CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

ARGENTINA: INFAMIA Y VILEZA DE LOS QUE EN LA ACTUALIDAD DETENTAN EL PODER


DETENTAR: Ocupar un cargo o un poder de manera ilegítima.


Solicitada publicada en el periódico "EL TIEMPO " de la ciudad de Azul (Pcia de Buenos Aires) el 21 y 25 de Enero de 2015.


 Solicitada

Colocan el cartel de la amnesia, la
mentira y la injusticia, en la entrada
de la Guarnición de Ejército de Azul


Colocan el cartel de la amnesia, la mentira y la injusticia, en la entrada de la Guarnición de Ejército de Azul

Habiendo tomado conocimiento que, en el mes de noviembre próximo pasado, la Presidencia de la Nación, con el apoyo y adhesión de la Municipalidad de la ciudad de Azul (Prov Bs As), hizo colocar un cartel junto a la entrada del cuartel de la Guarnición de Ejército, con asiento en dicha ciudad, que lleva el título "Aquí se cometieron crímenes de lesa humanidad durante el terrorismo de Estado" y cuyo texto está infectado de las mayores falsedades acusatorias, sin fundamento alguno (ver fotografía arriba), los abajo firmantes manifestamos nuestro más enérgico repudio a tan repugnante felonía.

La primer pregunta que surge es ¿cuál es la finalidad de colocar un cartel con semejante ofensa y provocación, ante el cuartel de una Guarnición emblemática de una Institución fundacional de la Nación, como es el Ejército Argentino?. Alguien puede responder que es para bregar por la memoria, la verdad y la justicia, como reza dicho cartel, acerca de lo ocurrido en los años 70, respuesta que sería manifiestamente falsa, porque en realidad brega por la amnesia, la mentira y la injusticia, ya que se ocultan y hasta niegan las acciones y víctimas del terrorismo en la guerra revolucionaria que debió afrontar nuestro país, en los años 60/70 con "coletazos" en los 80, mientras se reivindica, victimiza, homenajea, indemniza y encubre a terroristas de aquellos años, hasta en la misma estructura del gobierno.

Habla de memoria y verdad pero, en un lugar emblemático de aquella guerra, como es el  cuartel de la Guarnición de Ejército Azul, absolutamente nada dice del brutal ataque a la misma, que tanto conmocionara a la ciudad y al país, perpetrado por la organización terrorista autodenominada Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), en la noche del 19 al 20 de Enero de 1974. Nada dice respecto a que, esa noche, fueron asesinados el Soldado Conscripto, Daniel Osvaldo GONZÁLEZ, el Jefe de Guarnición, Coronel Camilo Arturo GAY y su esposa, Sra Nilda Irma CAZAUX de GAY, mientras era mantenida como rehén, siendo además secuestrado y posteriormente asesinado, el 19 Nov 74, luego de 10 meses de tortuoso cautiverio, el Teniente Coronel Jorge Roberto IBARZÁBAL, entonces Jefe del Grupo de Artillería Blindado 1. Tampoco absolutamente nada dice del más que claro y contundente mensaje al país del entonces Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, ante lo ocurrido, llamando a toda la ciudadanía a sumarse y participar en apoyo al combate contra el terrorismo, y la carta dirigida a los Oficiales, Suboficiales y Soldados de la Guarnición, felicitándolos por el heroico y leal desempeño en la exitosa defensa. Tampoco nada dice de la directa referencia de Perón, en el citado mensaje, a la responsabilidad en tan nefasto hecho del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, que llevó a la renuncia del Gobernador, Oscar Bidegain, cuatro días después, el 24 de enero de 1974. Ante la citada posible responsabilidad del gobierno provincial, cabe preguntarse: ¿por qué no ha sido incluido esto último en la figura de "terrorismo de estado", inventada y tan usada por el gobierno, incluso en el cartel en cuestión y, por lo tanto, por qué no se ha investigado si, en principio, sería un delito de "lesa humanidad"?.

