CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA INMACULADA CONCEPCIÓN


11 de octubre de 2019 - Que el esplendor de Nuestra Señora sirva de luz en nuestro camino. Que siempre la invoquemos como Nuestra Venerable Madre. Nos dirigimos a Ella todos los días en la oración del Santo Rosario. Oremos con el fervor sagrado que proviene de la contemplación de la verdad del misterio.


INMACULADA CONCEPCIÓN

El 8 de diciembre hemos celebrado la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, bendita entre todas las mujeres, porque es la Madre de Dios. Como es la Madre de Dios, es la llena de gracia, como nos dice Garrigou Lagrange. Que ella sea la llena de gracia significa que todas las gracias conjuntas, la gracia inicial, la gracia media y la gracia final, están en ella como resultado de la Divina Maternidad.

Nos sorprende ver que la Madre de Dios, Deipara, sea una mujer muy humilde. Concibió en su seno la Encarnación del Verbo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, gracias al Espíritu Santo. Por esta razón, es llamada Bendita, sobre toda las mujeres, sobre todas las criaturas. La Iglesia definió el dogma de la Divina Maternidad y proclamó a María como Madre de Dios.

Más tarde, la Iglesia definió el dogma de la Inmaculada Concepción, que establece que Nuestra Señora fue preservada de la mancha del Pecado Original por un privilegio único y especial de Dios. El pecado original es la mancha que proviene de Adán. Nacemos con el pecado original porque todos compartimos la humanidad de Adán. Es como si todos bebiéramos agua del mismo río envenenado.

Pero en el momento de la creación de la Santísima Virgen María, Dios intervino e infundió su alma en la materia, pero la materia no contaminó su alma; más bien, su alma santificó a la materia, por un privilegio singular de Dios, según Santo Tomás de Aquino. Por lo tanto, es dogma de fe que la Virgen fue preservada del pecado original por un decreto singular de Dios.

Pero antes de continuar con Santo Tomás de Aquino, veamos lo que otros dicen sobre la Inmaculada Concepción. Los rabinos judíos hablaron de la pureza que la Virgen debería tener. Para ser la madre del Mesías, según ellos, la Virgen tendría que ser inmaculada. Lo explican diciendo que antes de que Adán pecara, una parte de la carne inmaculada de Adán le fue quitada y transmitida de generación en generación hasta que llegó a los padres de la Virgen (que, si fuera el caso, entonces Joaquim y Ana no habrían sido los padres de Nuestra Santísima Madre, ya que nacieron con el Pecado Original). Así piensan los judíos con respecto a la Madre del Mesías.

Este pensamiento fue transmitido por los judíos al islam. Tengamos en cuenta que el islam es el resultado de la judaización de los pueblos bárbaros beduinos del desierto (es por eso por lo que tienen la Mezquita Al-Aqsa en Jerusalén, en el Monte Moriah, donde Abraham sacrificó). Los musulmanes son, en resumen, judíos a su manera. Como resultado, sabían acerca de la perfección de la Virgen, y también dicen que Jesús era perfecto y que ninguna otra persona en la tierra ha tenido esta prerrogativa.

Nuestra bendita Madre debería haber nacido con la mancha del pecado original, porque ella es de la generación de Adán, pero no lo fue, como dijimos. Es por eso por lo que ella también puede rezar al Padre Nuestro, como nosotros, diciendo: perdona nuestras deudas. ¿Qué deudas? Las que debería haber tenido a través de la generación natural, humanamente hablando, pero que no tuvo. (La Virgen no podía rezar, sin embargo, el Padre Nuestro Modernista que dice: perdona nuestras ofensas... porque la Virgen nunca ofendió a Dios).

Sin embargo, la doctrina de Santo Tomás de Aquino sobre la Inmaculada Concepción no fue entendida por la mal llamada escuela tomista de Cayetano-Balmes. Esta escuela, que se hace llamar tomista, mutila a Santo Tomás de Aquino, no solo con respecto al orden metafísico como lo explica Santo Tomás, sino también con respecto al dogma de la Inmaculada Concepción. (Aunque no todos piensan así. Por ejemplo, Norberto del Prado).

