gómez.

Fuente: Pasión en Sevilla

Temas relacionados:

-------------------------------------------
DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

________________________________________________