CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

VOLVAMOS LOS OJOS A NUESTRA SANTÍSIMA MADRE


Un verdadero pontífice no organiza
partidos se futbol para pedir la paz

El Cielo siempre avisa

Carlos Stuart

VOLVAMOS LOS OJOS A NUESTRA SANTÍSIMA MADRE

Al resultar ineficaces todos los medios humanos para detener la guerra, la Primera  Guerra Mundial, esa terrible guerra de bayonetas y trincheras -terrible como todas, que costó 50.000.000 de vidas a Europa-, el Soberano Pontífice Benedicto XV (della Chiesa) tuvo la idea de movilizar el poder de la Reina de los Cielos. 

Llamó a todos los católicos del mundo a una cruzada de oraciones con el objeto de alcanzar la paz del mundo por la intercesión de María. Y escribió al Cardenal Secretario de Estado: ‘Nos queremos que, ahora más que nunca, en esta hora espantosa, se vuelva viva y confiada hacia la augusta Madre de Dios la súplica de sus hijos muy afligidos’. Asimismo el Papa prescribió se añadiese a las Letanías de la Virgen la invocación: ‘Reina de la Paz, ruega por nosotros - Regina Pacis, ora pro nobis’.

El pedido del Papa se realizó el 5 de mayo de 1917, y he aquí que, ocho días después, el 13 de mayo, la Blanca Reina del Santo Rosario se manifiesta a tres niños pastores en la Cova da Iria, Fátima, Portugal, apareciéndoseles luego otras cinco veces, y recomendándoles en todas que rezasen el Rosario para pedir el fin de la guerra, pues solo la Virgen María puede obtener esa gracia para los hombres. 

En una de sus apariciones, la del mes de  julio, Nuestra Señora de Fátima, como luego se la llamó, anunció a los niños un mensaje para el Santo Padre, que se concretó el 13 de junio de 1929 en Tuy, España, por el que le pedía la Consagración de Rusia a su Corazón Inmaculado, en unión con todos los obispo del orbe católico, prometiendo al mundo a cambio ‘un período de paz’. 

El pedido llegó al Papa Pío XI (Ratti) en 1931, pero ni este Papa, ni Pío XII, que le sucedió, cumplieron el pedido del Cielo, por eso no pudimos hasta hoy tener ese período de paz. 

-------------------------------------------

DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
ORACIONES PARA ESTOS TIEMPOS