Hace referencia acusatoria a la organización territorial del Ejército dividido en zonas y subzonas, pero "llamativamente" omite la fecha en que se hizo. Pero ésto no es "casualidad", ya que dicha organización se realizó en cumplimiento de la Directiva del Consejo de Defensa Nro 1/75, derivada de los Decretos 2770, 2771 y 2772, dictados el 6 de octubre de 1975, al día siguiente del sangriento y despiadado ataque de la organización terrorista Montoneros al Regimiento de Infantería de Monte 29, con asiento en la ciudad de Formosa. Es decir que dicha organización del Ejército fue ordenada en la Presidencia Interina del Dr Ítalo Argentino Luder, durante el Gobierno constitucional de la Sra María Estela MARTÍNEZ de PERÓN, para combatir a las organizaciones terroristas que actuaban en nuestro país, ante Fuerzas Policiales y de Seguridad totalmente sobrepasadas por éstas, debido a su forma clandestina de accionar y capacidad operacional. Ésto se ordenó en total concordancia con el ya citado mensaje al país, que diera el Presidente Juan Domingo Perón, quien había fallecido el 1ro de Julio de 1974.

La supuesta desaparición de un ciudadano, hace casi 39 años, por lo que un fallo judicial condenó a dos Oficiales, lleva a demonizar y ofender públicamente a la Guarnición y al Ejército, como si la primera hubiera sido un antro de comisión de delitos, avalado y encubierto por el segundo. Y decimos supuesta desaparición porque los dos Oficiales fueron condenados en el marco de las parodias que son los mal llamados juicios de "lesa humanidad", que violan la totalidad de los derechos de los imputados y, lejos de buscar justicia, buscan venganza, tal como viene siendo denunciado, desde hace tiempo, por Abogados Defensores, personalidades y distintas ONG relacionadas con el Derecho. Cabe mencionar que uno de dichos Oficiales, el entonces Teniente Alejandro Guillermo Duret, fué absuelto en el juicio oral y "misteriosamente", sin que hubiera nuevos elementos de juicio, fué condenado a 15 años de prisión por la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal. También, "llamativamente", este caso mencionado en el cartel y por el que fueron condenados los citados oficiales, es el de Carlos Alberto Labolita, supuesto amigo del matrimonio Kirchner, desaparecido en 1976, acerca de lo cual, recientemente se ha puesto en marcha una investigación, llevada adelante por el prestigioso periodista Luis Gasulla, cuyas consecuencias podrían ser muy reveladoras.

El Gobierno Nacional, mediante este cartel, lejos de bregar por un futuro en paz y concordia, entre los argentinos, busca la división y el enfrentamiento, en este caso particular, de la Guarnición con la comunidad azuleña y sus autoridades municipales. Además, resulta particularmente lamentable que estas últimas, con las cuales la Guarnición de Ejército ha mantenido, a lo largo de décadas, una excelente relación en mutua cooperación, haya adherido a este brutal desatino, probablemente por obediencia ciega a lo ordenado por el gobierno central, sin importarle el daño que ocasione en su jurisdicción y a la ciudadanía.

Habiendo pretendido aparecer como defensor de los "derechos humanos", sería muy bueno que el Gobierno Nacional deje la Historia a los historiadores y comience a preocuparse por el futuro del país, por la descomunal corrupción existente hasta en su seno mismo, por los derechos humanos de los miles de niños y jóvenes secuestrados por las organizaciones delictivas del narcotráfico y la trata de personas, las cuales crecen a "pasos agigantados", y por los miles de niños, jóvenes, adultos y ancianos que, a diario, son asaltados, violados, mutilados y asesinados, a manos de una delincuencia que pareciera haberse apoderado del territorio nacional. Pero la Justicia Federal poco y nada hace, porque está ocupada en "investigar" y condenar supuestos delitos de hace 40 años, pero ninguno es de los cometidos por organizaciones terroristas, sino solo por quienes defendieron a la Nación de la brutal agresión de éstas.

Si en el país se instalara definitivamente esta modalidad de "carteles", u otras formas de los llamados "escraches", para plasmar las "memoria, verdad y justicia" pretendidas, es muy probable que, por la sola imputación y condena de algún integrante del Poder Ejecutivo Nacional, terminemos poniendo, frente a la Casa Rosada, un gran cartel con un título que podría ser "Aquí se cometieron los más atroces delitos contra la libertad, la vida y el patrimonio de la Nación y de la ciudadanía argentinas". Así, dicho cartel podría ser leído por todo aquel que pase por allí, inclusive los turistas extranjeros. Pero todo indica que éste no es un buen "camino".

Por todo ello, como ciudadanos argentinos, que buscamos un futuro de Justicia, Libertad, Paz y Concordia, solicitamos a los Gobiernos Nacional y Municipal, que hagan retirar y ordenen destruir cuanto antes el cartel en cuestión, colocado al costado del ingreso a la Guarnición de Ejército Azul.

Azul (Prov Bs As), Enero de 2015

Siguen las firmas

--------------------------------------

SOBRE NUESTRA ARGENTINA