Santo Tomás habla de una preservación. No una preservación de la liberación como la nuestra, que después de haber sido manchado con el Pecado Original nos libera de esa mancha, sino una preservación que evitó que se manche. Es por eso por lo que Santo Tomás la llama una redención de preservación para la Virgen, por un privilegio singular de Dios, y de liberación, para nosotros.

La epístola de ayer, tomada del libro de los Proverbios, uno de los libros sapienciales, habla de la Sabiduría Divina, y no de la Virgen. ¿Cómo es que se lee en la Fiesta de la Inmaculada Concepción? De todos modos, la Iglesia aplica el texto de hoy a la Virgen, porque, según la Exégesis, este texto puede y debe aplicarse literalmente a la Virgen, aunque se refiere principalmente a la Sabiduría Divina, el Hijo de Dios. ¿Por qué? Porque en el mismo decreto de predeterminación eterna Dios predeterminó tanto la Encarnación de Su Hijo en el seno virginal de Su Santa Madre, como la Concepción Inmaculada de la Madre.

Ahora, dado que Santo Tomás de Aquino no encontró otra razón en las Escrituras, dijo que la Encarnación había tenido lugar debido al pecado. Tengamos en cuenta que Santo Tomás no afirma esta razón categóricamente. Dice y confiesa claramente que atribuye la causa de la Encarnación al pecado “porque no veo otra razón”. En resumen, dice: “No veo otra razón, y me quedo con esta que veo”. Entonces tengamos en cuenta que Santo Tomás de Aquino no finiquitó el asunto, ya que la razón con mayúsculas nunca puede ser el pecado, es decir, el mal, sino el bien.

Lo que Santo Tomás de Aquino no vio en ese momento no significa que alguien más no podría haberlo visto. Así, fray Luis de León en el libro de los Nombres de Jesús, que según el padre Castellani es uno de los mejores escritos religiosos. En ese libro, la palabra “pimpollo” hace referencia a la Encarnación como fruto y coronación de toda la Creación. Cristo y la Virgen fueron el paradigma de la creación, pero Satanás arruinó ese plan.

La verdadera razón de la Encarnación es el esplendor del pimpollo, la coronación del fruto, el paradigma de todo lo creado, y la gloria divina de Dios, ad extra. La verdadera razón de la Encarnación es la bondad divina, que se difunde a sí misma, y ​​desde la Santísima Trinidad se extiende (ad extra) al universo creado. Y vemos que esta razón es mucho más rica, teológica y exegéticamente hablando, que todas las otras explicaciones dadas a este respecto.

En conclusión, al estar en el mismo decreto, la Encarnación y la Maternidad divina, la Iglesia, inspirada por el Espíritu Santo, aunque muchos de los miembros del clero lo ignoran, aplica los textos que hablan de la Sabiduría Divina a la Virgen, porque es justo que así sea. Vemos cómo en cada una de las fiestas de Nuestra Señora, desde el principio, ella ya era. ¿De qué manera, en realidad o físicamente? Imposible. Pero no imposible, sin embargo, en el pensamiento eterno de Dios. Ella ya estaba predestinada a ser la Madre de Dios. Las Epístolas que se referían simple y literalmente a la Sabiduría divina, también pueden aplicarse perfectamente a la Santísima Virgen María.

Que el esplendor de Nuestra Señora sirva de luz en nuestro camino. Que siempre la invoquemos como Nuestra Venerable Madre. Nos dirigimos a Ella todos los días en la oración del Santo Rosario. Oremos con el fervor sagrado que proviene de la contemplación de la verdad del misterio. En el cielo, tendremos el gozo de la contemplación de Dios.

Fuente: La Higuera

-------------------------------------------
DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA