CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

BENEDICTO DICE QUE ÉL RETIENE LA
"DIMENSIÓN ESPIRITUAL" DEL PAPADO


07 de mayo de 2020 - Más de siete años después de haber tenido lugar, podemos decir que la renuncia de Benedicto XVI en 2013 sigue siendo una historia de nunca acabar. Es un verdadero drama interminable de afirmaciones, acciones, teorías, rumores, aclaraciones y negaciones.


benedicto-dice-que-retiene-la-dimension-espiritual-del-papado.html

Para alguien que prometió retirarse en oración para estar oculto del mundo para siempre, el "Papa emérito" Benedicto XVI, de 93 años, ciertamente sigue teniendo mucho que decir.

El periodista del Vaticano Peter Seewald acaba de publicar una biografía completa de Joseph Ratzinger en su Alemania natal. El libro se lanzará en inglés en noviembre bajo el título Benedicto XVI: La biografía, aparentemente en más de un volumen. Incluye una especie de apéndice en el que Benedicto, una vez más, responde a numerosas preguntas planteadas por Seewald.

Los"fans" adoradores de Benedicto seguramente están devorando los "bocadillos" individuales que comparte Maike Hickson en Life Site. Para aquellos enfermos con "Papa" Francisco, recordar su supuestamente conservador y ortodoxo predecesor es como poner bálsamo en sus heridas abiertas. Y si la palabra "Anticristo" forma parte de las palabras de Ratzinger, el éxtasis está casi asegurado.

Refiriéndose al estado de Benedicto como Papa emérito, Today Life Site lanzó otra jugosa historia del libro.

Más de siete años después de haber tenido lugar, podemos decir que la renuncia de Benedicto XVI en 2013 sigue siendo una historia de nunca acabar. Es un verdadero drama interminable de afirmaciones, acciones, teorías, rumores, aclaraciones y negaciones.

Cuando al alejarse de la escena, inventó el concepto de Papa Emérito, reteniendo la mayoría de los ornamentos papales externos, Benedicto se aseguró de que, en los años venideros, la gente adivinara su "estado real". Las razones ridículas dadas sobre el motivo de la renuncia no ayudaron, y cuando su secretario personal, el herético "Arzobispo" Georg Gänswein, explicó en una conferencia que su jefe había "expandido" el Papado, se desató el infierno:

Con el paso que dio el 11 de febrero de 2013, abandonó su sede, pero no renunció a ese ministerio. En cambio, amplió la oficina personal a una dimensión colegial y sinodal, como un ministerio compartido, por así decir ...

    Por lo tanto, desde la elección de su sucesor Francisco el 13 de marzo de 2013, no ha habido dos Papas sino que de hecho existe un ministerio ampliado, con un miembro activo y un miembro contemplativo. Por eso Benedicto XVI no se quitó la sotana blanca, ni renunció a su nombre. Es por eso que incluso hoy la forma correcta de dirigirse a él es, "Santo Padre" (en italiano: Santità [Santidad]), y es por eso que no se retiró a un monasterio aislado sino al interior del Vaticano, como si sólo se hubiera hecho a un lado para dejar espacio a su sucesor para una nueva etapa en la historia del papado, que, mediante este paso, se enriqueció con el poder de sus oraciones y su sufrimiento compartido en los Jardines del Vaticano.

    ("Abp." Georg Ganswein, en "Das Ende eines Alten und der Beginn eines Neuen", kath.net, 23 de mayo de 2016; nuestra traducción.)

Esta paparrucha teológica es para el orden sobrenatural lo que el transgenderismo es para el natural: Ratzinger se identifica como Papa, o ex-Papa, un poco de ambos, o ninguno, miembro contemplativo de un doble papado, o lo que elija, y su elección crea la realidad. Por lo menos es eso lo que le gusta pensar. (Ganswein, por cierto, más tarde relativizó sus comentarios, enfatizando "que solo hay un Papa, un Papa legítimamente elegido y titular, y ese es Francisco").

Cuando en 2017 el "Cardenal" Walter Brandmüller expresó su exasperación acerca la idea del Papa Emérito en un periódico alemán , la mitad contemplativa "papal", claramente irritada, dejó caer sus libros de oraciones y respondió enviándole una carta: "Con lo de Papa Emérito he tratado de crear una situación por la que soy absolutamente inaccesible para los medios y por la que queda completamente claro que solo hay un Papa ”, escribió. Riight. Correcto

El drama continúa: Benedicto XVI dice que conserva la "Dimensión espiritual" del papado

Así que hoy descubrimos que en la nueva biografía de Benedicto XVI, Ratzinger da una larga respuesta sobre el peculiar estado de jubilación que eligió para sí mismo. Por razones de derechos de autor, Hickson no puede citar toda su respuesta y, a su vez, nosotros solo podemos citar a Hickson brevemente.

Habiendo explicado cómo funciona la jubilación de los obispos en la Iglesia del Vaticano II,

.. Benedict luego hace una comparación con el papado. Para ese obispo retirado, agrega, "ya no tiene activamente un asiento episcopal, pero aún se encuentra en una relación especial de un ex obispo con su asiento". Sin embargo, este obispo retirado, "no se convierte en un segundo obispo de su diócesis", explica Benedicto. Tal obispo había "renunciado por completo a su cargo, pero ahora se reconocía la conexión espiritual con su antiguo asiento, también como una cualidad legal". Esta "nueva relación con un asiento" se "da como una realidad, pero se encuentra fuera de la sustancia legal concreta de la oficina episcopal". Al mismo tiempo, agrega el Papa retirado, la "conexión espiritual" está siendo considerada como una "realidad".

"Así", continúa, "no hay dos obispos, sino uno con un mandato espiritual, cuya esencia es servir a su antigua diócesis desde adentro, desde el Señor, estando presente y disponible en la oración".

"No vemos por qué este concepto legal no podría aplicarse también al obispo de Roma", declara explícitamente el Papa Benedicto, dejando en claro que de acuerdo con sus propias ideas, si bien renunció completamente a su cargo papal, mantiene una "dimensión espiritual ”De su oficio.

(Maike Hickson, “Pope Benedict: I resigned, but I kept ‘spiritual dimension’ of papacy”, Life Site, May 6, 2020)

A través de toda la niebla conceptual que crea, notamos que su invento de Papa Emérito simplemente es el resultado de sus reflexiones teológicas personales. Mientras todavía era "Papa", decidió que sus ideas eran reales: de todos modos ¿quién podría desafiarlo? - El resultado es este desorden.

Entonces, afirma que ha renunciado al papado pero conserva su "realidad espiritual", o lo que sea. Una vez más, ¿quién se sorprende? - una aclaración que no aclara nada, pero da mucha tela para una controversia adicional.

Por ejemplo, no hay duda de que los "resignacionistas" firmes e inamobibles, aquellos que creen que la renuncia de Benedicto anunciada el 11 de febrero de 2013, no fue válida y nunca dejó de ser Papa, rechazarán este nuevo testimonio por Ratzinger por ser falso u ofrecido de manera poco sincera, o de lo contrario alegarán de todos modos que demuestra que no renunció válidamente. No es que eso no haya sucedido antes.

Y de hecho, como siempre, aquí la teología de Ratzinger es falsa. Hickson continúa citando a "Mons." Nicola Bux, teólogo del Vaticano consultado por Life Site sobre este tema. Bux señala acertadamente la falla fundamental en el argumento de Benedicto:

La comparación del oficio papal conel oficio episcopal en lo que respecta a la abdicación del oficio papal, no es correcta. El oficio episcopal se confiere por ordenación o consagración episcopal, imprimiendo carácter indeleble en el alma del obispo. Por lo tanto, aunque puede ser relevado de una responsabilidad pastoral particular, siempre sigue siendo obispo [incluso si es excomulgado o se hace en pagano]. El oficio papal es conferido por la aceptación de la elección a la Sede de Pedro, es decir, por un acto de la voluntad de la persona elegida, aceptando el llamado a ser el Vicario de Cristo en la tierra. Desde el momento en que la persona elegida consiente, tiene la jurisdicción plena del Romano Pontífice.

Benedicto parece considerar al papado como una especie de sacramento que imprime en el alma carácter ontológico indeleble. Pero no hace tal cosa, especialmente en su caso (ya que nunca fue Papa ni por un instante).

Entonces, c omo era de esperar, los últimos comentarios "clarificadores" de Benedicto enturbian aún más las aguas. Lo que eso significa es claro: el drama sobre el estado del "Papa Emérito" continuará sin cesar.

Fuente: Novus Ordo Watch

-------------------------------------------
JODEPH RATZINGER